Histórico: Garino y Vildoza son finalistas en China

La Selección Argentina hizo un gran trabajo ante Francia en las semifinales y lo venció por 80 a 66 para meterse 17 años después en una final mundialista. Scola volvió a ser el jugador del partido con sus 39 años. El domingo buscarán el título ante España.

Luca Vildoza tuvo muy buenos momentos ante Francia. (Foto: FIBA)

Lo que parecía difícil, hasta en cierto punto, Argentina lo hizo más sencillo. El Seleccionado de Sergio Hernández superó a Francia por 80 a 66 y se metió en la final de un Mundial luego de 17 años. El domingo buscarán el título frente a España.

Argentina volvió a hacer gala de su defensa ante un rival mucho más complejo incluso. Sacó rápidamente una ventaja de 8 puntos con Luis Scola como factor preponderante, pero después se emparejó el desarrollo aunque la defensa en el perímetro era asfixiante y también en la pintura donde Gobert no pudo ser importante como en todo el Mundial gracias a la tarea de Marcos Delía.

Con un marcador más cerrado en el segundo parcial y un ingreso muy bueno de Luca Vildoza para apretar en defensa y generar buenos tiros en ataque, Argentina pasó a perder en un momento, pero pudo darlo vuelta nuevamente para, con un tiro sobre la chicharra de Campazzo estirar la máxima a 7 nuevamente antes de irse al descanso de entre tiempo. Fournier y Laveyrie con sus triples eran los que podían accionar en Francia, más allá de que el base estaba siendo bien marcado por Campazzo también.

Cuando parecía que la defensa argentina no podía ser mejor, lo fue en el tercer cuarto donde literalmente desorientó a Francia. A los europeos les costaba mucho meter puntos y cuando lo hacían, tenían que superar múltiples manos hasta encontrar un mínimo resquicio para ir al aro. Así llegó a plasmar una distancia de 15 puntos, sin bajar un sólo segundo la intensidad. Mucho tuvo que ver en ese «efecto contagio» constante un par de minutos sobresalientes de Luca Vildoza en ambos aros. Con 12 puntos de luz, Argentina ingresó al último cuarto.

El peso del desgaste en el partido parecía pesar en la ofensiva argentina que estaba trabada. Aún así se sostenía en la defensa para mantener la diferencia en 9 puntos de promedio con muchos libres errados por Francia (5 en un par de minutos). Cuando el panorama empezaba a complicarse, a pesar de la distancia; apareció el capitán. Dos triples de Luis Scola llevaron la diferencia nuevamente a 15 puntos. Ahí lo quebró animicamente y Francia no volvió más al partido, si es que alguna vez estuvo con posibilidades. Fue 80 a 66.

Scola terminó con 28 puntos, 13 rebotes y 2 asistencias para ser la gran figura una vez más. En cuanto a los marplatenses también hicieron su trabajo, Garino como titular esta vez sin puntos pero con una enorme tarea defensiva sumando 3 rebotes. Aportó mucho Luca Vildoza con 10 puntos, 4 rebotes, 3 asistencias y 1 robo de balón.

El único equipo sin NBA en semifinales es uno de los finalistas del Mundial sometiendo hasta el momento a los mejores equipos del torneo. Sólo le queda un paso más para inscribir una histórica página del deporte argentino. El viernes será España y la búsqueda del título.