Peñarol padeció a un Boca candidato

El «Milrayitas» perdió su primer partido del Super 20 ante Boca en «La Bombonerita» por 86 a 77. El local, acompañado en buena medida por su público, impuso su jerarquía durante todo el partido. Federico Marín fue el jugador destacado del equipo marplatense con 22 puntos (5 de 7 en triples) y una buena participación de Nicolás Franco. En el dueño de casa Kevin Hernández terminó con 17 unidades y 11 rebotes.

Federico Marín fue el mejor de Peñarol (Foto: Marcelo Endelli – LNB)

En su segundo partido por el Super 20 que abre la temporada del básquet nacional, Peñarol cayó ante Boca en «La Bombonerita» por 86 a 77. Fue titular el extranjero Al Thornton pero el equipo fue superado durante gran parte del cotejo por un rival candidato a pelear por la Liga Nacional.

El más certero fue el experimentado Federico Marín que completó una planilla de 22 puntos con 5 de 8 en triples; pero también se destacó Nicolás Franco con 15 y Valinotti que con sus triples sobre el final, alcanzó 16. El equipo de Buenos Aires tuvo un goleo muy repartido con Leandro Vildoza como figura (12 unidades y 9 asistencias) pero Kevin Hernández fue el goleador con 17 puntos y 11 rebotes.

En el primer tramo del partido, Boca sacó una buena diferencia con un parcial 11-2 en cuatro minutos mostrando no solamente su poder de gol, sino su buena defensa. De a poco empezó a anotar el equipo marplatense pero el local, con el apoyo de su gente no bajaba la intensidad en ningún momento llegando a sacar una máxima de 12 (10-22). Con el gol de Schattman y las buenas apariciones de Nesbitt, El «Xeneize» se fue al primer descanso ganando por esa diferencia.

El segundo cuarto siguió mostrando un dominio en el desarrollo del partido para los dirigidos por Gonzalo García, sobre todo en transición donde encontraba buenos disparos y era más rápido en la transición. Así sacó 20 puntos promediando el cuarto (20-40). Peñarol encontró respuestas en el banco con Nicolás Franco y Tomás Monacchi para anotar, algo que no le había sido fácil. De todas maneras, los locales se fueron al descanso largo imponiéndose con autoridad por 47 a 28.

Sólo le bastaron 4 minutos del tercer cuarto para terminar de quebrar el juego. La solvencia defensiva de Aguerre, la conducción de Leandro Vildoza que era clave y la forma de imponerse en todas las acciones del juego; hacían que fuera imposible en ese momento pensar en una remontada. Le metió 16 puntos en 4 minutos obligando a un tiempo muerto donde Ramella fue claro «vamos a perder, pero no así» tratando de despertar a sus jugadores. Peñarol no obtuvo respuesta, sólo con los triples de Marín. Entraron a los últimos 10 minutos, ganando por 30.

En el último cuarto, Marín encabezó a su equipo con esfuerzo defensivo y sobre todo con su precisión en el tiro de tres (5 conversiones) para que al menos pudiera acercarse un poco y preocupar a un rival que había jugado demasiado cómo hasta ese momento. Pasó de perder por 34 a hacerlo por 9 para maquillar un poco el resultado final del partido. En un proceso de crecimiento, Peñarol necesita de estas medidas para saber donde está parado. Hoy cayó ante un candidato pero tendrá revancha el próximo lunes.