Peñarol reaccionó pero cayó ante Regatas

El equipo marplatense perdía frente a los correntinos por una buena diferencia, pero pudo reaccionar para pelearle el partido hasta el final. Regatas se quedó con el triunfo por 81 a 77. Guido Mariani fue clave con 18 puntos pero la principal preocupación fue la lesión de Tony Mitchell que se retiró sin poder pisar en el segundo cuarto no volvió al campo.

Sundiata Gaines con el balón en mano (Foto: Rodrigo Valle – LNB)

Peñarol tuvo un partido difícil pero demostró carácter para recuperarse ante la adversidad. Eso no le alcanzó para superar a uno de los mejores equipos de la Liga Nacional y Regatas Corrientes se quedó con el triunfo por 81 a 77.

Guido Mariani fue factor clave junto con Sundiata Gaines para recuperarse de una desventaja que llegó a ser 18 y empatar en el último cuarto. El tirador terminó con 18 puntos (4 de 8 en triples) y el extranjero anotó 16. La mala noticia fue la lesión de Tony Mitchell que no pudo jugar el segundo tiempo. En el conjunto de Victoriano, Tayavek Gallizzi fue el goleador con 20 puntos y 10 rebotes.

Los correntinos demostraron su buen juego inmediatamente en el partido porque con un parcial 8-0 obligaron a que Ramella pida un minuto buscando, defensivamente, algunos ajustes. Peñarol sólo pudo encestar en casi 7 minutos un triple como tiro de campo porque la intensidad defensiva de Regatas era muy alta a punto tal robaba y corría con mucho criterio pasándose la pelota. Así sacaron una máxima de 10, pero manejando los hilos del partido. Sin base en cancha y con Gaines armando juego, Peñarol no fue más anárquico en sus ataques y terminó abajo por 10 unidades (25-15).

En el segundo parcial, comenzó el show de Paolo Quinteros que mostrando toda su experiencia y fundamento de básquet marcó los tiempos de la formación alternativa de Victoriano acompañado por un Gallizzi determinante en la pintura. Se mantuvo siempre por encima de la decena de puntos hasta llegar a una máxima de 18 a pesar de que la efectividad del «Milrayitas» había mejorado un poco. La mala noticia fue que en una pelota que disputaba en el aire Tony Mitchell, se lesionó y quedó tendido en el piso. Fue retirado en andas sin poder pisar y encendió las alarmas. La desventaja finalmente fue de 13 unidades y una rotación más corta.

Tony Mitchell salió en el segundo cuarto lesionado y preocupa a todo Peñarol (Foto: Rodrigo Valle – LNB)

En el inicio del tercer cuarto, Regatas aprovechó la diferencia de talla y movimientos de Martín Fernández sobre Gaines y de ahí sacó provecho para sacar 18 de distancia inmediatamente. Peñarol atacaba desordenado, empujando y no elaborando. Sundiata tomó la iniciativa de ser el factor de recuperación junto con un buen momento de Monacchi y por eso todavía no podía quebrar el juego el equipo de Victoriano. El cierre fue mejor para los marplatenses porque defiendieron mejor y encontraron lo que busca Ramella, correr con campo abierto en varias oportunidades y con un Vaulet muy veloz. La diferencia se redujo a 9.

Vaulet y Mariani con dos triples en el primer minuto del último parcial le permitieron ponerse sólo a 3 unidades. Gran momento, para aprovechar y empezar a disputarle el encuentro. Los dos se quedaron sin gol a la vez con defensas intensas y empezaron a recuperarlo desde la línea que iba a ser un factor determinante para el juego. Los triples de Mariani otra vez eran claves, un jugador que ha ganado un rol especial en el equipo y le permitió empatar el marcador en 76. Peñarol lo tuvo para ganar con la pelota en manos de Gaines, pero cuando le dio un pase picado a Pennacchiotti y Arengo recuperó una pelota de partido. Desde la línea, Gallizzi sacó 3 con 14 segundos por jugar y una pelota más que perdió Gains fue determinante para el triunfo correntino.

Una actitud importante, un Mariani protagonista y la posibilidad de recuperación fueron las buenas noticias de la mañana, pero también en el balance está la lesión del extranjero y lo errores en el final del partido que son preocupaciones latentes.