Bárbara Buenahora: «Rescato que se tome conciencia sobre la importancia de la actividad física»

La triatleta marplatense radicada en Bahía Blanca, habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre el entrenamiento para un deportista de su nivel en esta cuarentena: «al principio dejé de hacer todo tipo de actividad».

La triatleta marplatense Bárbara Buenahora en acción.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

El entrenamiento en tiempos de cuarentena no ha sido sencillo hasta el momento ni lo es para otros que todavía, como en Mar del Plata, persiste el confinamiento.

La triatleta marplatense Bárbara Buenahora está radicada en Bahía Blanca donde ya tiene el privilegio de salir a entrenar. Lo contó a través de Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «de 8 a 20 horas podes salir pidiendo un horario. Hace 3 semanas que podemos salir a entrenar, primero fue una sola vez por semana, luego dos y ahora ya estamos saliendo 3 veces. Parece que estamos haciendo las cosas bien», indicó.

La experimentada deportista destacó la importancia de hacer actividad física tanto para los que son profesionales como para aquellos que lo hacen sólo por hobby: «parece que no, pero hacer actividad física y poder tomar sol, es importante para reforzar las defensas. Se ha tomado conciencia lo importante que es hacer alguna actividad en familia y al aire libre, es algo que rescato».

Por otro lado, destacó que no deberían tener el privilegio de entrenar sólo aquellos que son de alto rendimiento, sino que se debería hacer para todos posible: «si nos educamos con los protocolos, no tendría porque afectar. Los deportistas de elite no tendrían que tener la prioridad porque en lo inmediato no hay competencia y todos necesitamos salud para estar bien y atender nuestros hijos y abuelos».

A pesar del miedo inicial y la extensión de la cuarentena, Buenahora consideró que los deportistas deberían estar más preparados para largos períodos sin entrenamientos. «El atleta debería estar mucho más preparado. En algún momento todos tuvimos una lesión y tuvimos un parate, es algo habitual en un atleta de alto rendimiento. Lo que se vivió en un primer momento es que tenía mucho miedo, parecía el fin del mundo porque no lo podían manejar en Europa países que son potencias», recordó.

Esos primeros momentos fueron de mucha incertidumbre y sobre todo la marplatense destacó la falta de contacto personal que fue uno de los aspectos difíciles de asimilar: «dejé por completo de hacer actividad física porque pasó a un segundo plano, después fue una necesidad de empezar a moverse. Necesitaba tomar sol y salir, poco a poco fui adaptando las clases con mi grupo de running a las redes sociales y demás. Empezamos a extrañar mucho el reunirnos y charlar con los amigos y compañeros; fue algo bueno hacer las clases porque empezamos a compartir experiencias»