Luciano Ortiz: «Tenía que aprovechar la oportunidad y el momento»

El flamante jugador de Quilmes habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) en el día de descanso del «cervecero» antes de sus próximos dos compromisos: «mis compañeros me están dando confianza hasta que encuentre mi rol».

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Ya pudo jugar sus primeros minutos con la camiseta de Quilmes Luciano Ortiz en un raid de apenas unas horas donde terminó la temporada de Liga Nacional con Olímpico de La Banda y cambió de hotel para sumarse a la delegación «cervecera» en Lanús. Después de esperar la habilitación, anoche estuvo un poco más de un cuarto en cancha en la derrota frente al «granate» y en el día de descanso, habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9).

«Pasó todo muy rápido. Cuando terminó la temporada tenía pensado volver a casa y ver a mi familia. En una noche me llamaron y me dijeron que Quilmes estaba interesado en mí. Lo hablé con mi gente y decidí aceptar», dijo. Luego agregó: «fue muy difícil la decisión porque pasamos mucho tiempo en el hotel, estaba pensando seriamente en la vuelta y descansar la cabeza. Pensé que tenía que aprovechar la oportunidad y el momento; quería seguir desarrollándome y mantenerme en juego».

Desde lo personal, también es todo un desafío porque Santiago del Estero le queda cada vez más lejos: «esto me da una experiencia más, es la primera vez que me alejo tanto de mi casa, siempre jugué en Olípmico y cuando salí lo hice en Mitre en el TNA», recordó.

La temporada y media que pudo jugar con el «Negro» bandeño fue suficiente para que despertara el interés de Quilmes, aunque se quedó con las ganas de seguir avanzando: «fue mi primer año de playoffs, con la llegada de Leo Gutiérrez que me dio la oportunidad de jugar el año pasado decidí quedarme, sólo porque él venía. El equipo en lo personal ha sido muy bueno, pisamos fuerte en la cancha y se sentía a los rivales incómodos de enfrentarnos. Creíamos que podíamos llegar más lejos».

Ahora ya está enfocado en lo que deberá hacer en Quilmes y debe encontrar su rol dentro del equipo: «hay un grupo de personas muy bueno y desde el primer momento que llegué me tratan muy bien. Me sentí bien dentro de la cancha, estaba ansioso porque es un club grande y quiero hacerlo de la mejor manera. Mis compañeros me dan la confianza para jugar hasta que encuentre mi rol».

Dejar un equipo de Liga Nacional y a los pocos días estar en competencia dentro de la Liga Argentina y con nuevos compañeros, no es fácil: «es una cuestión de acoplarse lo más rápido posible al grupo, estoy motivado a nivel personal y trataremos de dejar a Quilmes lo más arriba posible. Tengo que aprovechar la oportunidad y estoy agradecido». En ese camino de adaptación tiene una ventaja con el nuevo extranjero del equipo: «ya lo conocía a Tirrell Broen cuando jugó en Mitre y no hablaba español siquiera, asique pude hablar un poco con él también», finalizó.