El año de Belén

El 2017 ha dejado actuaciones destacadas para el atletismo nacional y por supuesto, entre ellas, los marplatenses fueron protagonistas absolutos sobre todo a través de Belén Casetta, ganadora del Lobo de Mar de Oro y el Olimpia de Plata.

Belén Casetta durante la final mundialista.

Por Alejandro Ariel Maldonado Casamajor (@alemaldonadopd)

Está culminando el 2017 y es momento de hacer un balance, que en esta oportunidad para el atletismo argentino ha sido muy positivo, ya que concluida la temporada oficial a nivel mundial, diez atletas han logrado entrar al top 100 de la IAAF en doce pruebas en la categoría absoluta. Pero además hay una “segunda” línea marcada por los atletas de las divisiones aun formativas que también han obtenido resultados que los ponen en lugares de privilegio a nivel global.

Cabe destacar que por primera vez la Argentina contó con 10 atletas en un Campeonato Mundial de Mayores (4 en pruebas de pista, 3 en pruebas de campo y 3 en pruebas de ruta).

Pero vayamos por partes: hay una generación que desde hace un tiempo empezó a tomar protagonismo, hablamos de los nacidos entre 1992-1996, cuyos exponentes con nombre propio son Braian Toledo (08/09/1993), Federico Bruno (18/06/1993), Belén Casetta (26/09/1994), Guillermo Ruggeri (25/03/1992), Leandro Paris (16/02/1995), Fiorella Chiappe (01/01/1996) y Joaquín Gómez (14/10/1996).

Los primeros tres comparten desde su surgimiento el “mote” de promesas, a los que teníamos que esperar para conocer su potencial en grandes citas, con caminos distintos, con lesiones, con aciertos y errores, han tenido el progreso esperado pasando por las grandes competencias en cada categoría compartiendo los I Juegos Olímpicos de la Juventud en Singapur 2010, el Mundial de Menores en Barcelona 2012, los Juegos Panamericanos de Toronto 2015, los XXXI Juegos Olímpicos de Río 2016 y el Campeonato Mundial de Mayores en Londres este año.

La marplatense pupila de Leonardo Malgor y Daniel Díaz, ha tenido una temporada excepcional, a principios de año sumó una formidable experiencia internacional al competir en varios meeting en los Estados Unidos logrando ese roce fundamental para el alto rendimiento. Luego llego el Campeonato Sudamericano donde la joven estudiante de medicina se hizo del triunfo sin demasiada oposición, obteniendo como premio extra el pasaporte al Campeonato Mundial de Londres, su cita inolvidable.

En la tierra de los Beatles, Casetta sencillamente hizo historia, el start list en la previa le hizo un guiño, al ubicarla en la tercera y última batería, donde no había posibilidad para la especulación, algo que la marplatense no está acostumbrada a realizar por su estilo de competidora nata de salir a buscar desde el disparo inicial. Y vaya uno si salió a buscar, con un ritmo demoledor y hasta mostrando un estado físico mejor que sus rivales paró los relojes en 9m35s78, bajando en algo más de siete segundos su record nacional y pulverizando la plusmarca sudamericana en manos de la brasilera Juliana Paula Santos de Azevedo, ubicándose en el sexto lugar en la serie y en el decimosegundo puesto en la general logrando así el pasaporte a la final, algo que ninguna mujer argentina había conseguido en este tipo de competencias en una prueba de pista.

Sin embargo eso no le fue suficiente, porque tan solo 48 horas después volvió a brillar en la finalísima, donde volvió a mostrar tener más resto que sus oponentes y en los últimos trescientos metros cambio el ritmo y comenzó a dejar rivales en el camino, cruzando la meta en el undécimo lugar con una marca de 9m25s99, bajando en 10 segundos su registro en las series de clasificación. Convirtiendo este tiempo en nuevo record nacional y sudamericano absoluto.

