Año nuevo, problemas viejos

Peñarol cayó ante Hispano Americano como visitante por 82 a 70 en el reinicio de la Liga Nacional de Básquet. El conjunto de Río Gallegos contó con una buena tarea defensiva grupal y se destacó Larry O´Bannon con 23 unidades. Leo Gutiérrez con 14 fue el goleador visitante que empezó bien, pero se desinfló con el correr de los minutos.

Peñarol no encontró respuestas en Río Gallegos. (Foto: Ernesto Sánchez – LNB.com.ar)

El inicio de año no fue el mejor para Peñarol. El equipo de Richotti viajó a Río Gallegos con la esperanza de ver una versión mejorada de si mismo, pero repitió muchos de los inconvenientes que tuvo durante el 2016 y en algunos casos incluso los profundizó. Hispano Americano lo superó por 82 a 70 en la vuelta a la actividad dentro de la Liga Nacional.

Larry O´Bannon fue el jugador determinante del juego con 23 puntos, 5 rebotes y 3 asistencias; mientras que el conjunto de nuestra ciudad tuvo como destacado a Leonardo Gutiérrez con 14 puntos (12 en el primer cuarto) y Rob Reed con 13. Los marplatenses, además, terminaron con 20 pérdidas.

Peñarol aprovechó muy bien las falencias ofensivas del rival en el primer parcial y con un buen goleo pudo sacar una buena diferencia que llegó a ser de 8 con 4 de 5 en triples para el «milrayitas» con tres conversiones (100% de efectividad) en manos de Leonardo Gutiérrez. Después de un minuto pedido por Bernardo Murphy, el local pudo mejorar con un Larry O´Bannon que era el que mayor cantidad de tiros afrontaría también por una decisión táctica de Richotti. Con 8 unidades de luz, se fueron al primer descanso.

El inicio del segundo cuarto no fue positivo para el conjunto marplatense que estaba desconcentrado y además, no encontraba canastas claras. Hispano tuvo paciencia para quedarse a cuatro unidades, pero tampoco podía ser muy superior a su rival a pesar de el mal momento. La rotación fue parte de la solución porque un triple de Alejandro Diez pareció reavivar a la visita que se escapó a 9 y obligó a un minuto de Murphy. Otra vez, Hispano mejoró, pero de la mano de Fierro (llegó a 12 puntos) pudo empatar el juego y aprovechando la irregularidad del rival pudo llegar igualado al final del parcial.

O´Bannon empezó a hacerse cargo una vez más de las ofensivas del equipo sureño y así permitía que su equipo se mantuviera al frente en el marcador, pero por diferencias cortas. Peñarol subsistía con el trabajo de Figueroa y Acuña que empezaron a sumar sus unidades, pero ya repartiendo más el goleo. Fueron palo a palo hasta el final del tercer cuarto sin sacarse mucha distancia. El cierre del tercer parcial fue para el local por 3 unidades (58-55).

En el equipo de Richotti no aparecían variantes claras, por el contrario había pérdidas increíbles que Hispano podía aprovechar para sacar 6 de diferencia. A pesar de las esporádicas apariciones de Reed en ofensiva, Peñarol no estaba claramente en su noche y mostraba los mismos problemas que tuvo durante la temporada pasada y que en este partido, Hispano supo desnudar con una buena defensa. A 3 minutos, el dueño de casa se puso a 8 con un triple de O´Bannon, el más claro de la cancha y parecía difícil remontarlo.

Los dos equipo se intercambiaron errores en los últimos minutos, pero el que más falló fue Peñarol que no hizo prácticamente nada bien en el desenlace del partido y lo pagó con una derrota ante el último de la Conferencia Sur y que en tres enfrentamientos oficiales, logra su primer triunfo. Un mal inicio de año para los marplatenses, arrastrando los problemas del año pasado.

Síntesis

Hispano Americano (82): Jonathan Treise 6, Larry O´Bannon 23, Mariano Byró 9, Rashaun Freeman 6 y Kyle Austin 11 (FI), Sebastián Mignani 0, Matías Bernardini 3, Gonzalo Torres 6, Mariano Fierro 16 y Gastón Morales 2 – DT: Bernardo Murphy

Peñarol (70): Juan Pablo Figueroa 12, Rob Reed 13, Sebastián Suárez 4, Leonardo Gutiérrez 14 y Roberto Acuña 12 (FI), Alejandro Diez 6, Nicolás Zurschmitten 1, Jerónimo Barón 0, Juan Manuel Torres 7 y Franco Giorgetti 1 – DT: Marcelo Richotti

Parciales: 18-26, 39-39 (21-13), 58-55 (19-16) y 82-70 (24-15)

Árbitros: Diego Rougier y Leonardo Mendoza

Estadio: «Boxing Club» de Río Gallegos