Agónico y vital triunfo de Quilmes ante Rocamora

En un partido marcado por las rachas para uno y otro, Agustín Jara con un triple a 1 segundo del final, Quilmes venció a Rocamora por 77 a 76 y alcanzó un triunfo clave en el inicio de la seguidilla de cuatro juegos como local. El goleador fue nuevamente Alex Negrete con 19 pero el máximo anotador del juego fue Justo Catalín con 32. El domingo jugará ante Parque Sur.

Agustín Jara ejecutando el triple (Foto: Prensa Quilmes)

Quilmes necesitaba ganar el primero de los cuatro partidos como local que afronta en marzo, para empezar a subir en la tabla, pero también porque enfrenta a rivales directos. En un partido muy cerrado, Agustín Jara anotó un triple sobre la chicharra para darle la victoria a su equipo ante Rocamora por 77 a 76.

Más allá de la canasta del triunfo de Jara que terminó con 13 puntos, el máximo anotador fue Alex Negrete con 19 agregandole 5 rebotes a su producción. Buenos aportes ingresando desde la banca de Skidelsky y González. En la visita, Justo Catalin fue el más destacado con 32 puntos (5 de 8 triples).

El «cervecero» comenzó enfocado en lo que tenía que hacer y marcó un parcial 11-0 para obligar a la visita a pedir un minuto para que no se escapara demasiado desde el amanecer del partido. Una vez más fue Negrete con 7 unidades el que encabezó el ataque. Promediando el cuarto, reaccionó Rocamora con un 8-0 para volver a meterse en juego de la mano de Catalin, Impini y Verbauwede. Los tres le permitieron a los entrerrianos pasar al frente 22-20 al final de los 10 minutos.

En el inicio, los triples de Agustín Ecker le permitieron a los dirigidos por Gelpi tomar de nuevo el comando del marcador y luego se le sumó Negrete para sacar una máxima de 16 a lo largo del segundo parcial. El base alternativo, Darío Skidelsky también tuvo su momento en el juego con 8 puntos casi consecutivos (dos triples incluidos) para que se sostuviera en un buen goleo y con una fuerte defensa que defeccionó sobre el final del cuarto. La ventaja de 10 puntos fue la que se llevaron al descanso largo.

Darío Skidelsky tuvo un muy buen juego (Foto: Prensa Quilmes)

Cuando volvieron a cancha, Quilmes ya no tuvo la misma efectividad. Rocamora se hizo fuerte con un gran trabajo de Verbauwede para un parcial 11-0 que le permitió volver a ponerse al frente en el marcador en un juego, ya a esa altura, signado por las rachas a favor de uno y otro. Luego se sumó Justo Catalin al goleo para empezar a marcar diferencias. Castellani rompió casi 5 minutos de sequía y era momento de hacer borrón y cuenta nueva. Todo lo que había pasado en el cuarto anterior a favor de los marplatenses, se revirtió en ese tramo. Apenas 7 puntos en 10 minutos en una producción preocupante de cara a lo que quedaba de partido. Aún así, gracias a lo que había hecho en el primer tiempo, quedó sólo dos puntos abajo en el marcador.

Con una ráfaga de 5 puntos al hilo, Skidelsky salió al rescate del equipo y fue el envión que necesitaban sus compañeros. Quilmes pasó a ganar el partido y a defender mejor nuevamente. El goleo era bajo de todas maneras, porque los dos se estaban jugando mucho, pero sobre todo el «cervecero» en el inicio de esta serie de partidos en el Polideportivo. Todo parecía indicar que se llegaría otra vez a un final muy cerrado como viene sucediendo en los últimos partidos del equipo marplatense. Llegaron al minuto final intercambiando el dominio del marcador, pero Rocamora estaba 75-74 arriba en los 30 segundos finales. Jara tomó un tiro de 3 puntos y lo falló pero el rebote fue de Castellani. Le cometieron infracción y erró los dos libres. En la siguiente jugada, Catalin convirtió uno de dos libres y dejó en 2 puntos la ventaja. En la última posesión, Agustín Jara encestó un triple a un segundo del final para ganar el partido por 77 a 76.

Esta vez no se le escapó a Quilmes y sumó un triunfo clave para iniciar de buena forma la serie de partidos como local. Ahora continuará el domingo desde las 20 ante Parque Sur, otro rival en la zona baja de la tabla de posiciones.