Pero su periplo internacional no terminó allí, ya que quince días después cruzó al lejano oriente, más precisamente a Taipei, Taiwán, para volver a calzarse la casaca nacional, ahora en los 29° Juegos Mundiales Universitarios, conocidos como las Universiadas, donde una vez más fue el punto más alto de la delegación atlética de la Argentina, ubicándose en el sexto lugar en la final luego de estar peleando por las medallas durante los primeros 2000 metros, pero el clima, humedad intensa y alta temperaturas, combinados con el cansancio acumulado no le permitieron mantener el ritmo cruzando la meta en 10m12s77.

Este final de temporada la encuentra en el puesto 26 del ranking mundial en los 3000 metros con obstáculos, siendo la mejor sudamericana clasificada, y si tomamos a todo el continente americano es la quinta detrás de las cuatro estadounidenses entre ellas las actuales campeona y subcampeona del mundo, Emma Coburn (5°) y Courtney Frerich (7°). El mismo quedo en poder de Ruth Jebet de Barhein con 8m55s29. Además se llevó el premio “Lobo de Mar” en atletismo y el “Lobo de Mar de Oro” a la mejor deportista marplatense del año que entrega el Círculo de Periodistas Deportivos de Mar del Plata; y el premio “Olimpia de Plata” en atletismo.

El entrerriano Federico Bruno, integró la mini delegación nacional que realizo la gira por los Estados Unidos, donde mostró un gran nivel tras su paso en falso en el Maratón de los Juegos Olímpicos de Río en 2016, ratificando sus condiciones en el Campeonato Sudamericano donde conquistó la presea de oro en los 1500 metros, logrando también la clasificación a la cita mundialista en Londres. Allí le toco competir en la segunda de las tres series preliminares, quedando a tan solo seis centésimas de acceder a las semifinales, dado que la tercera manga fue levemente más rápida. Su futuro seguirá en el Viejo Continente con la cabeza puesta en Tokio 2020. Bruno cierra esta temporada en el puesto 120 del ranking mundial y en el cuarto a nivel sudamericano.

El tercero es el de mayor roce en la elite mundial de esta camada, hablamos de Braian Toledo, quien en esta temporada dio un golpe de timón al cambiar de entrenador para irse a vivir a Finlandia, tierra de jabalineros, con la intención de seguir creciendo. En el plano continental no tuvo oposición para hacerse del Campeonato Sudamericano, sin embargo en el Mundial no corrió con la misma suerte y no paso de la ronda de corte con lanzamientos por debajo de sus registros de esta temporada.

A pesar de eso termino el 2017 en el Top 50 del lanzamiento de la jabalina con su registro de 80.83 metros, que le permiten ocupar el puesto 49. Mientras que a nivel continental dicha marca lidera la estadística 2017.

Entre los talentos que explotaron este año encontramos al mendocino Guillermo Ruggeri, quien tras su paso por las pruebas combinadas ha sabido reinventarse de la mano de su entrenador Carlos “Yoyo” López, hallando su lugar en los 400 metros con vallas donde en abril de este año pulverizó el legendario record nacional en manos del eterno Juan Carlos Dyrzka desde los Juegos Olímpicos de México 1968, y luego lo bajo en dos oportunidades más, primero para consagrarse Campeón Sudamericano y luego en la mismísima cita mundialista en tierras inglesas, donde cronometró 49s69 para acceder a las semifinales, en esa instancia invadió el carril y fue descalificado. Dicho registro le permiten ubicarse en el puesto N° 77 de la estadística 2017 a nivel mundial y en el tercer lugar en Sudamérica detrás de los brasileros Marcio Soares Teles y Henderson Alves Estefani.

En el rubro “sorpresa” podemos ubicar al puntano Leandro París, quien comenzó a mostrar sus intenciones en los meeting disputados en Estados Unidos, que sirvió como trampolín para alzarse con el título Sudamericano en Asunción del Paraguay, que le dio acceso a su primer Campeonato Mundial de mayores, donde tampoco desentonó, ya que como le paso a Bruno, le tocó una serie muy especuladora y rápida, ocupando el séptimo puesto en los 800 metros con 1m47s09 se transformaron en su mejor marca personal que lo posicionan en el tercer lugar del ranking argentino de todos los tiempos solo superado por el eterno Luis Migueles (1m46s01) y Leonardo Price (1m46s90), toda una proyección a futuro si tenemos en cuenta que Paris tiene 22 años. Quedará la duda de que hubiera pasado si en lugar de estar en la serie N° 2, hubiera competido en la N° 4 o en la N° 5, donde los clasificados tuvieron peor registro que él. Con este registro ocupó al cabo de la temporada el puesto 149 de la estadística mundial y N° 7 a nivel sudamericano.

