Peñarol no pudo contener el despertar de Instituto

Los marplatenses dominaron el juego durante la primera mitad del partido, pero de la mano de Santiago Scala, «La Gloria» se llevó el triunfo por 83-58.»El Panda» terminó con 26 puntos, mientras que el máximo anotador del «milrayitas» fue Franco Pennacchiotti con 18. Volvió Tevin Glass.

Diego Gerbaudo marcando la jugada a sus compañeros (Foto: Matías García)

Peñarol de Mar del Plata parecía encaminado a la victoria ante un duro equipo como Instituto de Córdoba, pero los de la «Docta» reaccionaron y se llevaron el partido de esta tarde por 83 a 58.

Romano pudo contar con Tevin Glass en este cotejo, pero tuvo nuevamente a Franco Pennacchiotti como máximo anotador con 18y 9 rebotes . La figura del juego fue Santiago Scala que terminó con 26 puntos.

Los marplatenses comenzaron mejor con Gerbaudo y Pennacchiotti anotando, pero aparecieron los tiros a distancia de «La Gloria» que encestó tres seguidos para dar vuelta el marcador. Los de Romano estaban intensos en la zona de la pintura donde ganaban rebotes para correr la cancha y, por eso, pasaron a ganar otra vez y lo sostuvieron hasta el final del parcial que ganaron 16-13.

Ginóbili empezó a buscar en la profundidad del banco, lo que los titulares no le estaban dando. Los dos estaban muy erráticos y apenas movieron el marcador en un 3-2 después de casi 4 minutos. Los triples de Pennacchiotti rompieron la monotonía y con dos suyos, el «milrayitas» sacó la máxima de 13. Los cordobeses necesitaban un golpe de efecto, algo que los lleve a cambiar la mala racha que acarreaba y ahí fue donde apareció Santiago Scala con su tiro a distancia para que su equipo volviera a estar a tiro. Las rachas se continuaban, porque Gerbaudo anotó cinco unidades consecutivas para marcar una buena distancia final. Instituto, con 6 triples en el primer tiempo, había anotado por esa vía 18 de los 30 puntos.

Lucas Gorosterrazú fue titular en el equipo de Romano (Foto: Matías García – LNB)

En el reinicio, apenas en un minuto Monacchi anotó 5 puntos consecutivos y obligó a que Ginóbili pidiera minuto porque se escaparon los marplatenses a 9. A partir de ahí empezó el palo por palo, sobre todo con el tiro a distancia para achicar la diferencia a una sola posesión. Colmenares empezó a mostrar su nivel y Scala siguió manejando los hilos del partido para su equipo. Peñarol no le daba tregua y tenía a Pennacchiotti y Gerbaudo como vías confiables de gol, pero esa versión mejorada del equipo cordobés que se basó en una defensa en zona, le permitió pasar al frente por una máxima de 4 con un gran parcial 20-12 para irse arriba por 4.

Con un parcial 13-0 Instituto parecía decidido a cerrar el partido cuanto antes. Scala era dueño del juego y Colmenares era el jugador con dinámica que le cambió también los ritmos al equipo de Ginóbili. Era un dominio absoluto que no ofrecía respuesta de parte de los marplatenses. Esa diferencia ya fue indescontable y significó una nueva derrota, la quinta consecutiva para los marplatenses.

Ahora tendrá que pensar en el próximo viernes cuando enfrente a Atenas de Córdoba de mal presente desde las 11 de la mañana y el sábado, desde las 14 ante Oberá Tenis Club.