Otro gran triunfo de Peñarol para llegar a 10 y quedar segundo

El equipo de Leandro Ramella superó a Atenas de Córdoba en un duro partido por 86 a 79 y estiró su racha de triunfos a 10 de manera consecutiva quedando provisoriamente en el segundo puesto de la tabla de posiciones de la Liga Nacional. Tomás Monacchi fue la gran figura del juego con 16 puntos, 8 rebotes, 2 asistencias y 3 recuperos. Ahora tendrá 8 días de descanso antes de su próximo partido ante San Lorenzo en el Poli.

Al Thornton tuvo un buen partido (Foto: Demián Schleider – LNB)

Peñarol ya ha logrado llegar a una decena de triunfos consecutivos en una marca muy buena del equipo de Ramella que le permite alcanzar la segunda colocación de la Liga Nacional. Esta noche, en el Polideportivo, venció a Atenas de Córdoba por 86 a 79 para sumar un escalón más en su buen momento.

Si bien hubo distintos puntos altos en el conjunto marplatense, Tomás Monacchi tuvo un gran partido con 16 puntos, 8 rebotes, 2 asistencias y 3 recuperos; mientras que Carlos Buemo fue el máximo anotador con 18 (7 de 11 en tiros de cancha y 3 de 3 triples) y Glass aportó 17 con 11 de 14 en libres. En la visita, Latraius Mosley fue el goleador con 27 unidades.

El equipo «Milrayitas» comenzó con un destacado Tomás Monacchi que estaba muy metido y efectivo, pero de a poco, la visita tuvo un buen parcial 11-0 cerrando las opciones de su rival y con un muy buen tramo de Mosley. Pasó al frente y sacó 7 de diferencia, pero apareció Carlos Buemo con el tiro a distancia para volver a tomar las acciones del cotejo y tomar el liderazgo. Fue un gran primer cuarto donde hubo dinámica y gol por ambos lados y finalmente, los marplatenses que por momentos tuvieron dominio del juego y mejoró con el ingreso de Valinotti nuevamente, se fueron al primer descanso arriba por la mínima (22-21).

Atenas ya había tenido problemas para anotar en el cierre del cuarto anterior y siguió con los mismos problemas durante el segundo parcial. Lo que cambió fue que el dueño de casa tampoco pudo conseguir puntos para aprovechar ese momento y por eso, la paridad seguía siendo una característica común. El que se destacó allí fue Thornton que ingresó muy bien e hizo gala de su técnica para sacar diferencias en ese parejo desarrollo (anotó 10 puntos). Entre Pacheco Ortiz y Mosley sostuvieron al «Griego» cerca. Sobre la chicharra, el mismo extranjero que se destacó en el cuarto, metió un triple con tablero para el 43-38 con el que se fueron al descanso largo.

Joaquín Valinotti superando su marca (Foto: Demián Schleider – LNB)

Los dos volvieron con energía y con imprecisiones. El goleo era bajo pero Carlos Buemo cortando hacia el aro y no tanto desde su tiro a distancia, empezó a lastimar (12 puntos en el parcial) y, sumado a lo que aportaban Glass y Thornton (los únicos 3 que anotaron en el cuarto), llegó a una máxima de 13 (64-51) defendiendo duro y corriendo la cancha. Arrigoni no encontraba respuestas en la rotación y los puntos llegaban por cuentagotas generalmente de las manos de Mosley, además de sufrir el mejor momento del partido de su rival. Tampoco encestó tiros de tres en el cuarto. La diferencia fue de 10 puntos antes de ingresar al cuarto final.

Atenas comenzó con un parcial 5-0 muy rápido que lo metió definitivamente en el partido de nuevo a punto tal que quedó a un punto apenas en 3 minutos. Peñarol tenía que reaccionar, pero ofensiva tras ofensiva, no parecía cómodo en el juego. Omar Cantón empezó a marcar la diferencia en el uno contra uno de la pintura y fue la clave para un parcial 11-2. Intentó reaccionar pero los puntos de Mosley le permitieron a la visita volver a pasar al frente. Los libres se transformaron en protagonistas aunque los dos tenían una noche complicada en la línea (la visita erró 5 en el tramo final). Cada vez que tenía un momento difícil, Monacchi respondió en ese cuarto. Primero con un triple mientras se le venía Atenas y luego con un doble en el minuto final para sacar 5 y en la siguiente logró quedarse con el balón gracias a una buena defensa. Peñarol lo cerró bien y llegó a 10° triunfo consecutivo para quedar segundo en la tabla de la Liga Nacional.

Un momento soñado del que no se quiere despertar el equipo marplatense. Ahora tendrá 8 días de descanso que le vendrán bien antes de recibir a San Lorenzo, Unión de Santa Fe y Boca en el Poli.