El primero, en manos de Peñarol

Peñarol ganó merecidamente el primer clásico de la temporada y el primer partido de la Liga Nacional ante Quilmes por 77 a 61 con Alejandro Diez como goleador con 15. En Quilmes, a pesar de sus intermitencias, se destacaron Durley y Gallizzi con 10 cada uno.

Leo Gutiérrez apareció en momentos importantes. (Foto: Carlos De Vita)

Leo Gutiérrez apareció en momentos importantes. (Foto: Carlos De Vita)

Por Rodrigo Divito
@rodrigodivito

Comenzó la Liga Nacional para los equipos de Mar del Plata con un clásico trabado, con mucho sacrificio y por momentos buen básquet. Terminó a favor de Peñarol por 77 a 61 ante Quilmes en el Polideportivo «Islas Malvinas».

El conjunto ganador tuvo puntos en muchas manos pero se destacó Alejandro Diez con 15 junto con Leonardo Gutiérrez y Franco Giorgetti que anotaron 13 cada uno. En el equipo de Ramella, terminaron Jonathan Durley y Tayavek Gallizzi con 10 cada uno.

La falta de básquet se empezó a notar en los primeros minutos del partido donde los tiros no eran certeros. En Peñarol, el juego lo absorbía plenamente Baxter tirando en todas las ofensivas del conjunto visitante esta noche, mientras que Quilmes, después de fallar varios lanzamientos, encontró puntos cerca del aro con sus internos. A pesar de la diferencia inicial, en la rotación el “milrayitas” encontró un equipo muy intenso defensivamente con Figueroa y Massarelli en primera línea y Diez con Acuña en la pintura, más Giorgetti. El local no tenía tanto espacio y sufría el atrape a Cequeira en el traslado. Con dos ataques imprecisos se terminó el parcial inicial con una mínima diferencia.

Fuerte defensivamente, el equipo de Sergio Hernández tuvo una corrida 7-0 que lo dejó arriba en el marcador con 5 puntos de Leo Gutiérrez y una volcada de Baxter que obligó a pedir tiempo muerto a Ramella. Con el correr de los minutos, Peñarol encontraba consistencia y Quilmes la perdía. Así el “milrayitas” sacó 19 de máxima (con un buen trabajo de Alejandro Diez, 7 en ese parcial) no sólo porque su rival no defendía con intensidad y le costaba atacar, sino porque tenía también una gran falencia con los libres (4 de 10) y en el tiro de tres (2 de 12). Con una ráfaga de Vildoza en el final, la distancia entre ambos al entretiempo fue de 14.

De vuelta en el campo, Baxley anotó un triple que parecía revivir a Quilmes, pero no fue así. Los dirigidos por Hernández volvieron a cerrar los caminos ofensivos de su rival para sacar 20 puntos. Con Maciel como estandarte y Vildoza manejando el juego, los de Ramella se acercaron a 11 y el entrenador comprendía que era el momento para volver al partido. Durley mostró en este tramo un poco de su repertorio en los dos aros como un interno con tiro a distancia pero que puede colaborar en defensa, aunque tomó decisiones demasiado apresuradas. Recién en este tramo volvió Okosa al partido después de salir en el primer cuarto, porque Peñarol necesitaba ganar el rebote que había perdido. Quilmes hizo su negocio y entró al último parcial perdiendo por 7.

El conjunto de Garay y Santiago del Estero recuperó dos balones rápidamente en el último cuarto para sacar 11 de nuevo y el «cervecero» respondió con la doble base de Vildoza-Cequeira. En los momentos importantes del juego, se volvió fundamental Calvi para el «tricolor» en lo que puede ser un síntoma para toda la temporada. Para el desenlace del partido, Peñarol estaba mejor porque tenía con la ventaja y tenía que aprovechar la necesidad de su rival para robar y correr la cancha. El tiro a distancia también le sirvió para quebrar el partido y el juego de pases fue muy efectivo. A dos minutos del final, el desarrollo había llevado a sacar 21 de ventaja para Peñarol y la suerte estaba sentenciada.

El «milrayitas» cerró el juego con el debut de Pablo Valentinuzzi y Vittorio Fazzini mostrando solvencia en momentos claves y un juego más sólido a pesar de la falta de juego. Quilmes, con intermitencias, mostró buenos tramos, pero defensivamente no pudo frenar las variables de Peñarol que se pasó más el balón y eso fue clave. La Liga empezó y el primer clásico de la temporada fue para el equipo de Sergio Hernández.

Síntesis

Quilmes (MDP) 61: Luis Cequeira 4, Walter Baxley 9, Maximiliano Maciel 7, Jonathan Durley 10 y Diego Romero 4 (FI), Tayavek Gallizzi 10, Fernando Calvi 6, Luca Vildoza 7, Bruno Sansimoni 3, Alejandro Spalla 1 – DT: Leandro Ramella

Peñarol (MDP) 77: Juan Pablo Figueroa 6, Franco Giorgetti 13, Jimmy Baxter 11, Leonardo Gutiérrez 13 y Reggie Okosa 0 (FI), Luciano Massarelli 7, Alejandro Diez 15, Roberto Acuña 0, Fabián Sahdi 9, Nicolás Brussino 3, Vittorio Fazzini 0 y Pablo Valentinuzzi 0 – DT: Sergio Hernández

Parciales: 13-12, 26-40 (13-28), 47-54 (21-14) y 61-77 (14-23)
Árbitros: Diego Rougier y Pablo Estévez
Estadio: Polideportivo “Islas Malvinas” de Mar del Plata

SONIDO INSUFICIENTE

La fiesta estaba dispuesta a las 21.05 para iniciar la Liga Nacional con el esplendor que siempre propone el clásico. Sin embargo, el insuficiente sonido no hizo lucir la presentación de los equipos, apenas se pudo oir el reconocimiento a los integrantes del Seleccionado Nacional y es un punto para mejorar porque beneficia al show que representa el mejor clásico de la Liga.

TRIBUTO A LA SELECCIÓN ARGENTINA

Antes del inicio del partido, Néstor Gambini invitó al centro del Polideportivo a Sergio Hernández, Nicolás Brussino, Tayavek Gallizzi y Luca Vildoza para que sean aplaudidos por todo el estadio como parte de la gesta de la Selección Argentina. Más allá de que Luca se perdió el Pre-Olímpico por lesión también es considerado parte del proceso. Podría haber estado también Franco Giorgetti que también fue desafectado del proceso de los Panamericanos por lesión pero será pieza de la Selección Nacional.