Ariel Caltabiano: «Gran parte del sector puede desaparecer»

El Secretario de la Cámara de Gimnasios de Mar del Plata habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre la situación que atraviesan y lo difícil que será volver a la actividad. «Hay lugares que ya están quebrados», indicó.

Ariel Caltabiano (derecha) junto al boxeador Santiago Sanchez. (Foto: Facebook)

La situación de los gimnasios no será sencilla a partir de la reapertura de la cuarentena. Mientras tanto, se van reorganizando para, en muchos casos, volver a la actividad.

El Secretario de la Cámara de Gimnasios de Mar del Plata, Ariel Caltabiano, habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre el inicio de la cuarentena, que para ellos fue previa a la decretada por el presidente: «decidimos cerrar el 10 de marzo. No facturamos nada ese mes porque la gente no estaba yendo a pesar de que no había cuarentena. Creímos que iba a colapsar».

Preveen además, que será una de las actividades que más tarde se pondrá en marcha y eso lleva a que algunos ya piensen en cerrar: «hace un mes que no nos ingresa dinero, creemos que nuestro rubro comenzará mucho más tarde que los últimos, porque en base a lo que dicen para mayo estará el pico y recién podríamos llegar a abrir en dos meses o tres. Hay lugares que ya están quebrados».

Algunos se la pueden rebuscar, pero otros están condenados a tener problemas a punto del cierre de locales: «se podrá vender una máquina o ayudar alguien, siempre hay algunos con mas espalda. La situación no se puede sostener porque cuando reiniciemos la actividad habrá que tomar la temperatura, trabajar con menos gente para que está distanciada y demás. Hay mucha posibilidad de que gran parte del sector desaparezca».

Como tantos otros sectores, salir de esta situación será difícil porque los meses que no se paguen los gastos mínimos, serán una deuda difícil de afrontar y más aún con los cuidados que tendrán que tomar: «las Pymes pagan siempre la fiesta o el velorio. Tenemos el subsidio que empieza a aplicar esta semana pagando una parte del sueldo. Si suspendo los pagos, después tendré tres meses de alquiler, cargas sociales e impuestos. Estaremos mucho tiempo para salir de la deuda trabajando a un 20%».

A pesar de los múltiples aspectos negativos de la situación, hay otros que son positivos como la aplicación de la tecnología: «la parte buena es que los gimnasios de la ciudad estamos todos con planes online, las secretarias llaman a los clientes y alumnos, tenemos chats de nutricionistas, psicólogos y demás. Algunas cosas se cobran y otras no, se generó una movida online que tendríamos que tener siempre».

La reapertura paulatina se dará y habrá que ver como reacciona la gente a este nuevo orden en la vida cotidiana: «no creo que se terminen los gimnasios porque la gente quiere salir de los gimnasios, tener un momento social, de esparcimiento», finalizó Caltabiano.