Los más jóvenes de esta camada Joaquín Gómez y Fiorella Chiappe, no vieron acción en Londres, pero eso no opaca su gran temporada, siendo aún Sub 23. Por el lado de Gómez, tuvo una actuación muy pareja en franco ascenso constante que cerró su temporada mejorando su propio record nacional Sub 23 en el lanzamiento del martillo con 74.28 metros, ocupando el tercer lugar del ranking argentino de todos los tiempos, llegando al puesto N° 43 del ranking mundial absoluta de la temporada y al N° 4 en la divisional Sub 23.

Mientras que Chiappe esta temporada brilló tanto en las pruebas combinadas, donde es una especialista, como en los 400 metros con vallas, en el Heptatlón terminó el año en el puesto N° 70 de la estadística global absoluta y 24 entre las Sub 23 con una marca de 5815 puntos. Y en los 400 metros con vallas, además de obtener la medalla de bronce en el sudamericano de mayores, culminó en el Top 100 del ranking mundial de esa categoría ocupando el puesto 98 y en la categoría “Promesas” quedo en la 24° ubicación con su record nacional de la prueba de 57s02.

Entre los experimentados rankeados entre los Top 100 de sus disciplinas, encontramos a Germán Chiaraviglio, campeón sudamericano en el salto con garrocha, no pudo repetir el meterse en la final mundialista en Londres, sin embargo culminó el año en el puesto N° 43 con 5.60 metros. Jennifer Dahlgren tuvo un desempeño lejos de sus mejores actuaciones, si bien se hizo de la presea de plata en el sudamericano, luego en la cita ecuménica a la que accedió por invitación paso sin pena ni gloria con tres nulos, a pesar de ello ocupó el 35° lugar de la estadística global en el lanzamiento del martillo con 70.18 metros.

El bonaerense Germán Lauro, tras haberse subido al podio en la competencia continental disputada en Paraguay, tanto en el lanzamiento del disco como en el impulso de la bala, optó por no aceptar la posible invitación al Campeonato Mundial para someterse a una operación por una lesión en su brazo, cerrando su temporada en julio de este año, aunque eso no le impidió estar entre los 100 mejores del año en ambas pruebas, quedándose con el puesto 72 en Disco (61.70 metros) y el 39 en Bala (20.45 metros). La cordobesa Rocío Comba, tampoco vio acción en el Mundial, terminó en el cuarto lugar en el Sudamericano tanto en el lanzamiento del Disco como en el impulso de la bala, ocupando finalmente el puesto N° 80 del ranking mundial con sus 57.01 metros en el disco. Y Román Gastaldi completa el cuadro al culminar la 57° posición en el decatlón con 7864 puntos.

Dentro de los jóvenes talentos que se avecinan, podemos destacar a la oriunda de Maipú, Ailen Armada, quien este año cerró su campaña entre las Sub 20 con un doble título sudamericano de la categoría con sus triunfos en los lanzamientos del Disco y la Bala, luego participó entre las mayores ocupando el 5° y 6° lugar respectivamente. Quedando en el 7° lugar del ranking mundial de su categoría en el lanzamiento del disco con 55.51 metros, trepando al puesto 29° entre las Sub 23 y al 110 entre las mayores.

Las marplatenses Micaela Levaggi y Brenda Palma Fernández. Levaggi, quien en el 2014 compitió en los II Juegos Olímpicos de la Juventud en Nainjing, milita en la divisional Sub 20, y esta temporada se alzó ni más ni menos que con el título sudamericano Sub 20 en los 3000 metros (9m58s15) disputados en Guyana y luego en el mismo certamen junto a la también marplatense Agustina Boucherie, la mendocina Valentina Sánchez y la cordobesa Clara Baiocchi, se hicieron de la medalla de bronce en la posta 4×400 metros.

