Peñarol homenajeó a Miño con un gran triunfo

El «Milrayitas» cortó la racha negativa con una contundente victoria frente a Ferro en un partido importante para salir de la zona baja de la tabla de posiciones. Fue por 96 a 73 con una destacada actuación de Todd Brown que convirtió 21 puntos.

A - Peñarol - F. C. Oeste 16
A - Peñarol - F. C. Oeste 15
A - Peñarol - F. C. Oeste 14
A - Peñarol - F. C. Oeste 13
A - Peñarol - F. C. Oeste 11
A - Peñarol - F. C. Oeste 10
A - Peñarol - F. C. Oeste 12
A - Peñarol - F. C. Oeste 05
A - Peñarol - F. C. Oeste 04
A - Peñarol - F. C. Oeste 03
A - Peñarol - F. C. Oeste 06
A - Peñarol - F. C. Oeste 07
A - Peñarol - F. C. Oeste 08
A - Peñarol - F. C. Oeste 09
A - Peñarol - F. C. Oeste 02
A - Peñarol - F. C. Oeste 01
previous arrow
next arrow

Por Jordan Pérez Urrutia (@JordanPerezU)

En una noche más que especial por el recuerdo de Alfredo Miño, Peñarol (9-18) volvió a la senda del triunfo al superar a Ferro Carril Oeste (8-18) por 96 a 73. Con pleno dominio y un gran básquet, el “Milrayitas” logró salir del fondo de la tabla en un partido clave -los de Caballito tomaron su lugar- y cortó la mala racha de siete caídas consecutivas. Todd Brown Jr. fue el mejor jugador del encuentro gracias a sus 21 puntos, seis recobres y nueve asistencias.

Los 17 tantos, cinco rebotes y cuatro asistencias destacaron a Kevin Hernández en un “Verde” muy deslucido y fiel imagen del momento que vive en esta Liga Nacional.

Peñarol fue pura intensidad y presión defensiva en un más que prometedor inicio de partido para los dirigidos por Leonardo Gutiérrez. Como suele ser costumbre, Nicolás Gianella tomó la lanza ofensiva y atacó al canasto o repartió la pelota en casi todos los puntos obtenidos (8 tantos y dos asistencias) en un arranque del juego que tuvo como claro dominante al equipo local, frente a un Ferro con pocas ideas y movimiento de balón (las vías de anotación fueron los arrestos individuales). El “Milrayitas” fue muy preciso en tiros de campo a lo largo de todo el cuarto y jugó mucho mejor que el conjunto de Caballito; por lo que sobre el cierre asestó un parcial de 7-0 y logró una ventaja de 10 puntos con un gran aporte en conversiones desde la línea de tiros libres (10 de 12). Peñarol englobó un gran primer período en el que pudo anular a Franco Balbi y se fue al primer descanso ganando por 26 a 18.

Si bien en el comienzo del segundo cuarto las pérdidas se hicieron presentes, el “Milrayitas” creó otra ventaja máxima hasta ese momento (13 puntos) gracias a un triple de Diego Guaita, quien hizo su regreso a las canchas y rápidamente le dio a su equipo lo que tanto estuvo necesitando en sus últimos partidos: El tiro externo de internos. Ferro no le encontró respuestas al variado arsenal de ataque de Peñarol -no es común que el triple sea tan fructífero en los locales- y, para colmo, tampoco pudo anotar varios tiros abiertos tras jugadas muy trabajadas y forzadas. El equipo de Leo encontró en sus triples una gran vía de anotación (seis en el cuarto) y en su intensidad la clave para conseguir segundas oportunidades. Tras una gran primera mitad de juego en al que llegó a estar 18 puntos arriba, el equipo de Leo se fue al entretiempo ganando por 50 a 36.

El segundo tiempo comenzó con un parcial de 5-0 para Ferro, pero este buen momento duró menos de un minuto ya que Peñarol cortó líneas de pase, logró robos y corrió la cancha para convertir seis puntos al hilo. En esos dos primeros minutos del tercer cuarto, se vio claramente lo golpeado que se encuentra el ahora equipo de Hernán Laginestra. Al “Milrayitas” le salió todo en ataque y en defensa no sufrió demasiados apuros ya que Aaron Harper, al igual que sus compañeros, fue muy impreciso (3 de 15 en tiros de campo); pero la diferencia residió en que en este momento de crisis Ferro necesita, y mucho, de su anotador. Este período fue un verdadero espectáculo de un Peñarol que pudo defender con intensidad, jugar al contragolpe, castigar desde la línea de tres puntos con efectividad y mover con precisión el balón -buena labor de Todd Brown en esta materia-. Por todo esto, los de Gutiérrez acrecentaron aún más su dominio (la máxima de 25 puntos dio cuenta de ello) y se fueron al cuarto parcial con una ventaja de 71 a 51.

Al empezar el último cuarto -que por el desarrollo del juego pareció estar de más-, el déficit claramente se presentó como imposible de remontar, sobre todo porque el “Verde” dependió de los intentos individuales de alguien que no suele ser la primera opción ofensiva: Franco Balbi. El base exhibió uno de los mejores rendimientos en un equipo que tuvo las “luces apagadas” y que sucumbió frente a un Peñarol muy distante al visto en los últimos juegos: Muy veloz en sus transiciones de ataque y defensa, intenso en los cuatro parciales, muy preciso desde la línea de tres puntos a lo largo de toda la noche (16 de 32 en triples) y con varios protagonistas en ofensiva (cuatro jugadores en dobles cifras). El próximo partido del “Milrayitas” también será en el Polideportivo, pero ante Regatas este jueves 29 a las 21.30.

Síntesis

Peñarol (MDP) 96: Nicolás Gianella 8, Todd Brown 21, Steffphon Pettigrew 9, Alejandro Diez 4 y Martín Leiva 11 (FI), Alejando Alloatti 9, Jerónimo Barón 1, Diego García 13, Lucas Gorosterazú 0, Diego Guaita 6, Nicolás Zurschmitten 14 – DT: Leonardo Gutiérrez

Ferro 73: Franco Balbi 11, Aaron Harper 10, Justin Giddens 6, Kevin Hernández 17 e Ignacio Alessio 10 (FI), Iván Gramajo 3, Gusmao Costa 7, Ariel Ramos 0, Tomás Spano 0 y Martín Cuello 9 – DT: Hernán Laginestra

Parciales: 26-18,  50-36 (24-18), 71-51 (21-15) y 96-73 (25-22)

Árbitros: Daniel Rodrigo, Pedro Hoyo y Alberto Ponzo

Estadio: Polideportivo «Islas Malvinas» de Mar del Plata