Agustín Jara: «Quilmes es un desafío personal para mí»

El flamante jugador del «cervecero» habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre su llegada al club y las aspiraciones que tiene: «me decidí por Quilmes por la trayectoria que tiene y por los amigos y conocidos que tengo en Mar del Plata», dijo el ex Unión.

Agustín Jara con la camiseta de Estudiantes de Concordia.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

Quilmes ha sumado hasta el momento, una sola incorporación para su participación en la Liga Argentina de Básquet que se viene en el mes de octubre. Se trata de Agustín Jara, chaqueño de nacimiento pero que desde muy joven se vino a Mar del Plata para jugar en Unión donde dio sus primeros pasos.

Después de pasar por el «celeste» en el Federal y por Pérfora de Plaza Huincul, llegó su gran oportunidad en la segunda categoría nacional con Estudiantes de Concordia donde tuvo una gran temporada. Ahora tiene una buena chance de regresar a la ciudad para jugar con el «cervecero»: «cuando se contactaron desde el club, tenía también algunas otras opciones. Me decidí porque Quilmes que tiene una trayectoria muy grande y además porque tengo amigos y conocidos en Mar del Plata. Me toma en una etapa de total crecimiento como jugador y estoy muy contento de sumarme», afirmó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9).

Su evolución en los torneos profesionales ha sido notoria y fue gran protagonista del equipo entrerriano en su primer año en Liga Argentina: «la verdad que me sorprendí un poco, me vino muy bien el comienzo en el Torneo Federal tomando un poco el roce de una categoría profesional. Tuve dentro de todo buenas temporadas en esa categoría y cuando me llegó la oportunidad de pegar el salto en la Liga Argentina tenía muchas ganas de demostrarme que podía. Creo que fue muy buena la temporada en lo personal, con muchos minutos».

Evolucionar es su mayor desafío y lo viene haciendo desde el mismo momento que dejó a su familia en Villa Ángela para venir a Mar del Plata con apenas 15 años: «desde muy chico tenía la ilusión de ser jugador de básquet. A los 15 años me fui a Unión, el Federal es un torneo muy competitivo y que está bueno jugarlo. Hay muchos chicos que son muy buenos pero no pueden subir directo a una Liga Argentina». Como reclutado por el club marplatense tuvo que adaptarse a una vida completamente distinta: «fue duro porque tenía muchas ganas, fue una decisión familiar, me fui a probar como me podía sentir a 1.500 kilómetros de casa. Al principio, costó un montón porque tenía compañeros nuevos, en un colegio nuevo pero me fui adaptando».

Después de una final de Conferencia, Quilmes tiene alta la vara y por eso tratará de repetir una campaña similar. En su posición de escolta, tendrá que suplir la ausencia de Raúl Pelorosso que firmó con Deportivo Viedma en la misma Conferencia Sur: «se que querían mantener la base del equipo que llegó a la final de la Conferencia, pero en lo personal es un gran desafío que tengo. Estoy muy contento de que me hayan tenido en cuenta», finalizó.