Mariano Mastromarino: «Sevilla es mi última oportunidad de estar en Lima»

El marplatense habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) después de obtener con la venta de bonos contribución el dinero para estar en el Maratón de Sevilla: «le estoy apuntando a Tokyo 2020».

Mariano Mastromarino piensa en Sevilla.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Parece un dato significativo, pero en el deporte amateur es algo demasiado normal. El atleta marplatense Mariano Mastromarino organizó una venta de bonos contribución para conseguir el dinero que le permita pagarse el pasaje aéreo para participar el 17 de febrero en el Maratón de Sevilla, su última oportunidad de obtener la marca mínima para estar en los Juegos Panamericanos de Lima 2019.

En Marca Deportiva Radio (FM 99.9), el «Colo» remarcó que «es un recurso que hemos usado en otra ocasiones cuando necesitamos viajar. Hicimos bonos y los vendimos rápido, por lo que ya pudimos tener el pasaje y estaré en Sevilla», afirmó.

Esta opción la tuvo que tomar porque ya no cuenta con la beca del ENARD que le había permitido solventar este tipo de gastos: «el Enard era el encargado de pagarme estos viajes pero no cobro beca desde septiembre». Respecto de los motivos por lo que le quitaron esa beca, agregó que «se termina por malos resultados, este año el Maratón de Buenos Aires fue campeonato sudamericano y entré sexto, como no subí al podio me la retiraron. Está bien que tengas que obtener los resultados para revalidar la beca, me parece mal que comparen el maratón con otras pruebas del atletismo que tienen más oportunidades de clasificación», diferenció Mastromarino.

Las chances de Mariano son concretas y se siente confiado para que Sevilla sea un escalón a superar para llegar a Lima. «es una marca que hemos hecho en otras ocasiones y para Buenos Aires habíamos entrenado muy bien. Venimos con esa base de entrenamiento y estamos con ganas. Sevilla es la última oportunidad que tenemos», advirtió.

El 2018 que se está cerrando no ha sido su mejor año y se vio afectado incluso por los problemas familiares que tuvo a principio de año con su hija: «en lo personal tuve un año difícil, no lo comencé bien y por un tema de salud de mi hija me costó mucho volver a concentrarme en los entrenamientos», dijo el marplatense.

Ahora parece estar nuevamente enfocado y sabe que tiene una última gran oportunidad por delante: «le estamos apuntando a Tokyo, tengo 36 años y estoy bastante grande, pero el objetivo que tenemos hace 4 años es llegar a los Juegos Olímpicos», finalizó.