Patricio Garino: «Es el momento de escribir nuestra historia»

Es así como ‘Pato’ Garino, el primer marplatense en jugar en la NBA, definió el papel de la nueva generación de basquetbolistas en una Selección argentina que ya no contará con Emanuel Ginóbili ni ‘Chapu’ Nocioni y que apuesta por el recambio para seguir en la cima de este deporte a nivel naciones.

Patricio Garino entrenando en el gimnasio que lo vio crecer.

Por Jordan Pérez Urrutia (@JordanPerezU)

En una entrevista exclusiva para Marca Deportiva radio (FM 99.9), el ex Unión de Mar del Plata dialogó sobre diversos temas, entre ellos, su experiencia en la NBA, su paso por la Liga de Desarrollo y el futuro de la Selección de básquetbol argentina.

Me atrevo a aseverar que todo chico que comenzó a picar un balón de básquet y se enamoró de este deporte, alguna vez soñó con jugar en la NBA. Algo que parece tan distante, ya fue alcanzado por un joven marplatense, Patricio Garino, quien al igual que todos los demás, también quiso estar donde hoy está. Sobre lo vivido en su primera temporada en la liga más poderosa de baloncesto a nivel mundial, ‘Pato’ comentó: “Fue una experiencia increíble. Poder cumplir mi sueño de jugar en la NBA fue algo muy importante para mí, personal y profesionalmente. Estuve lleno de ilusiones y sueños durante tantos años y poder lograrlo fue algo muy emotivo”.

El primer equipo que lo tuvo en su plantilla de pretemporada fue el San Antonio Spurs, pero lamentablemente para él, el conjunto del oeste de los Estados Unidos tenía en aquel entonces nombres rutilantes y jugadores con más rodaje en esta liga. Sobre todo en la posición de alero, por lo que ‘Pato’ quedó fuera de la lista definitiva del equipo. Al haber sido cortado por los San Antonio Spurs, Garino pasó a formar parte de los Austin Spurs, franquicia del equipo texano que milita en la D-League. En ese momento, para el marplatense no hubo mal que por bien no venga y, si bien al comienzo fue una noticia dolorosa, hoy opta por ver el vaso medio lleno:Mi experiencia en la D-League me ayudó mucho para saber lo que es la NBA. Tenía miedo de que el salto de una liga a otro fuera mucho más alto pero la verdad que no. Obviamente el nivel de competencia y el atletismo de los jugadores son más importantes, pero esa etapa previa en la Liga de Desarrollo me sirvió a estar más adaptado”.

– ¿Qué sentiste en el momento en que desde San Antonio te informan que no ibas a formar más parte del equipo?

– Yo sabía que esa podía ser una opción desde el principio. Me ayudó que “Lapro” (Nicolás Laprovittola) fuera el que quedara en el equipo, saber que el lugar estaba bien ocupado. Me quedó el sabor agridulce, pero me puso muy contento por él. En lo personal fue el momento, el bajón, pero la tristeza obvia de haber sido cortado duró unas horas y después ya estaba con la cabeza metida en la Liga de Desarrollo.

Además de servir como primera experiencia en una alta competición de baloncesto en Estados Unidos, su participación con el equipo de Austin le permitió exhibir su nivel, algo que el entrenador del Orlando Magic, Frank Vogel, pudo percibir en la pasada Summer League (Torneo de Verano) y por lo que, con la temporada definida y cinco partidos por jugar, decidió hacerse con los servicios del ex Unión.

– ¿Qué te pasó por la cabeza cuando te enteraste del interés de Orlando Magic? ¿Hubo otras ofertas?

– Oferta hubo esta sola, aunque otros equipos se interesaron en mí. Con Orlando fue todo muy abrupto, pasó el mismo día del último partido en la D-League, así que no tuve mucho tiempo para pensar porque tenía un par de horas para armar las valijas e irme. Obviamente a la noche, mi cabeza estaba en todos lados. No me lo esperaba, honestamente, no sabía que eso iba a pasar este año.

– ¿Crees que la Summer League que jugaste para ellos fue importante para que te conozcan?