Más tarde en tierras peruanas, en el marco del Campeonato Panamericano Sub 20, ocupó el cuarto puesto en los 3000 metros detrás de la estadounidense y las canadienses que se adueñaron del podio. Mientras que en los 1500 metros culminó en el sétimo lugar.

Además se consagró Campeona Provincial en 800 metros (mayores); 1500 y 3000 metros (Sub 20 y Sub 23); Campeona Provincial y Nacional de Cross Country Sub 20.

Por el lado de Brenda Palma Fernández su temporada ha sido poco menos que fantástica aún militando en la categoría Sub 18 se ha alzado con los títulos provinciales Sub 18, Sub 20 y mayores; mientras que a nivel Nacional lo hizo en las divisionales Sub 18, Sub 20 y Sub 23.

En el plano internacional completó sus cuatro competencias fuera del país con el seleccionado sin ver ninguna tarjeta roja, lo que habla de su muy buena técnica.

En cuanto a sus desempeños fue 16° en los 10Km de Marcha Atlética en Ruta, en el marco de la Copa Panamericana de Marcha Atlética disputada en Perú, siendo la mejor argentina clasificada, estableciendo con sus 52m53s nuevos record nacionales absolutos, Sub 23, Sub 20 y Sub 18 en la distancia.

Luego en el Campeonato Sudamericano Sub 20 en Guyana, ocupó el cuarto puesto en una prueba bastante dura por el calor reinante. Continuando su periplo fuera de casa, le llegó su debut mundialista en el certamen ecuménico celebrado en Kenia, también bajo temperaturas extremas, donde culminó en el 21° lugar con 25m51s64.

Y por último con tan solo siete días de diferencia tuvo una actuación descollante en el Campeonato Panamericano Sub 20 disputado en Trujillo, Perú, donde cruzó la meta en la decima posición con 50m48s75, pulverizando así la plusmarca nacional absoluta y sub 23 en los 10000 metros de Marcha Atlética en pista, que estaban en manos de la cordobesa Sofía Kloster y mejorando sus propios registros en las categorías Sub 20 y Sub 18.

Además en esta temporada se apoderó del Record Nacional en los 5000 metros de marcha atlética en las categorías Sub 23, Sub 20 y Sub 18. Y que su paso en los 5 Km de marcha atlética en ruta le permitieron quedarse también con las plusmarcas en las divisionales Sub 20 y Sub 18.

Entre los Sub 18 también sobresalen, el entrerriano de Cerrito, Nazareno Sassia, quien hizo el doblete dorado en los Juegos Odesur en el impulso de la bala y el lanzamiento del disco, imponiendo un nuevo record nacional en Bala con 20.45 metros que le permitieron al cierre de la temporada ocupar el puesto N° 7 del ranking mundial en su divisional, mientras que en el lanzamiento del disco sus 58.67 metros lo posicionaron N° 22. El también nacido en la provincia de Entre Ríos, Pablo Zaffaroni, tras su paso en falso en el Campeonato Mundial Sub 18 disputado en Kenia, tuvo su revancha en los Juegos Odesur, adueñándose ni más ni menos que de la presea de oro con 4.90 metros, quedando a solo cinco centímetros de su mejor marca de la temporada que la realizo antes de viajar a tierras africanas, que lo ubicaron N° 16 en la estadística global Sub 18.

Y el lanzador oriundo de Marcos Paz, Agustín Osorio, hijo del ex entrenador de Braian Toledo, Gustavo Osorio, ratificó sus cualidades en el lanzamiento de la jabalina, primero al ocupar el sexto lugar en el Campeonato Mundial Sub 18 en Kenia con 72.09 metros y luego haciéndose de la medalla de oro en los Juegos Odesur con 67.07 metros, su actuación mundialista le permitieron al finalizar la temporada ser N° 24 en el mundo en esta disciplina.

Sassia, Zaffaroni y Osorio, están en edad de buscar un lugar en los III Juegos Olímpicos de la Juventud que se disputarán en Buenos Aires, Argentina, en el 2018.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *