Peñarol ganó el clásico de #LDD

El equipo «milrayitas» superó a Quilmes por 80 a 76 en el partido de Liga de Desarrollo disputado esta noche en el MicroEstadio «Domingo Robles». Tomás Monacchi con 17 puntos fue el goleador del equipo ganador y Juan Esteban de la Fuente del partido con 19.

Nicolás Franco con el balón. (Foto: Evelin Jerez- Prensa Peñarol)

Peñarol cosechó su sexta victoria en igual cantidad de partidos jugados con un trabajado triunfo sobre Quilmes por 80-76, en un partido parejo disputado en el colmado microestadio Domingo Robles. Con el festejo, los «Milrayitas» mantienen el invicto y la punta en la Conferencia Sur de la Liga de Desarrollo. Fue el primer clásico de la historia en el certamen. Los orientados por Santiago Belza no estuvieron certeros desde lejos como en otras noches y solamente encestaron 9 de los 37 triples lanzados.

Con una buena defensa y los ataques rápidos, Quilmes sorprendió de movida y se alejó 6 a 0. El «Cervecero» jugó mejor el primer cuarto, sobre todo por lo hecho en su aro para poder controlar a un equipo de alto poder anotador como Peñarol. A diferencia de otros partidos, a los locales les costó encontrar efectividad desde larga distancia, más allá de que hubo dos aciertos de Lucas Gorosterrazú. De ganar 12-8, los de Santiago Belza pasaron a perder 25-21 al sonar la chicharra final.

El segundo segmento lo ganó Peñarol 19 a 16, por eso pudo cerrarlo abajo por la mínima (41-40). La rotación le dio resultas y tanto Facundo Bullano como Pedro Garma aportaron. Los «Milrayitas» caían 30-28 pero pasaron a ganar 33-28 con el protagonismo de Jerónimo Barón en la ofensiva. De todas maneras, el «Cervecero» encontró respuestas en la doble base con Darío Skydelski y Fermín González para volver a comandar aunque siempre en un marco de paridad.

Con un doble de Tomás Monacchi, Peñarol tomó las riendas del resultado 42-41. Después, «Tomy» clavó un triple para corregir el rumbo de su equipo (45-43) y luego llegó otro de Joaquín Valinotti para darle cinco de renta al local (48-43). De todas maneras, el visitante metió un 5-0 para volver a emparejar todo. En un marco de paridad, el escolta marplatense se destacó en un equipo que nunca estuvo cómodo y que sufrió la baja de Juan Martín Fernández por lesión, y debió cuidar a Gorosterrazú por acumulación de faltas. Al sonar la chicharra, los locales estaban al frente 58-56.

Las responsabilidades ofensivas de Peñarol en el último cuarto fueron tomadas en su mayoría por Jerónimo Barón. Del otro lado, el que mantuvo a Quilmes cerca fue Bruno Provenzano. En los locales costó mucho encontrar efectividad desde larga distancia y el ataque entonces no brilló como en otras noches. De todas maneras, los «Milrayitas» se sostuvieron con buena gestión defensiva. Por eso, al entrar a los últimos tres minutos quedaron al frente 69-65 con un triple de Valinotti fundamental. Después, se alejó 72 a 66 coronando una ofensiva sucia con un triple de Monacchi, clave en el segundo tiempo.

Con la máxima de 7 (75-68), parecía que Peñarol lo quebraba, pero Quilmes metió un 4-0 y se arrimó. De todas maneras, Nicolás Franco, a falta de 40 segundos, metió un triple clave. Después, cuando el «Cervecero» tenía una mínima esperanza de remontar, Monacchi saltó alto y cacheteó un rebote ofensivo para que luego Valinotti liquidara la historia desde la línea de libres.

Síntesis

PEÑAROL 80: Juan Ignacio Marcos 11, Lucas Gorosterrazú (X) 7, Tomás Monacchi 17, Juan Martín Fernández 2 y Nicolás Franco 10 (FI). Joaquín Valinotti 13, Jerónimo Barón 14, Pedro Garma 2, Facundo Bullano 4, Bernardo Cimino 0 y Francisco Gutiérrez 0. Entrenador: Santiago Belza.

QUILMES 76: Darío Skydelski 11, Bruno Provenzano 17, Juan De la Fuente 19, Franco Gobbo 9 y Tomás Reimundo (X) 6 (FI). Lucas Ecker 2, Francisco Arraiz 3, Joaquín Echagüe 0, Fermín González (X) 7 y Agustín Ecker 2. Entrenador: Guido Lombardi.

Parciales: 21-25; 40-41 y 58-56.

Árbitros: Franco Arto y Maximiliano Hernández.

Estadio: Domingo Robles.