– Sí, seguro. Yo creo que su interés viene desde la Summer League del año pasado. Tal vez en ese momento no se pudo dar (Su contratación) por cómo estaba conformado su plantel o cómo estaba yo. Pero bueno, ellos siempre mostraron ese interés, y que se haya logrado a fin de esta temporada la verdad que significa mucho para mí.

El Magic transitó un año complicado en cuanto a lo deportivo: Terminó en la posición número 13 de 15 equipos en la Conferencia Este con un récord de 29 victorias y 53 derrotas. Garino llegó a un equipo de Florida que se encontraba en plena etapa de reconstrucción y con cinco juegos restantes en la temporada. Esto implicó que ‘Pato’ tenga el papel de ‘jugador de rol’, lo que conlleva una acotada diagramación de jugadas ofensivas para él y pocos minutos en cancha: No es fácil entrar al partido después de estar sentado dos horas en el banco y tratar de hacer todo lo que uno quiere, la cabeza va a mil pero el cuerpo todavía no está preparado después de estar tanto tiempo sentado. Pero bueno, eso es algo que hay que seguir mejorando con la experiencia y el correr de los partidos”, aseguró el alero, quien además agregó: “Yo no llegué al equipo a hacer un cambio total. Mis objetivos siguen siendo mejorar como persona, como jugador y obviamente tratar de ganarme la confianza del entrenador y del cuerpo técnico”.

En el cierre de temporada, Vogel y él dialogaron sobre su actuación en el equipo: “Frank (Vogel) me dijo que estuvo muy conforme, que eso es lo que querían ver de mí, que los tiros ya van a entrar (Falló sus siete intentos de campo) pero que no me preocupe porque ellos no me veían como un tirador. Cuando comience la pretemporada voy a tener que seguir demostrando todo lo que puedo aportar”.

Es por eso que para la próxima temporada, Garino ya tiene asegurada su participación en el equipo que alguna vez tuvo en sus filas a figuras destacadas de este deporte como Shaquille O’Neal, Penny Hardaway o Tracy McGrady: “Ya tengo contrato con el Orlando. Voy a estar en la Summer League (Se disputará del 7 al 17 de julio en Las Vegas) y la pretemporada. Ya estoy prácticamente en el equipo pero ahora va a ser momento de demostrar si quedo entre los quince o diecisiete jugadores que serán parte D-League, parte NBA”.

Si hablamos de la Selección argentina, el retiro de ‘Manu’ y ‘Chapu’ en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 será sin dudas un hecho histórico inolvidable para cualquier amante de este deporte. El ex Unión vivió a nivel de cancha la despedida de sus ídolos, por lo que la pregunta no podía ser esquiva:

– ¿Cómo viviste Río 2016 y la despedida de dos leyendas de este deporte como Emanuel Ginóbili y Andrés Nocioni?

– Los Juegos Olímpicos fueron una sensación increíble en todo sentido. Como dijiste vos, fue el retiro de ‘Manu’ y de ‘Chapu’ de la Selección, fue una Olimpiada en Brasil, con tanta gente de Argentina apoyándonos y eso te da la sensación de que el resultado es algo secundario. Honestamente jugamos a un nivel muy alto que quizá no estábamos esperando, así que terminamos muy conformes pero quedó ese sabor agridulce en todo sentido y era algo que se veía venir pero no nos dimos cuenta de su magnitud hasta que pasó. Hoy en día estamos sin ‘Manu’ ni ‘Chapu’ en el equipo, pero quedan Luis (Scola) y Carlos (Delfino), que vamos a ver si está disponible o no.

Ya se han visto indicios de lo que la nueva generación puede hacer por la camiseta albiceleste. Garino es parte del futuro y nadie mejor que él para hablar de cómo se encuentra la Argentina de cara a la próxima Americup: Se viene una etapa de recambio, como era sabido, y será momento para que los jóvenes demostremos lo que tenemos. Va a ser un lindo desafío para el cual ya nos venimos preparando hace tiempo; vamos a tomar esos torneos que hemos disputado con semejantes ‘monstruos’ al lado, como experiencias positivas. Es el momento de escribir nuestra historia, de decirles a todos que estamos acá, preparados y que no dejaremos a la Argentina con nada pendiente. Haremos todo lo posible para dejarla lo más alto y no tenemos dudas de que vamos a lograrlo, sentenció.