Peñarol cayó de pie cerrando una gran temporada

El «MIlrayitas» perdió 86 a 77 en el cuarto juego de la serie de 4° de final de la Liga Nacional ante Boca que sacó el pasaje a las semifinales que estaba en juego. Leonel Schattmann jugó un descomunal partido con 30 puntos, mientras que Sansimoni se destacó para los marplatenses con 21. Se cierra una gran temporada para los dirigidos por Leandro Ramella.

Al Thornton en el aire (Foto: Marcelo Endelli – LNB)

El árbol nunca puede tapar el bosque, pero en el deporte, el resultado a veces no se condice con los rendimientos. Peñarol tuvo una temporada excepcional volviendo a ser un gran protagonista de la Liga Nacional, pero esta noche perdió en el cuarto juego de la serie de 4° de final ante Boca por 86 a 77 por lo que quedó eliminado de la competencia.

Leonel Schattmann que había sido determinante con el tiro del final en el segundo juego, hoy tuvo una actuación descollante con 30 puntos y 4 asistencias mientras que Bruno Sansimoni terminó como goleador de «Peña» con 21 unidades compañado por la buena tarea de Al Thornton con 18 y 7 rebotes.

Durante el primer parcial Boca estuvo muy enfocado en lo que tenía que hacer y se mantuvo en ventaja durante los 10 minutos. Uno de los grandes responsables de ese momento fue Leonel Schattmann que era el jugador clave en ese desarrollo de partido. Peñarol respondió cuando pudo con las tareas principalmente de Sansimoni y de Buemo, pero no tenía tanta posibilidades de acercarse. Se fueron al descanso con una victoria inicial de 25-16.

La presencia de Eloy Vargas era otro factor importante para el juego, porque su ausencia se había sentido en el tercer partido para el dueño de casa. Leandro Vildoza y el ingreso positivo de Buendía, le dieron una máxima de 16. Peñarol no tenía gol y anotó sólo 6 puntos en los primeros 6 minutos de juego. En el tramo final mejoró esa imagen con Thornton aportando unidades, con Glass defendiendo para tratar de achicar lo máximo posible esa diferencia que había sacado el local. Pudo recortarla a 10, pero con Schattmann completando una gran primera mitad (22 puntos) el local se fue ganando 48-35 al entretiempo.

Leandro Ramella aplaudiendo a su equipo (Foto: Marcelo Endelli – LNB)

En el tercer parcial hubo un factor preponderante para el partido, pero en el lado «milrayitas». Bruno Sansimoni se hizo cargo del poderío ofensivo de su equipo para bajar la distancia apenas a 7 unidades obligando a pedir minuto a Gonzalo García porque tampoco su equipo podía superar a la defensa de los marplatenses. Boca tuvo una pequeña recuperación en el parcial, pero el trabajo del equipo de Ramella fue superlativo a punto tal que entraron al último parcial perdiendo apenas por 7 unidades.

Como durante tod la serie, hubo momento calientes y los protagonizó Thornton luchando en la pintura. De perder por 16, Peñarol pasó a perderlo por apenas 4. La resistencia de Peñarol también tenía impreso el nombre de Bruno Sansimoni que con sus triples le permitía seguir ilusionándose con la victoria. La tensión era moneda corriente en cada ofensiva. Los marplatenses dieron muchas concesiones con 4 libres errados en manos de Thornton y Glass y una misma jugada donde le tomaron tres rebotes ofensivos y terminó en conversión. Boca parecía mejor en su juego y ya lo que podía hacer Peñarol eran espasmos de juego, hasta que le torció la muñeca de la pulseada que venían desarrollando en los últimos minutos.

Fue triunfo por primera vez en los duelos entre ambos donde ganó un local para meterse en las semifinales y a los marplatenses no hay nada para reprocharles. Volvió a ser un gran protagonista de la temporada aún cuando nadie se lo esperaba y logró jugar partidos de muy buen nivel durante un largo tramo del año. El árbol nunca puede tapar el bosque.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.