Sebastián Morales: «Me duele terminar la temporada así»

El ala-pivot de Quilmes habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) luego del desgarro en el gemelo que lo dejó fuera de la serie de permanencia: «sabemos lo que nos jugamos el sábado, es de vida o muerte para nosotros».

(Foto: Carlos De Vita)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Quilmes está a unas pocas horas de un partido determinante para su futuro. Este sábado desde las 21 se jugará el tercer juego de la serie de permanencia ante Atenas de Córdoba donde ya no tiene margen de error y debe ganar para no descender.

En ese contexto, recibió la mala noticia del desgarro de Sebastián Morales que se perderá los restantes partidos del playoff. En Marca Deportiva Radio (FM 99.9) el ala pivot comenzó que «al principio me asusté un poco porque estaba sólo, cargué un rebote y sentí que me había pegado algo. Primero pensé que era el tendón de aquiles y al pisar me di cuenta que era el gemelo».

No es la manera más grata de finalizar un año deportivo que, además era su primera experiencia en la Liga Nacional: «es una frustración terminar la temporada así, por la situación en la que estamos y porque todos queremos sumar. Que se termine así, me duele un poco».

Los dos partidos en Córdoba tuvieron diferentes desarrollos, pero el mismo final para el equipo «cervecero». «El primero no lo pudimos cerrar, como nos pasó todo el año. No se si por cansancio o porqué, pero se nos costó cerrarlo. Nos pasó lo mismo en el último partido. Están teniendo dos puntos fuertes que son Romano y Moore y estamos tratando de contrarrestarlo», dijo Morales.

A pesar de la lesión estuvo junto a sus compañeros esta semana y saben que hay mucho en juego el próximo sábado: «todos sabemos lo que se juega y lo veo bien. Sabíamos cuando empezó el playout que no teníamos la localía pero lo único que quedar es trabajar para jugar el sábado en una cancha. Es vida o muerte para nosotros».

También se refirió al cambio de escenario y las ventajas o desventajas que puede tener la presentación en Once Unidos que cambia la cancha después de la temporada completa en el Polideportivo: «es bastante personal, a algunos los puede afectar. En este caso es para mejor porque se va a sentir más la gente. Nosotros durante todo el año vamos alternando canchas de entrenamiento y algunas veces fuimos a Once Unidos», comentó.

Pelear por mantenerse en la categoría no es algo sencillo y era algo que se podía prever en el «cervecero» para esta temporada: «sabíamos de entrada que podíamos estar en esta situación, no es fácil porque siempre estas dependiendo de un partido ajeno. Se nos escaparon muchos partidos a lo último y si los hubiéramos cerrado mejor, hoy estaríamos en una situación muy distinta», finalizó.