Un cambio con continuidad

Sporting cambió de presidente pero tiene asegurada una continuidad en la línea de trabajo. Juan Fuscaldo le ha dejado su lugar a Cristian Pasman.

Juan Fuscaldo y Cristian Pasman, presidente saliente y entrante en Sporting.

Cambio y continuidad son dos palabras que definen el proceso por el cual atraviesa Sporting. Siempre con el crecimiento sostenido como base, la institución marplatense modificó algunas piezas en su Comisión Directiva, aunque el objetivo y la línea de trabajo se mantendrán. Juan Fuscaldo le dejó su lugar como presidente a Cristian Pasman.

Tras siete años como figura máxima de la cúpula dirigencial, Fuscaldo fue reemplazado por alguien con quien se conoce desde chico, que arrancó como jugador, luego fue entrenador, mánager, dirigente de Infantiles y ahora es presidente. “Hace unos años Agustín González Sueyro (NdR: actual Capitán General) me dijo si me quería ´subir´ para organizar algo, y una cosa fue llevando a la otra… y no me pude bajar más. Ahora me toca seguir dándole cosas al club desde este lugar. Trataremos de darle todo para que siga por este camino, con el mejor de los esfuerzos, la honestidad y la responsabilidad que se merece. La idea es seguir la línea. Si las cosas van bien hay que continuarlas”, destaca el flamante presidente.

La historia del popular “Pacha” y de Fuscaldo dentro del club es similar. Ambos se conocen bien, por eso los elogios no tardan en llegar. “Juan tiene una capacidad de trabajo impresionante. Labura, labura y labura todo el tiempo y eso es para destacar. También tiene visión y ambición, para hacer siempre un club mejor. Eso yo lo comparto. Hizo un cambio muy importante y vamos por ese camino. Creo que los dos ya estamos viendo cómo quedó Rumencó Joven terminado (risas)”, comenta Pasman en relación al importante proyecto del barrio privado que en enero comenzará a hacerse realidad con el inicio de las obras.

Fuscaldo, luego, viaja al comienzo de la historia. A él también lo invitaron a sumarse y arrancó como “oyente” junto con Rodrigo Lara, otro de los dirigentes actuales. “Cuando asumí en 2010 lo primero que hice fue leer todas las actas de reuniones de CD anteriores para poder hacer un diagnóstico. Me di cuenta que si bien sobraban proyectos, nos faltaba la gestión para encararlos y concretarlos, pasar de los dichos al hecho. Entender además que para proyectar hacia el futuro tenés que tener un club ordenado administrativamente”, recuerda Fuscaldo, miembro de una familia ligada a la historia de Sporting con su padre, luego sus hermanos y ahora los hijos en rugby y hockey.

“A partir de allí nos planteamos un proyecto a cinco años (2010/2015) que involucraba la parte social, administrativa, deportiva y la infraestructura y así es como se comenzó a trabajar para llegar a la actualidad, en donde triplicamos la cantidad de socios, jugadoras y jugadores, hicimos el quincho, la sede social y el gimnasio entre otros avances”, agrega el abogado.

Pasman se suma y acota: “laburamos para que nuestros hijos e hijas estén bien, nada más. Hoy el club tiene un rol social distinto al que tenía cuando nosotros éramos chicos. Es como que ha reemplazado al barrio. Atendemos un montón de problemáticas. Tenemos un lema que es ´formar personas´ y que si después son buenos jugadores, mejor. Nuestro norte es darle contención y que sea una persona de bien. Y cuando las cosas se hacen con pasión, buena leche, tirando para un mismo lado y reconociendo los errores, se arman buenos equipos de trabajo. Por eso nos metimos en la aventura del sintético que requirió muchos esfuerzos pero era algo necesario y que hoy disfruta todo el club”.

Fuscaldo, en la misma línea, agrega: “cada uno sabe el lugar que ocupa. El lugar del dirigente es muy importante. A veces es el más ingrato, porque tenés que llevar para adelante el club, encontrarte con gente que te va a decir que estás haciendo las cosas mal, tenés que poner límites. ´Pacha´ demostró estar a la altura de lo que hoy es Sporting, un club que cambió mucho en los últimos años. Algo bueno de este grupo es la capacidad de contagiar a los demás para que se sumen, abrir las puertas”.

– ¿Cómo vive estos días el nuevo presidente?

