Quilmes debió sufrir para volver al triunfo

El equipo marplatense le ganó por 100 a 98 a un diezmado Gimnasia de Comodoro Rivadavia en el primero de sus cuatro partidos consecutivos como local. Eric Flor fue nuevamente goleador de su equipo con 28 puntos, mientras que Carlos Buendía se destacó en la visita con 25.

previous arrow
next arrow
Slider

Quilmes (9-17) no tuvo un partido nada fácil en su regreso al Polideportivo «Islas Malvinas», pero pudo ganarle a Gimnasia de Comodoro Rivadavia (12-11) por 100 a 98 gracias a una destacada tarea de Eric Flor que volvió a ser determinante con 28 puntos.

Además, hubo buenas labores de Nicolás Ferreyra y los internos titulares Ricky Sánchez y Basualdo. Los de Villagrán tuvieron como figura a Carlos Buendía que convirtió 25 (6 de 9 en triples) y también lo acompañó Diego Romero (16 y 8 rebotes):

El conjunto sureño tiene dos fichas menos ya que recién cuando regrese a Comodoro Rivadavia se sumarán Eloy Vargas y Scott Rogders, reemplazantes del lesionado Shaquille Johnson y Jarred Famous (cortado por decisión del entrenador y la dirigencia).

El conjunto «cervecero» comenzó bien en el juego sobre todo con mucha efectividad en el tiro de tres (5 de 8) que es una especialidad de la casa. También sacó diferencias en el duelo Basualdo-Spurlock. Defensivamente apostaba a anular a Giorgetti que aporta gol y rebote ofensivo, pero con el ingreso de Buendía y sus triples, la visita se mantenía en juego. Además aprovechaba las transiciones donde a veces se distraía el equipo de Bianchelli. Con la máxima diferencia del juego, Quilmes se fue al descanso ganando por 8.

Gimnasia con sus tiros a distancia se acercó peligrosamente. Un especialista como Rivero sumado a la mano caliente de Buendía que casi no fallaba, le permitieron ponerse a un punto. Sólo anotó 4 triples en los primeros 5 minutos, pero no podía convertir por otra vía (terminó sin dobles el parcial). El ingreso de Cantón una vez más fue muy positivo para los dirigidos por Bianchelli que apostaron más a las penetraciones. Las pérdidas fueron un factor preponderante en el tramo final del segundo cuarto (tuvo tres consecutivas el local) pero se mantenía la diferencia mínima. Un buen cierrel con 4 ofensivas seguidas convirtiendo y una terrible tapa de Ricky Sánchez a Romero, cerraron el segundo parcial 45-38 a favor de los marplatenses.

El regreso al partido fue a puro gol con Flor encendido como en los viejos tiempos, mientras que Barrera empezó a ser preponderante en la distribución de juego para sus compañeros. La visita clavó un parcial 8-0 para reducir la máxima de 12 unidades hasta que volvió a ser efectivo Quilmes con el tiro a distancia algo que no le había pasado en el segundo parcial. La diferencia parecía cómoda para el dueño de casa, pero Gimnasia hizo una buena tarea defensiva en los últimos minutos que se lo hizo pagar en el otro aro con un 9-0 que le permitía acercarse peligrosamente. Sin embargo, se recuperó el «tricolor» y con un triple sobre la chicharra pudo entrar al último cuarto ganando por 10 en un parcial de amplio goleo.

En los primeros tres minutos, el equipo de Bianchelli se mostró sólido y eso le permitió sacar una máxima de 13 con efectividad en el tiro de tres (Sánchez estaba inspirado) y la conducción de Ferreyra que también tenía gol en sus manos. Gimnasia es un equipo difícil y duro que no se entrega nunca. Siempre se mantuvo cerca y Buendía volvió a ser determinante con sus tiros a distancia, pero sumandole penetraciones y aprovechando los rebotes que tomaba en ataque Romero. Se puso a 4 para el desenlace y a Quilmes le costó cerrar el juego. Cuando Rivero le puso un signo de pregunta al marcador poniendo a su equipo a 2 con un triple cuando quedaba menos de un minuto, otra vez apareció Ricky Sánchez que respondió por la misma vía. Estuvo a punto de perderlo porque Romero encestó otro triple y en el ataque, la perdió el local y esquivó un tiro de muerte en el partido que ejecutó un especialista como Rivero nuevamente. Fue un final para el infarto porque hubo un libre de Buendía a errar que casi mete en contra Basabe, pero la pelota salió y Quilmes sumó su noveno triunfo de la temporada.

Después de sufrir, tendrá otro exigente juego el próximo miércoles con Bahía Basket para continuar con una serie de cuatro partidos en casa donde necesita seguir sumando buenos resultados.

Síntesis

Quilmes (MDP) 100: Nicolás Ferreyra 17, Eric Flor 28, Enzo Ruiz 8, Ricardo Sánchez 19 e Iván Basualdo 15 (FI), Emiliano Basabe 3, Omar Cantón 10, Juan De La Fuente 0, Bruno Sansimoni 0 y Maximiliano Maciel 0 – DT: Javier Bianchelli

Gimnasia (CR) 96: Gustavo Barrera 11, José Mensia 13, Franco Giorgetti 11, Tristan Spurlock 5 y Diego Romero 16 (FI), Juan Manuel Rivero 14, Carlos Buendía 25 y Daniel Hure 6 – DT: Martín Villagran

Parciales: 29-21, 45-38 (16-17), 73-63 (28-25) y 100-98 (27-35)

Árbitros: Fabricio Vito, Alejandro Ramallo y Sebastián Moncloba

Estadio: Polideportivo «Islas Malvinas» de Mar del Plata