Darío Cáceres: «Vengo a aportar lo mejor para Alvarado»

El defensor paraguayo que se sumó ayer oficialmente como incorporación al plantel de Coyette habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «es un club muy ordenado», agregó.

Darío Cáceres habló en Marca Deportiva Radio.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Alvarado tiene su primera cara nueva para incorporar a su plantel. El paraguayo Darío Cáceres habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) acerca de su llegada a la institución marplatense teniendo en cuenta que antes había jugado en San Lorenzo (inferiores), Lanús y River Plate de Paraguay.

«Estoy muy contento con el club de abrirme las puertas para ir a un club como Alvarado, es muy ordenado», dijo Cáceres. Si bien es nacido en el vecino país, hace muchos años que está radicado en la Argentina y allí desarrolló toda su carrera futbolística: «en Mayo se cumplen 13 años que estamos en la Argentina con mi familia. Cuando tenía 10, mi papá trabajaba acá y decidió traernos a toda la familia. Acá ni bien llegamos mi tío me anotó en un club de baby en González Catán que también tenía fútbol de 11 y ahí empecé».

Su posición fue mutando de un sector de la cancha al otro pero finalmente encontró una posición donde puede jugar y aportar lo suyo que, sin dudas pasa por atacar: «cuando estaba en San Lorenzo era delantero, fui a Lanús y me pasaron de volante central y en octava o novena, el técnico decidió ponerme como lateral izquierdo. Me gusta mucho atacar, jugar con la pelota, pero cuando hay que defender también lo hago. Paso al ataque casi todo el tiempo. Miro mucho a Fabra y me gusta», dijo el jugador de 23 años.

Su llegada el club tiene que ver con un conocimiento previo de Coyette que fue quien lo pidió: «lo conozco de Lanús, gracias a él fue que llegué a Alvarado. La Primera Nacional es prácticamente como la Primera División, creo que hay más roce, los partidos son más intensos y trabados. Ojalá que pueda aportar lo mejor a Alvarado y al equipo».

Su última experiencia futbolística no fue tan fructífera, pero se dio el gusto de jugar en su país: «fue volver después de 12 años a Paraguay pero no me fue tan bien porque tuve lesiones, me enfermé, me agarró la pandemia, se cambió el técnico que me había llevado. No fue como esperaba aunque me sirvió para aprender».