Leo, despedida entre lágrimas

El amistoso entre Argentina y Uruguay en el Polideportivo «Islas Malvinas» fue la excusa perfecta para despedir en Mar del Plata a Leonardo Gutiérrez de la Selección Argentina después de una carrera impecable con la celeste y blanca. Fue un emotivo homenaje al final del tercer cuarto.

Leonardo Gutiérrez emocionado durante su homenaje. Foto: Carlos De Vita

Leonardo Gutiérrez emocionado durante su homenaje. Foto: Carlos De Vita

Se lo merecía. Por lo que dio dentro de un equipo de estrellas, por lo que representa para el básquet nacional, por lo que sigue demostrando día a día poniendose la camiseta de Peñarol. Leonardo Gutiérrez tomó el año pasado la decisión de dejar la Selección Argentina y esta noche tuvo su homenaje.

Leo ingresó en el campo faltando un par de minutos para cerrar el tercer cuarto, era sólo una anécdota porque lo que quedará inmortalizado será el marco de público que inmediatamente después verlo asomar del vestuario se puso de pie para aplaudirlo. Quizás nadie recordará que tuvo una asistencia e incluso ensayó un triple que no entró por muy poco, pero al momento de sonar la chicharra que cerró el tercer parcial del amistoso, las lágrimas fueron el factor común en el Poli.

Las de Leo principalmente, pero también las de algunos de los integrantes del plantel, la emoción de Sergio Hernández y los hinchas de Peñarol y del básquet que empezaron a recordar tantos momentos de gloria que protagonizó Gutiérrez. El video homenaje con la voz de “oveja” Hernández fue el complemento ideal para que las lágrimas vencieran cualquier resistencia humana de hacerse el duro.

135 partidos con la camiseta argentina (el que más jugó) con 958 puntos, 20 torneos disputados y 5 títulos (incluido nada menos que el oro en los Juegos Olímpicos de Atenas, en el Pre-Mundial de Neuquén y 3 Campeonatos Sudamericanos). Pero también cuenta la plata mundialista en Indianápolis o el bronce en Beijing 2008 que lo convirtieron en un jugador histórico. Disputó 3 Juegos Olímpicos y 4 mundiales equiparando su participación con las de Fabricio Oberto, Luis Scola o Marcelo Milanesio.

El líder se retiró de la Selección Nacional y la nueva camada del equipo le entregó su camiseta enmarcada para que la guarde como un tesoro imperecedero. El homenaje fue en el Polideportivo, donde ganó tanto, donde lo quieren tanto. Sus lágrimas tienen que ver con aquello que ganó, pero también con aquello que sacrificó. El tiempo con su familia, las intensas temporadas que no terminaban nunca porque cuando terminaba la Liga Nacional ya empezaba a prepararse para su objetivos con la “celeste” y blanca.

La mejor definición estaba impresa en la camiseta que utilizó en sus últimos minutos con la Selección “Leo, siempre con el ALMA”. Así fue…y así será mientras esté dentro de una cancha de básquet.

Gutierrez 02