Ocho voces «milrayitas»

Dentro del plantel campeón de la Selección Mayor de Básquet Femenino de Mar del Plata, había ocho jugadoras de Peñarol que hablaron luego de la consagración en la cancha del propio equipo «milrayitas».

Las ocho jugadoras de Peñarol que representaron a la ciudad en la Selección de Mar del Plata.

Las ocho jugadoras de Peñarol que representaron a la ciudad en la Selección de Mar del Plata.

Muriel Sauan, Tamara Dell Olio, Sofía Belilla, Valeria de Cabo, Julieta Arrozeres, Micaela Barriga Naón y Rocío Bereilh formaron parte de la Selección de Mar del Plata que venció a Tres Arroyos, Junín y La Plata para dar la vuelta olímpica en el Provincial de Mayores de Básquetbol. Las jugadoras de Peñarol, una vez concretado el logro, hablaron sobre el rendimiento del equipo y el individual.

Muriel Sauan, importante con su goleo en el choque decisivo, destacó: “cada partido lo jugamos como una final, sin guardarnos nada. Nuestro ataque se construye a partir del sacrificio en la defensa”, destacó la base y capitana. Sobre ese rol, la ex selección argentina dijo: “la capitana es Cele (Selent). Creo que le cuidé bien el lugar en el Provincial. Siento mucho orgullo. Ser parte de este proceso me llena de satisfacción”.

Tamara Dell Olio, por su parte, destacó: “logramos algo increíble, Martín (Furfuro) nos marcó bien el camino para lograr nuestro objetivo y lo supimos llevar a cabo”. Además, la pivote titular de “La Roja” analizó: “en lo personal estoy súper contenta. Logramos demostrar que el básquet femenino existe, que hay grandes jugadoras y que llegamos para quedarnos, ojalá se sigan sumando chicas y los clubes les den lugar para seguir creciendo día a día”.

Sofía Belilla, otra de las representantes del “Milrayitas” en este combinado de la Asociación Marplatense de Básquet, sostuvo: “estoy muy contenta por el logro obtenido, porque lo merecíamos, porque hicimos un sacrificio enorme todas. Le pusimos muchas ganas y mucha dedicación y es muy lindo que todo esto tenga su recompensa. Se armó un equipo muy lindo y es una sensación hermosa festejar al lado de estas chicas que dejan todo dentro de la cancha”.

Valeria de Cabo, importante a la hora de la defensa aunque también colaboró con puntos importantes, declaró: “con esfuerzo y jugando en equipo se dan las cosas. Estamos en un plantel muy joven y tenemos tiene mucho tiempo más para estar juntas todavía. Fue uno de los grupos donde más cómoda jugué”.

Julieta Arrozeres, por su parte, comentó que “siempre son lindos estos torneos, y más aún cuando logras cumplir los objetivos propuestos. Venimos entrenando hace mucho, puliendo a full tanto la defensa como el ataque. Tratando de aportar cada uno lo suyo, e ir complementándonos y uniendo todas esas partes para poder funcionar como un equipo. Intentando mejorar cada detalle para que todo salga de la mejor manera posible”.

Luego, la alera del “Milrayitas” agregó: “formamos un lindo grupo, dónde cada uno entendió el rol que cumplía, lo cual genera un ambiente más cálido donde es más fácil trabajar. Más allá de que, como siempre, hay cosas por mejorar, ahora es momento de disfrutar esta etapa y este gran logro, para después depositar todas las energías en lo que viene”.

Carolina Maiques no quedó conforme con su rendimiento individual pero obviamente, puso un escalón por encima el logro grupal. “En lo personal, traté de poner todo pero esta vez no se dio. No me gusta jugar una final desde el banco, pero cuando la estás pateando es mejor dejarle el lugar a la que está haciendo las cosas bien”, reconoció la ex Centro Galicia. “El título me puso muy contenta. Somos un equipo muy compañero, nos apoyamos todas, una a la otra. Más allá de que hay chicas de Quilmes, de Buenos Aires y de Necochea, eso no fue un impedimento. Supimos llevarnos bien dentro y fuera de la cancha. El objetivo de todas era quedarnos con el Provincial y así lo hicimos”.

Micaela Barriga Naón, una pieza importante en el cotejo decisivo contra La Plata, se refirió a lo duro de ese choque. “Sabíamos que iba a ser parejo, que nos íbamos a tener que esforzar y defender hasta la última pelota”, destacó la base quien tuvo una actuación defensiva determinante en la acción final, “ensuciando” el traslado de una rival, con el equipo ganando por un doble. “Estamos muy contentas del objetivo logrado, y ahora vamos por más”, cerró.

Rocío Bereilh, la más pequeña del plantel, reconoció: “me siento feliz. Con este equipo no solamente crecí en lo deportivo, también me ayudaron en lo personal. En cuanto al juego quedamos muy conformes con lo que hicimos, aunque creo que algo que deberíamos corregir es la concentración y bajar el nivel de frustración que genera errar un tiro o perder una pelota”.