Peñarol se salvó del papelón

Después de un mal primer tiempo defensivo, Peñarol pudo recuperarse en la segunda parte pero no le alcanzó para superar a Estudiantes de Concordia y cerró el año con derrota por 101 a 93. Dar Tucker, goleador de la Liga, fue el mejor del partido y Reed se destacó en el local.

previous arrow
next arrow
Slider
Por Jordan Pérez Urrutia (@JordanPerezU)
Fotos: Carlos De Vita

Peñarol (10-13) perdió por 93 a 101 ante Estudiantes Concordia (15-6). Los dirigidos por Marcelo Richotti cerraron con una dura derrota este irregular 2016. El mejor jugador del partido fue Darquavis Tucker: El máximo anotador de la Liga aportó 24 puntos, 10 rebotes y ocho asistencias.

En el «Milrayitas», el jugador que se destacó fue Robert Reed Jr. quien llenó su planilla con 22 tantos y tres asistencias.

En cuanto a lo anímico, Peñarol llegó al encuentro parcialmente recuperado: Venció en la fecha pasada a Atenas de Córdoba gracias a una gran exhibición de baloncesto y a un Roberto Acuña intratable. No obstante, la mejor noticia fue el inesperado regreso de su capitán y emblema, Leonardo Gutiérrez. A pesar de haber estado casi descartado hasta el año entrante por una hernia de disco, el histórico ala pívot se recuperó (en parte) de aquel maltraer y jugó en un nivel superlativo.

Esta noche el rival fue Estudiantes Concordia, segundo clasificado de la Conferencia Norte (sólo lo supera uno de los equipos sensación de esta temporada, San Martín de Corrientes). «El Verde», que llegó con cuatro victorias al hilo, contó con un gran aporte de su mayor figura y máximo anotador de la Liga, Darquavis Tucker.

El partido comenzó con un parcial de 15 a 0 a favor de Estudiantes. Peñarol falló sus cinco lanzamientos y en defensa tampoco fue efectivo, el abultado marcador dio cuenta de ello. Una de las premisas en la previa seguramente fue anular a Dar Tucker, el «Milrayitas» tampoco pudo cumplirla puesto que el foráneo anotó ocho puntos rápidamente. Desconcertante comienzo de Peñarol.

La rotación de balón y el movimiento de los jugadores en ofensiva brillaron por su ausencia, sólo 10 puntos en el primer cuarto. Federico Marín, capitán de Estudiantes, anotó la misma cantidad de puntos en ese período, algo que dejó en claro el paupérrimo inicio tanto en ataque como en defensa. La mayor ventaja para Estudiantes en el inicio fue de 21 tantos y con ese margen terminó el primer cuarto (31 a 10). 100% en lanzamientos de tres (5 de 5), a Peñarol le anotaron de todas las formas posibles.

Los «Milrayitas» volvieron del descanso con la misma escasez de ideas en ofensiva. Leonardo Gutiérrez pareció ser la única esperanza anotadora de la noche: Marcó siete puntos (triple y falta incluido) y acercó a su equipo a 16 puntos (17-33). No obstante, a penas fue sustituido, el equipo volvió a errar en ataque.

Los dirigidos por Hernán Laginestra alcanzaron otra máxima con cuatro minutos restantes para el entretiempo: 48 a 19 fue la ventaja de 29 puntos para «El Verde» de Concordia. Peñarol no encontró respuestas a la precisión ofensiva del rival (17 de 28 en tiros de campo) y a su propia falta de puntería (ocho de 32 en esa misma categoría. Cifra catastrófica). A pesar de que el margen ascendió a 31, al descanso, el marcador fue 31-59 a favor de los visitantes.

Al volver del entretiempo, Robert Reed Jr. marcó dos triples y Sebastián «Chapa» Suárez anotó cuatro tantos, de esta manera, Peñarol acortó el margen a 26 (40-64). El equipo mostró otra cara en el inicio gracias, en gran parte, al aporte ofensivo de Reed: Marcó 16 de los 22 puntos de Peñarol en la primera mitad del tercer período. El margen disminuyó a 16 puntos y Laginestra se vio obligado a pedir un tiempo muerto.

Desde el tiempo pedido, Estudiantes solo logró anotar un triple, mientras que los «Milrayitas» siguieron recortando la desventaja. La misma llegó a ser de 12 tantos a falta de tres minutos para el final del cuarto (59-71).

Estudiantes volvió a estirar la distancia, pero los de Richotti se mantuvieron cerca en todo momento. Eso les dio una luz de esperanza para finalmente intentar dar vuelta el marcador en el último cuarto (66-78).

Al comenzar el cuarto período, el margen fue reducido a una cifra singular: Peñarol recortó 22 puntos de déficit y con nueve minutos restantes alcanzó el 71 a 80 en el marcador.

Final para el infarto en el Polideportivo. Peñarol, sin la presencia de su máximo anotador Rob Reed (expulsado por quinta falta con 22 puntos), siguió en busca de la hazaña. No obstante, un triple de Facundo Giorgi dio indicios de martillar el último clavo del ataúd. La ventaja aumentó a 13 para los visitantes (81-94).

Los «Milrayitas» volvieron a sacar el amor propio y quedaron sólo seis puntos abajo con un minuto por jugar. Sin embargo, un Dar Tucker imparable los dejó a las puertas de la victoria. Peñarol cayó por 93 a 101 ante Estudiantes Concordia.

«Nadar todo el océano para morir en la orilla». Ese dicho describe con claridad lo cerca que estuvo el «Milrayitas» de dar vuelta un marcador excesivamente adverso.

Peñarol terminó este año de irregular andar, con una caìda durísima ante uno de los equipos del momento. A pesar de haber sido el último partido del 2016, no es tiempo de relajarse, la temporada es larga y el 9 de enero ya deberán afrontar su primer compromiso del año entrante. El destino será a Río Gallegos en donde enfrentará a Hispano Americano desde las 21 en el Boxing Club.

Estudiantes, que obtuvo su quinta victoria consecutiva, tendrá su último juego ante Quilmes en el Polideportivo. «El Verde» visitará al «Tricolor» este domingo 18 a las 21.

Síntesis

Peñarol (MDP) 93: Nicolás Zurschmitten 6, Rob Reed 22, Franco Giorgetti 6, Alejandro Diez 9 y Roberto Acuña 0 (FI), Leonardo Gutiérrez 13, Juan Manuel Torres 7, Juan Pablo Figueroa 12 y Sebastián Suárez 18 – DT: Marcelo Richotti

Estudiantes (Concordia) 101: Sebastián Orresta 10, Dar Tucker 24, Federico Marín 18, Jonatan Slider 9 y Javier Justiz 6 (FI), Leandro Vildoza 9, Fernando Malara 0, Facundo Giorgi 13, Ricardo Powell 10 y Miguel Ángel Marriaga 2 – DT: Hernán Laginestra

Parciales: 10-31, 31-59 (21-28), 66-78 (35-19) y 93-101 (27-23)

Árbitros: Juan Fernández y Sergio Tarifeño

Estadio: Polideportivo «Islas Malvinas»