Flor condujo a Quilmes a la victoria

El «cervecero» pudo conseguir su primer triunfo en la Liga Nacional de Básquet al vencer en el «Osvaldo Casanova» a Bahía Basket por 103 a 84. Eric Flor tuvo otro partido de ensueño con 25 puntos, 10 asistencias y 6 rebotes.

Eric Flor tuvo un gran partido en Bahía Blanca. (Foto: Prensa Bahía Basket)

Por Jordan Pérez Urrutia (@JordanPerezU)

Quilmes (1-1) superó como visitante a Weber Bahía Basket (1-4) por 103 a 84 en una nueva jornada de la Liga Nacional de Básquet. Los dirigidos por Javier Bianchelli jugaron un partido perfecto y, a pesar de que hubo cinco jugadores con dobles cifras en anotación, tuvieron como figura rutilante a Eric Flor gracias a sus 25 puntos, 10 asistencias y seis rebotes.

En la previa del partido, la buena noticia para Quilmes fue el regreso de Enzo Ruiz, quien esta noche jugó 20 minutos. En tanto, Bahía Basket sufrió la ya conocida baja de su pívot, Anthony Johnson, quien por lesión no será parte de lo que resta de la temporada.

El juego comenzó a pura conversión desde ambos lados de la cancha ya que las defensas fueron vulneradas repetidamente en las pinturas. Por el lado local, Máximo Fjellerup empezó encendido y anotó 9 de los primeros 13 puntos de su equipo. En los visitantes, la velocidad de Eric Flor en los contraataques propició excelentes ocasiones de gol en la llave (el ex San Lorenzo anotó 9 tantos rápidamente para darle las acotadas ventajas iniciales al “Cervecero”). Flor le contagió la confianza a sus compañeros e hizo jugar a todo Quilmes, que empezó a anotar con efectividad de todas las formas posibles (5 de 6 en triples).

Bahía Basket empezó muy mal en el costado defensivo, y eso se notó. El “Tricolor” jugó una excelente defensa interna e hizo lo que quiso en ataque de la mano de un Flor intratable y el buen ingreso de Omar Cantón (9 puntos) y fue así como llegó a sacar una diferencia de 13 tantos. El marcador del primer cuarto dictó un 33 a 23 en favor del “Cervecero”.

Al volver del primer descanso, Quilmes retomó las cosas donde las dejó y estiró su ventaja máxima a 18 puntos, vulnerando de todas las maneras posibles a una defensa de Bahía irreconocible. A la buena labor de Flor y Cantón se sumó la de Nicolás Ferreyra que marcó tres triples muy importantes para seguir agrandando la brecha. Los bahienses intentaron acortar el déficit constantemente mediante el juego interno, y si bien anotaron en reiteradas posesiones, lo más positivo fue que Quilmes entró en una sequía ofensiva (no anotó durante tres minutos). Fue así como Bahía generó un parcial de 9-0 y se empezó a sentir más cómodo en el intento de remontada. No obstante, el “Tricolor” pudo volver a anotar y se fue al entretiempo ganando por 48 a 36, tras un cuarto en el que su ventaja no disminuyó de los 10 tantos.

En el tercer cuarto, Quilmes empezó forzando demasiado sus ofensivas, sin embargo, consiguió puntos que le permitieron volver a hacerse dominador del juego. A pesar de esto, Bahía Basket comenzó a jugar una defensa mucho más intensa y cercana a la que pidió reiteradamente su entrenador, Sebastián Ginóbili. Los locales provecharon las desconcentraciones y el desorden de Quilmes, y de la mano de Fjellerup, pudieron al fin romper la barrera de los 10 puntos de desventaja (50-58). Cuando los de Bianchelli jugaron el cinco contra cinco, lograron lastimar a una defensa de Bahía que volvió a decaer en su intensidad y entrega. Además, pudieron disimular muy bien la falta de Flor cada vez que éste fue al banco de suplentes. El “Cervecero” aprovechó muy bien los 33 puntos anotados en el primer cuarto y superó aquel buen momento del local, para irse al último cuarto ganando por 11 (62-73).

En el arranque el período final, “Ricky” Sánchez anotó su tercer triple (el decimotercero de su equipo en 24 intentos) y de esta manera, Quilmes reafirmó rápidamente su dominio sobre los locales. Bahía Basket equivocó los rumbos, sobre todo cuando sus jugadores buscaron jugadas individuales. Los de Bianchelli volvieron a apoyarse en su gran defensa para correr la cancha y agrandar nuevamente su ventaja máxima (24 puntos), todo le salió bien a un “Tricolor” que mejoró considerablemente lo hecho durante el cuarto pasado. Por el lado de Bahía, Juan Pablo Vaulet intentó ponerse el equipo al hombro, en base a arrestos individuales y penetraciones; pero el reloj avanzó y el marcador ya indicaba que era una verdadera paliza la sufrida por los de Ginóbili en su debut en casa.

Quilmes jugó en un gran nivel y encontró anotación en todos sus jugadores (con Flor, Ferreyra, Cantón, Sánchez y Bruno Sansimoni con dobles dígitos en anotación). La defensa volvió a ser la clave y la velocidad, el arma letal en ataque. El próximo partido del “Cervecero” será pasado mañana, domingo, cuando visite desde las 21.30 a Argentino de Junín en el Fortín de Las Morochas.

Síntesis

Bahía Basket 84: Luciano Parodi 13, Máximo Fjellerup 15, Juan Pablo Vaulet 13, Hernán Jasen 9 y Gerson 8 (FI), Santiago Vaulet 10, Gonzalo Iglesias 0, Facundo Corvalán 14, Daniel Bordignon 2 y Jorge Díaz 0 – DT: Sebastián Ginóbili

Quilmes (MDP) 103: Nicolás Ferreyra 18, Eric Flor 25, Emiliano Basabe 8, Ricardo Sánchez 13 e Iván Basualdo 8 (FI), Maximiliano Maciel 5, Omar Cantón 12, Juan Esteban De La Fuente 0, Enzo Ruiz 3 y Bruno Sansimoni 11 – DT: Javier Bianchelli

Parciales: 20-33, 36-48 (13-15), 62-73 (26-25) y 84-103 (22-30)

Árbitros: Daniel Rodrigo, Mario Aluz y Gustavo D´Anna

Estadio: «Osvaldo Casanovas» de Bahía Blanca