«Vamos a querer la medalla a como dé lugar»

Así lo indicó en la Conferencia brindada esta tarde Sergio Santos Hernández, entrenador de la Selección Argentina de Básquet que el próximo 5 de de julio jugará en el Polideportivo ante Uruguay un amistoso de preparación para los Juegos Panamericanos y el Pre-Olímpico. «En este equipo hay jugadores que nunca han jugado juntos en su vida dentro de la Selección», destacó. Se confirmó que habrá un homenaje a Leonardo Gutiérrez.

La mesa de presentación de la Conferencia esta tarde.

La mesa de presentación de la Conferencia esta tarde.

Se presentó esta tarde en la sede de Turismo Mar del Plata el partido amistoso que jugará la Selección Argentina de Básquet en la ciudad teniendo como escenario el Polideportivo «Islas Malvinas» y como rival a Uruguay, el próximo 5 de julio.

En la presentación estuvieron Horacio Taccone, director de Deporte Mar del Plata, el alero marplatense Marcos Mata y el entrenador, Sergio Santos Hernández. Justamente éste ultimo fue el que más habló sobre distintos puntos de la conformación del equipo.

Uno de los primeros temas que tocó fueron los invitados que tendrá el plantel para sumar experiencia en la preparación argentina: Tomás Zanzottera, Ignacio Alessio, Franco Balbi, Iván Basualdo, Roberto Acuña y Andrés Landoni. «Son invitados, se tuvo en cuenta su juventud, su proyección y las necesidades que tiene la Selección para entrenarse», destacó «Oveja».

Está claro que todavía no se sabe con que vendrá el equipo «charrúa» para el partido en el Polideportivo: «no se con que vendrá Uruguay, pero llevará un equipazo al Pre-Olímpico. Encima tienen un buen entrenador argentino como Capelli más sus características competitivas donde parece que los tenés ahí y nunca lo podés cerrar. Que vengan con poco que es nuestro mejor partido», bromeó el DT.

Como siempre, no dejó tema de lado Hernández y opinó sobre las principales diferencias respecto del ciclo anterior en el cuál contaba con un equipo que venía en una curva ascendente, pero venía de ganar cosas muy importantes: «lo compararía con el inicio en 2005, tenía la Generación Dorada a pleno. Si te ponés a pensar hoy lo que vivió Argentina en aquél momento, es una locura todo lo que se hizo. Uno en ese momento lo tomaba como normal. Era un equipo con los 12 jugadores en Europa, excepto Leonardo Gutiérrez, tenían 10 años de Selección juntos, era un equipo que jugaba casi de memoria», recordó.

Comparándolo directamente con lo que sucede en el plantel actual, opinó que «hay jugadores que nunca han jugado juntos en su vida dentro de la Selección. No es sólo la diferencia entre un jugador y el otro, sino entre la cantidad de partidos que llevaban jugados aquellos jugadores con el equipo que tenemos hoy. Hace falta comenzar un proceso donde ojalá los Campazzo, Laprovittola, Vildoza, Mata, Deck, Delía y todos ellos, puedan jugar 7 años juntos y conformar un grupo como el que teníamos en aquél momento. También hay diferencia de roce internacional».

El primer compromiso importante serán los Juegos Panamericanos donde tratará de encontrar una química de equipo y un estilo de juego definido, casi como se tratara de un banco de pruebas natural en el inicio de este ciclo: «respecto al Panamericano, nunca lo tomaré como base de prueba porque es una cuestión lógica que será así, no necesito ponerlo como objetivo. Un equipo argentino que no vaya a competir por algo importante, no lo creo. Vamos a querer una medalla a como dé lugar. Los jugadores argentinos tienen calidad y saben jugar en conjunto», afirmó.

Sergio Hernández también habló sobre la confirmación del homenaje que se le brindará a Leonardo Gutiérrez en la misma noche del partido amistoso, teniendo como marco el Polideportivo «Islas Malvinas» y señaló que «yo no me lo perdería, sea del equipo que sea». Además, advirtió que «por ahí se me escapa alguna lágrima pero tendré que secarmela y jugar el partido. Leo fue un líder absoluto del equipo, aún jugando 3 minutos por partido. Cuando hablaba él, no volaba una mosca», ejemplificó.

Todo está dado para vivir una fiesta con condimentos especiales. Desde ahora, las horas pasarán rápidamente con la ilusión de ver a esta nueva generación del básquet argentino comenzar un camino que tiene un enorme potencial por delante.