Belen Casetta: «En enero me voy a Kenia»

La marplatense, de paso por la ciudad luego de su experiencia en Tafí del Valle, habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre lo que ha atravesado en los últimos meses y como proseguirá con su año en búsqueda de la clasificación olímpica.

Belén Casetta en su paso por el Cenard (Foto: Sec de Deportes de la Nación)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

La experiencia en Tafí del Valle ya es pasado, pero fue muy distinta a lo que Belén Casetta vivió en su carrera deportiva porque tomó la decisión de trasladarse allí en plena pandemia y atravesó distintas circunstancias.

En Marca Deportiva Radio (FM 99.9) y ya en Mar del Plata, la atleta que tiene como destino llegar a Tokio 2020 relató lo que fue atravesando: «la situación en la que salí era difícil. Manejé 19 horas hasta San Miguel donde me esperaban en la terminal de ómnibus, no podías ingresar a ninguna ciudad, no podía parar para dormir. Paraba en estaciones de servicio nomas para descansar un poco. Cuando llego a San Miguel me hacen todos los test del protocolo y me llevaron al hotel para cumplir la cuarentena, me hicieron le hisopado y dio negativo».

De todas maneras tuvo que completar la cuarentena y entonces, afrontó el desafío de volver a entrenarse con todo lo que eso conllevaba luego de un largo parate: «me liberaron un miércoles por la tarde y ya salí a trotar ahí. El sábado empecé con dolor en el isquiotibial y el domingo no pude correr más, me desgarré el isquio. Estuve otra vez parada dos semanas. En cuarentena hacía lo mínimo y no es lo mismo que las distancias que yo hago. Una vez que me recuperé, empecé todo progresivo».

No fue fácil retomar el ritmo habitual de entrenamiento porque el cuerpo lo sentía: «tuve algunos dolores y molestias, que fueron baches por los efectos de estar meses parada y retomar la rutina me ha afectado a la cabeza y al cuerpo. La desesperación de ponerme en forma rápido y alcanzar el nivel me pueden llevar a una lesión».

Ahora ya tiene un importante trabajo encima que le permite volver a entrenar en la pista de Mar del Plata y dedicarse específicamente a su objetivo de los 3.000 metros con obstáculos: «tenía que regresar para tocar un poco la pista, el viaje fue muy diferente porque está todo mucho más tranquilo ahora».

Los vaivenes de la situación tienen que estar bien trabajados y administrados en cada persona porque las consecuencias pueden ser importantes, incluso sabiendo que no había competencias en el horizonte cercano: «vas y venis con la cabeza, con motivación y desmotivación constantemente. Al atleta tenes que mantenerlo en competencia porque necesitas esa adrenalina y no sólo entrenar».

Ahora ya tiene trazados sus próximos pasos para el 2021 donde tendrá que resetear ese objetivo que quedó pendiente: «en enero me voy de nuevo para Kenia a hacer una preparación. Me voy a ir como 80 días para prepararme de cara a las giras europeas y el Grand Prix Sudamericano», anticipó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *