Julián Gáspari: «El ascenso significa mucho para nosotros»

El entrenador de CIDELI, Julián Gáspari, habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre el ascenso del equipo de básquet adaptado a la máxima categoría nacional: «Salimos campeones del TNA y lamentablemente terminamos subiendo al micro con tres chicos parapléjicos a los asientos de arriba», ejemplificó sobre los problemas que deben enfrentar.

El equipo de CIDELI, campeón del TNA de básquet adaptado.

El ascenso en cualquier deporte es siempre una buena noticia, pero generalmente trae aparejadas consecuencias importantes para una disciplina o un equipo. En este caso, el paso de CIDELI a la Liga Nacional de Básquet Adaptado suceden ambas cosas. 

Así lo indicó el entrenador del equipo Julián Gáspari en Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «nos depara un 2017 increíble en la máxima categoría, significa mucho para nosotros no sólo por el reconocimiento del básquet adaptado en CIDELI donde venimos trabajando hace 3 años, sino porque tenemos jugadores juveniles citados para la Selección Argentina Sub-12 y Sub-23 más un jugador participando en la Selección Mayor».

El paso este año por el Torneo Nacional de Ascenso no fue sencillo y saben que lo trabajado rindió sus frutos: «jugamos 15 partidos durante el año y perdimos dos. Sabíamos que debíamos entrenar como grandes para ser grandes. Tuvimos pre-temporada desde enero y competimos desde abril», agregó.

En cuanto a las comparaciones con el básquet profesional, el entrenador aclaró que «en un 90% se respeta el mismo reglamento. La diferencia es una cuestión económica porque los materiales son caros, una silla deportiva tiene un valor de 50.000 pesos. El potencial humano lo tenemos y vamos por buen camino».

Económicamente también deben trabajar mucho para que los viajes se puedan realizar y por eso sería importante el apoyo: «el dinero sale de la ONG de CIDELI sin subsidios de ningún tipo, sabemos que será difícil y necesitamos de empresa públicas y privadas porque estamos en pleno desarrollo del deporte», remarcó Gáspari.

Desde lo humano, ser entrenador de un equipo de básquet adaptado tiene satisfacciones extra y también responsabilidades: «es una tarea muy satisfactoria, trato de no ir desde lo humano porque termino llorando. En el básquet adaptado tenes que hacerte fuerte cuando ves cosas inhumanas. Salimos campeones del TNA y lamentablemente terminamos subiendo al micro con tres chicos parapléjicos a los asientos de arriba», ejemplificó.

Este tipo de situaciones no los frenan ni mucho menos, les da más entusiasmo para seguir adelante: «si pensáramos en esas cosas, dejaría de hacer esto mañana pero sabemos que es así el trato a la gente discapacitada en la sociedad», finalizó.