Iván fue Terrible

Basualdo fue clave para la victoria del «Cervecero» en suplementario ante Bahía Basket por 87 a 86. El equipo de Bianchelli sigue sosteniendo su invicto en el Polideportivo «Islas Malvinas» dentro del Súper 20. Iván aportó 16 puntos y 9 rebotes mientras que Santiago Vaulet con 25 unidades fue el goleador de la visita.

A - Quilmes - Bah_a Basket 14
A - Quilmes - Bah_a Basket 13
A - Quilmes - Bah_a Basket 12
A - Quilmes - Bah_a Basket 11
A - Quilmes - Bah_a Basket 10
A - Quilmes - Bah_a Basket 09
A - Quilmes - Bah_a Basket 08
A - Quilmes - Bah_a Basket 01
A - Quilmes - Bah_a Basket 02
A - Quilmes - Bah_a Basket 03
A - Quilmes - Bah_a Basket 04
A - Quilmes - Bah_a Basket 05
A - Quilmes - Bah_a Basket 06
A - Quilmes - Bah_a Basket 07
previous arrow
next arrow

Por Jordan Pérez Urrutia (@JordanPerezU)
Fotos: Carlos De Vita

Tras un tiempo suplementario, Quilmes superó por 87 a 86 a Weber Bahía Basket en la penúltima fecha de este Súper 20. La figura del “Cervecero” fue un potente Iván Basualdo, quien aportó 16 puntos, nueve recobres, cinco bloqueos y dos asistencias. Los dirigidos por Javier Bianchelli deberán ganar el clásico de este lunes a las 21 para acceder directamente a los playoffs de la competencia.

El juego comenzó con mucha velocidad y ataques de rápida transición, aspectos en los que ambos equipos se destacan. “Ricky” Sánchez e Iván Basualdo se llevaron todos los aplausos gracias a su explosivo arranque defensivo, que incluyó cuatro tapas y un gran marcaje sobre Anthony Johnson y cualquier jugador de Bahía que intentara algo en la pintura. A ellos se sumó el resto del plantel por lo que con tres minutos por jugar en el período, los de Bianchelli plasmaron un 17 a 5. El “Tricolor” hizo un primer parcial casi perfecto: Sólo le permitió 11 puntos al equipo más goleador del Súper 20 y convirtió 24 a su favor gracias a sus excelentes ofensivas y cuatro triples certeros.

El inicio de la segunda mitad tuvo a un Quilmes algo irregular y errático en ataque, pero siguió aplicando su característica defensa férrea por lo que el equipo de Sebastián Ginóbili no pudo acortar el margen. Esa fue la tónica de casi todo el cuarto, las defensas se impusieron a las ofensivas pero con el “Cervecero” siempre al mando y con la situación bajo control. La diferencia incluso llegó a ser de 17 puntos a pesar de que el parcial fue muy parejo (14-13) y finalmente el local se fue al entretiempo ganando por 38 a 24.

En cuatro minutos del tercer cuarto, los visitantes acortaron el déficit a sólo tres tantos debido a que aprovecharon las reiteradas pérdidas y fallos del “Tricolor” (generaron un parcial de 15-7). Sin Johnson en cancha, Bahía tuvo sus mejores rendimientos ya que otros jugadores tomaron la batuta en ofensiva ante un Quilmes muy distante al visto en la primera mitad. Aquella intensidad defensiva disminuyó considerablemente, quizá por la presencia entendible del cansancio. Poco a poco los de Ginóbili se fueron acomodando en el partido pero los de Bianchelli “sobrevivieron” a ese primer gran intento de remontada (58-52).

En el cuarto período, Quilmes volvió a sentirse cómodo en defensa cuando Johnson volvió al campo de juego: La presencia del pívot foráneo fue una constante invitación a jugar al poste, zona muy bien defendida por Basualdo. El pívot “Tricolor” además pudo ser importante en ataque, anotando ante el jugador de turno para que su equipo siga manteniendo acotados márgenes. Cada vez que la visita se acercó, Eric Flor y compañía se volvieron a distanciar, en lo que fue un intercambio constante de canastas. Con 23 segundos, sólo los separaron tres puntos y finalmente empataron el tiempo regular en 79.

El alargue tuvo a los bahienses en la delantera rápidamente, pero Basualdo volvió a poner a Quilmes al frente gracias a un doble y falta. Las ventajas se mantuvieron a una posesión de distancia en todo momento, por lo que la tensión incrementó considerablemente sobre el cierre del tiempo suplementario pero , a fin de cuentas, el “Cervecero” se llevó por la mínima un partidazo.

El clásico frente a Peñarol será el próximo partido para un “Cervecero” que llegará entonado y en un gran momento, tanto en la Liga Sudamericana de Clubes (accedió a semifinales) como en el grupo D de este Súper 20 (se ubica primero junto a Bahía 4-3). Este choque entre equipos marplatenses del lunes a las 21 significará además el cierre de la fase de grupos de la Súper 20.

Síntesis

Quilmes (MDP) 87 (79): Nicolás Ferreyra 21, Eric Flor 13, Enzo Ruiz 8, Ricardo Sánchez 7 e Iván Basualdo 16 (FI), Emiliano Basabe 16, Omar Cantón 1, Bruno Sansimoni 5 – DT: Javier Bianchelli

Bahía Basket 86 (79): Luciano Parodi 16, Máximo Fjellerup 13, José Materan 0, Gonzalo Fernández 0 y Anthony Johnson 3 (FI), Hernán Jasen 10, Facundo Corvalán 5, Gerson 3, Santiago Vaulet 25, Daniel Bordignon 11 – DT: Sebastián Ginóbili

Parciales: 24-11, 38-24 (14-13), 58-52 (20-28), 79-79 (21-27) y 87-86 (8-7)

Árbitros: Daniel Rodrigo, Silvio Guzmán y Gonzalo Delsart

Estadio: Polideportivo «Islas Malvinas» de Mar del Plata