– Estoy nervioso, eso es bueno. No estoy preocupado, pero sí ocupado. Contento y con ganas de laburar. Tengo que organizar mis tiempos laborales como para poder darle lo mejor al club. Siempre manejé grupos de trabajo en mis laburos, así que la distribución de roles nos saldrá bien. La clave es que cada uno haga lo que tiene hacer para que las chicas y los chicos la pasen bien y se diviertan. Para eso estamos acá.

– ¿Y el saliente?

– Juan Fuscaldo: Primero, más tranquilo en el día a día. Yo ya venía con ganas de dar un paso al costado, pero los proyectos que estaban en curso de alguna manera lo impedían. Ahora por cuestiones laborales me veo impedido de continuar y pudimos reacomodar las estructuras dejando un equipo de lujo. En segundo lugar, contento con el futuro porque si realmente cumpliste bien con tu función la salida de una persona no debe cambiar en nada la vida institucional. Más allá de los liderazgos, lo importante es dejar armadas estructuras de trabajo. Estoy agradecido a todos los que compartimos diez años de Comisión Directiva y en el Club.

– ¿Cómo es ser presidente?

– Juan Fuscaldo: Es el ejercicio de un rol dentro de un equipo de trabajo, sabiendo que nunca lo tenés que tomar como algo personal. En los clubes el presidente debe ser el que fija el rumbo y además comparta el trabajo diario con los demás. Muchas veces sos un cadete de lujo (risas). Pero lo importante es dar el ejemplo, trabajar más que ninguno, escaparte del día a día y proyectar, armar equipos y estructuras de trabajo. Es fundamental, sumar gente y contagiarlos de tu pasión, escuchar a los socios.

– ¿Qué planificación hay para 2018?

– Cristian Pasman: Tenemos tres ejes bien divisados: la parte deportiva, la parte institucional y la de infraestructura. Lo primero que tenemos es el Seven, la edición 53º, el 20 y 21 de enero en la Villa Marista. La particularidad para este año se da con la incorporación del hockey. Ya confirmaron su participación varios clubes, entre ellos los tres de Rosario como son Atlético, Jockey y Duendes. Viene el SIC con su Plantel Superior y 50 chicos en las demás categorías. Le tenemos muchas fichas puestas. En febrero viajarán el Platel Superior y la M19 a Sudáfrica. Hace 21 años que el club no tiene una Gira Internacional. En marzo jugaremos el Nacional de Clubes B y arrancarán las competencias de Juveniles e Infantiles tanto en hockey como en rugby. Además ya están organizadas las Giras, tenemos un Encuentro en el SIC y luego ellos vendrán en abril, también iremos a San Luis de La Plata, los más chiquitos irán a Los Cardos de Tandil y la M14 a Salta en su Gira Federal. También iremos nuevamente a Uruguay. En la parte deportiva vamos a tener un año lleno de viajes y visitas. Será intenso y divertido.

– En cuanto a la infraestructura también lo será.

– CP: Claro. El 15 de enero comienzan oficialmente las obras en Rumencó Joven, con el movimiento del suelo y el diseño del barrio. A su vez, en estas últimas semanas hicimos el cierre y estamos cerca de firmar el contrato. En la Asamblea todos se sacaron las dudas y aceptaron por unanimidad la adquisición de las tierras, la toma de la posesión. El objetivo es terminar el anexo en 36 meses, para que esté en condiciones de usarlo a full. Se nos vienen tres años de un crecimiento impresionante, para lo cuales es fundamental que se siga sumando gente a trabajar. Lo de Rumencó es un salto importante, con un proyecto inmobiliario e integral, buscando un club de 12 meses.

– El crecimiento ya se venía viendo en cuanto a cantidad de jugadores y eso los llevó a buscar crecer en cuanto a espacio.

– CP: Sí. Al tener 350 jugadores en Infantiles, nos fuimos dando cuenta de que nos quedaba chica la Villa Marista. Empezamos a ver cómo hacer para seguir creciendo. Para eso necesitamos un manejo institucional acorde. Hay muchísima gente que está colaborando, pero el que quiera venir que se acerque porque siempre hay lugar para todos. Cada uno es importante, desde el que hace hamburguesas, el que cobra la entrada o los de la Comisión Directiva. Básicamente es el momento clave, en el que tenemos que estar todos juntos para terminar de hacer lo que nos falta y ser el club que todos queremos y nos merecemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *