Andres Álvarez: «Quiero utilizar lo que me pasó para mejorar el básquet»

El árbitro de básquet que fue corrido por un jugador en pleno partido hasta la calle, es también psicólogo deportivo y habló de la asociación de la violencia con el deporte a través de situaciones excepcionales. «Queremos que diciembre sea el mes de la paz en el básquet».

El árbitro y psicólogo deportivo Andrés Álvarez.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Los hechos de violencia vinculados al básquet se han incrementado. En Mar del Plata llevó a que los árbitros tomaran la decisión de dejar de brindar servicio durante dos días y anteriormente, había surgido un hecho que recorrió el país: el jugador Pappalardi persiguió hasta la calle a un árbitro por un fallo.

El juez en cuestión es Andrés Álvarez que habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre el momento que se está viviendo desde su lugar de psicólogo deportivo: «fueron dias confusos porque había que esperar la decisión del tribunal, pero veíamos situaciones muy incómodas entre padres, con los árbitros y demás. La sanción fue la semana pasada (le dieron 53 partidos) y como estaba el fallo pensé que se podía utilizar para mejorar el básquet».

A partir de ahí, comenzó con una campaña para que la paz sea moneda corriente en el deporte, algo que habitualmente sucede pero las excepciones toman un protagonismo demasiado grande: «propusimos que diciembre sea el mes de paz del básquet, que se acerquen los árbitros y todos las áreas del deporte para crear un símbolo que represente todo lo positivo que tiene el básquet. Es un ámbito hermoso para el desarrollo y único para los chicos. Logra vencer lo atractivo de la virtualidad y lo tenemos que cuidar. Tenemos que humanizar las figuras y no darle tanto espacio a las excepciones. Es una propuesta para darle un poco de justicia al básquet».

El peligro es que se crea que el básquet es sólo esas situaciones violentas cuando históricamente no ha sido un deporte con esas características: «si alguien no está dentro del mundo del básquet puede pensar que todas las semanas es así y no es la realidad. Hace 17 años que arbitro y es la primera vez que llego a un extremo así. No está bueno que el básquet sea reconocido de esa forma».

La vuelta de la pandemia trajo una sensación de intensidad en las canchas que no era tan habitual: «se está viviendo muy apasionadamente, permitiéndoles esa pasión hay que marcar un límite. Es necesario decir hasta acá se puede, no creo que la manera sea parar. Hay mucha gente que hace un esfuerzo muy grande para entrar a la cancha e invierten muchas horas, tenemos que preservar la competencia», dijo en desacuerdo con la decisión que tomó el Colegio de Árbitros de Mar del Plata.