Leo Gutiérrez: «Es momento de decir basta a este deporte»

Leonardo Gutiérrez realizó esta tarde su conferencia de prensa donde anunció oficialmente su retiro de la Liga Nacional. El histórico jugador con más presencias y más títulos en la competencia, tendrá su partido despedida el 29 de julio en el Polideportivo «Islas Malvinas».

Leonardo Gutiérrez en la conferencia que brindó esta tarde. (Foto: Twitter Bernardo Rolón)

Emoción es la palabra que mejor describe la conferencia de prensa donde Leonardo Gutiérrez anunció esta tarde que deja la práctica activa del básquetbol profesional. Fue en el Micro Estadio «Domingo Robles», rodeado de la gente de Peñarol, esa misma que no sólo le permitió seguir sumando títulos en la Liga Nacional, sino que le abrió las puertas para que sea su leyenda aún más grande.

Con nervios que se denotaban en su voz y en sus expresiones físicas, el «olímpico» se sentó sólo en el centro de la mesa después de un video que repasó su exitosa carrera deportiva y comenzó con sus palabras de despedida: «es momento de decir basta a este deporte que me ha dado tanto», dijo anunciando lo que todos esperaban.

Luego fue el momento de la familia, puntales principales para la gran historia que ha generado en la Liga Nacional: «todo lo que hice, hasta acá empujado por ellos, lo hice por mis hijos. Le agradezco a mi mujer por acompañarme». La lista prosiguió con su suegra «por estar siempre» y era el momento de destacar a los que también deportivamente forjaron su carrera.

Empezó por sus inicios: «quiero agradecer a San Martín de Marcos Juárez donde empecé a los 6 años, fueron los que me criaron y me ayudaron hasta el día de hoy». Su paso a la Liga Nacional también fue un paso importante: «también quiero agradecer a Olimpia porque me ha llevado a la Liga y me hicieron debutar. Me enseñaron un deporte distinto al que venía jugando hasta entonces», recordó.

Llegar a Atenas de Córdoba fue otro paso fundamental y otro de los éxitos de su carrera: «me enseño muchas cosas y me abrió las puertas de la Selección Nacional. Me hizo parte de la historia grande que tiene», definió. Además tuvo compañeros que lo marcaron: «de Marcelo Milanesio y el Pichi Campana aprendí a ganar y querer siempre más», indicó sobre una de sus principales características como jugador: su insaciable hambre de títulos.

Después de un pequeño paso sin suerte por Europa volvió a otro de los equipos grandes de la Liga Nacional de la mano de Fabián Borro: «Obras después me trajo de nuevo a la Liga, confiaron en mí y les agradezco eternamente». De ahí pasó a otro club que lo tuvo como campéon y además, jugando a niveles de excelencia: «el paso por Ben Hur fueron dos años maravillosos donde jugamos muy bien al básquet. Hice muchos amigos ahí».

Leo recordó su pasó por Boca donde enfrentó a Peñarol en las finales que disputó e incluso fue clave en la que ganó el «Xeneize» y resultó determinante para pasar al «milrayitas»: «En Boca estuve 2 años, club del que soy hincha. Ahí los sufrí a los hinchas de Peñarol, ya nos estabamos conociendo», dijo entre risas.

Gutiérrez confesó que no estaba en sus planes venir ir al club de Garay y Santiago del Estero: «Peñarol es el lugar menos pensado donde jugué. Aprendí a amar y respetar estos colores», agregó.

Hoy sabe que hizo lo correcto y lo reafirmó con sus palabras: «Mar del Plata es la ciudad que elegimos con mi familia para vivir y Peñarol el club que elegí para retirarme. Seré parte de este club el resto de mi vida».

Con las constantes interrupciones de los hinchas que lo aplaudían ante cada frase, no dejó pasar la oportunidad para agradecerle a un presidente que supo sacar lo mejor de él: «Domingo Robles es un padre, un amigo, un confidente. Me ha dejado trabajar y le estoy eternamente agradecido», dijo antes de fundirse ambos en un abrazo.

La despedida ya empezó, pero tendrá su punto final el 29 de julio, la fecha elegida para que Leo Gutiérrez tenga su despedida oficial y como no podía ser de otra manera, será en el Polideportivo «Islas Malvinas». De a poco se irán conociendo más detalles, pero está en marcha el tramo final de la historia de este gigante del básquet nacional, la historia viva y activa aún de la Liga Nacional. Un enorme jugador, admirado y respetado en todas las canchas, un campeón olímpico, un «grande»…Leo.