Ni el puntero pudo detener a Peñarol

El «Milrayitas» venció a Quimsa de Santiago del Estero por 91 a 90 y cerró el año con un gran triunfo en el Polideportivo «Islas Malvinas». Buenas actuaciones de Buemo en el primer tiempo y luego aparecieron Valinotti, Lockett, Glass y Sansimoni para quedarse con la quinta victoria consecutiva.

Joaquín Valinotti fue clave en el cierre del partido (Foto: Demian Schleider – LNB)

Peñarol está disfrutando de su gran momento. Esta noche, en el Polideportivo «Islas Malvinas» le ganó al puntero de la Liga Nacional, Quimsa de Santiago del Estero, por 91 a 90 para cerrar el 2021 con una racha de cinco victorias al hilo que los deja con un muy buen récord 8-5 que los deja en la parte superior de la tabla de posiciones.

A pesar de no tener a Federico Marín y Al Thornton, hubo actuaciones superlativas de distintos jugadores, cada uno con su momento. Primero fue Carlos Buemo que anotó sus 20 puntos en el primer tiempo, luego apareció Sansimoni que terminó con 19, Tevin Glass que anotó 17 y además tomó 10 rebotes, Phillip Lockett que tuvo 13 unidades y 6 asistencias y Joaquín Valinotti que fue clave en el tramo final del partido. El base anotó 15 puntos. En la visita, Franco Baralle y Eric Anderson Jr. con 20 cada uno, fueron los jugadores destacados.

Si hay algo que no iba a faltar desde la primera posesión era la dinámica. Los dos apostaban a correr y defender duro, pero la primera gran diferencia la marcó la visita con la efectividad en el tiro a distancia donde Cosolito metió los primeros tres intentos que tuvo mientras que el local estaba 0 de 4. Llegó a sacar 7 como máxima pero apareció la efectividad a distancia de Buemo con tres conversiones consecutivas (11 puntos en el parcial) y Sansimoni que también tuvo la suya para empatar el marcador. Fue un gran cierre del equipo «milrayitas» maniatando a su rival y llevándose una renta de 3 minutos.

Carlos Buemo era el hombre del partido hasta el momento porque pudo extender su buen momento frente al aro pero con otros rendimientos muy buenos como el de Tevin Glass. Sin embargo, el puntero de la Liga Nacional no bajaba su intensidad fruto de un equipo largo, con buenos jugadores y una puntería muy efectiva para seguir peleando el partido pelota a pelota. El ritmo fue otro y la efectividad también durante el segundo cuarto. Ahí sacó ventajas el equipo santiagueño porque excepto el gran primer tiempo de Buemo (20 ptos) no encontró otras vías de gol y perdió el parcial 15-9 con sólo 2 puntos en los últimos 5 minutos del parcial. Así se fue al descanso ganando la visita por 41 a 38.

Carlos Buemo fue el máximo goleador en el primer tiempo con 20 (Foto: Demián Schleider – LNB)

Después de un mejor inicio de la «Fusión», los marplatenses empezaron a encontrar una nueva vía de gol que era Bruno Sansimoni. El base generó mucho del buen juego de su equipo y además, los puntos (10 en el parcial) para mantenerse intercambiando la delantera del partido entre ambos equipos. La aparición de Evans en la pintura fue importante para los de Sebastián González más el trabajo por goteo que hace cerca de la pintura Eric Anderson. Si bien se volvió a escapar a 7 con una buena tarea de Iván Gramajo, Valinotti tomó la responsabilidad de ser el jugador del momento y acompañado por el sólido y completo trabajo de Lockett. Fue justamente Joaquín quien metió un enorme doble ante la marca de Anderson para igualar en 68 el juego.

Con una mediacancha integrada por Valinotti-Cabrera-Gorosterrazú; la defensa le estaba dando muy buenos dividendos a los de Mar del Plata y en el medio, le cobraron dos técnicos (a Carabalí y al DT González), situaciones que le daban una ventaja. Así Peñarol construyó su máxima diferencia de 7 mientras Quimsa buscaba el tiro de 3 puntos que había perdido sin éxito (convirtió 7 en el primer tiempo y 2 hasta la mitad del último cuarto). La rendidora doble base de Valinotti con Sansimoni le seguía dando ventajas en el ataque y hasta con definiciones de lujo, pero antes siempre con una fuerte defensa. La intensidad en el aro propio para luchar cada pelota generaba lanzamientos muy incómodos y forzados. Después de errar 10 triples seguidos, Cosolito encestó para ponerse a una posesión y seguía en partido. En ese momento clave apareció primero Valinotti, luego Monacchi con una buena defensa y Glass para una volcada a una mano que parecían cerrar la noche. La lucha final fue con los libres y la efectividad, fue para el infarto porque Valinotti erró los últimos dos y respondió Baralle con un triple que no ingresó.

Ganó Peñarol su quinto partido consecutivo, anotando 91 puntos aún sin Marín y Thornton para darle un importantísimo triunfo que le permite cerrar el año en un gran momento. Ahora vendrá un parate, pero con mucha felicidad para sus hinchas ilusionados con lo que podrá suceder en el 2022.