Peñarol ganó con 6 jugadores y estira su racha

El equipo de Leandro Ramella además de las bajas por COVID y la lesión de Marín tampoco tuvo a Nicolás Franco por gastroenteritis. Con una rotación de sólo 6 jugadores (todos en doble dígito) venció a Riachuelo como local por 92 a 80 en el primer partido del 2022. Bruno Sansimoni con 21 puntos fue el máximo anotador. El domingo se medirán con Olímpico de La Banda.

Joaquín Valinotti fue una de las figuras (Foto: Demián Schleider – LNB.com.ar)

Peñarol sigue en una racha de buen nivel y, sobre todo, de victorias resonantes. Esta noche en el Polideportivo «Islas Malvinas» ganó su sexto partido consecutivo al vencer a Riachuelo del debutante Daniel Farabello por 92 a 80 teniendo a disposición sólo 6 jugadores.

Los locales tenían como baja por COVID positivo a Al Thornton, Lucas Gorosterrazú, Ignacio Bednarek y Joaquín Cabrera; además de la lesión de Federico Marín, Nicolás Franco con gastroenteritis y una ficha mayor menos que tiene el plantel. La visita, por su parte, no pudo contar con Gary Ricks que presentó un PCR que traía desde Estados Unidos cuando debía hacerse una nuevo en Argentina y además, Martín Leiva fue COVID positivo.

En su regreso a la Liga Nacional Selem Safar mostró su calidad en las dos primeras ofensivas precisas donde anotó dos triples para un 10-2 inicial que obligó a pedir un minuto a Ramella. Mejoró defensivamente para un parcial 6-0 pero Selem volvió a romper la sequía con otro tiro a distancia efectivo. Aún así las defensas le daban otro tenor ofensivo y con un triple de Buemo empató el marcador en 13. De a poco se empezó a jugar más a lo que pretendía Peñarol y se reflejaba en el marcador porque pasó al frente por primera vez el dueño de casa con una buena tarea de sus internos Lockett y Glass.

Los dirigidos por Ramella acentuaron su dominio en el inicio del segundo parcial pero no podía escaparse demasiado. Esta vez Sansimoni en la doble base con Valinotti empezó a aportarle gol mientras corrían más la cancha y se hacía fuerte en los rebotes de Glass. En ese buen momento «milrayitas», hubo problemas con el reloj de posesión y hubo un bache esperando que se solucione el problema. Cuando había sacado una buena diferencia (máxima de 8), Riachuelo se recuperó con una buena tarea de Rodrigo Sánchez y Nicolás Paletta para ponerse en juego nuevamente. Peñarol le hizo pagar caro las 11 pérdidas con 17 puntos en ese apartado para un 45-43 muy parejo.

Phillip Lockett está haciendo un gran torneo. (Foto: Demián Schleider – LNB.com.ar)

El «Milrayitas» rotaba con 6 jugadores y por eso tenía que pensar muy bien cada situación de juego. Dentro de un desarrollo parejo y de mucha intensidad, Tevin Glass llegó a la cuarta falta cuando estaba jugando muy bien. Sólo quedó Lockett como interno natural. Más adelante se compensaría un poco la situación con la cuarta falta de Alessio. Miguel Gerlero fue el que apareció en ese tramo para llevar a su equipo nuevamente al frente en el marcador momentáneamente, pero respondía siempre Valinotti para hacerse cargo del momento. Fue un parcial de menos gol y mucho desgaste donde se empezaba a ver la poca rotación que tenían ambos, pero más aún el local. La ventaja fue mínima de sólo 1 punto cuando sonó la chicharra.

Peñarol empezó el último parcial con un 5-0 que le daba cierto respiro. La fortaleza de los marplatenses estaba en la defensa y la estaba aplicando con mucho sacrificio para aprovechar lo que luego les permitía el partido. Así mantuvieron una buena diferencia con un gran trabajo de Valinotti y los triples de Monacchi para escaparse a 8. Riachuelo reaccionaba con espasmos de buen juego y puntos pero los locales no lo dejaban encontrar ritmo de juego. Además, cada vez que podían castigaban en el aro rival. La inteligencia de Sansimoni para conducir, la calidad de Lockett y las corridas de Glass con espacio terminaron de definir la historia.

Racha 6-0 acumulada en la Liga Nacional y ganó un partido haciendo un gran desgaste con sólo 6 jugadores en la rotación. Para el domingo, ante Olímpico de La Banda, tratará de recuperar algún jugador y hacer más larga el plantel. A pesar de todo eso, el buen momento del «Milrayitas» sigue firme.