«Nos deja un poco preocupados el bache»

Así lo indicó el DT de Peñarol en Liga Junior, Tomás Sirochinsky luego de la victoria de su equipo ante Estudiantes de La Plata en el primer partido de los cuartos de final.

Tomás Sirochinsky, DT de Peñarol en Liga Junior.

Tomás Sirochinsky, DT de Peñarol en Liga Junior.

El entrenador del equipo de Liga Junior de Peñarol, Tomás Sirochinsky, analizó el triunfo de sus dirigidos en el primer partido de cuartos de final ante Estudiantes de La Plata como local. Después del 72-58, con un gran rendimiento en el primer cuarto, una merma y un cierre tranquilo, el coach destacó que ese bajón es una señal de alerta pensando en lo que viene que será jugar de vistante el sábado 9 de julio.

– Más allá de la siesta, ¿el balance de los 40 minutos es positivo?

– Entramos con mucha intensidad en el primer cuarto, sobre todo defensiva. Pudimos atacar rápido y sacar una gran ventaja que fue la que nos sirvió para cerrar con tranquilidad el juego. Nos deja un poco preocupados el bache porque perdimos el ritmo y el dominio del juego. Ganamos el último cuarto, pero tenemos que corregir eso en este tiempo que nos queda para entrenar porque ir a jugar la revancha va a ser muy duro.

– ¿El bajón es por una relajación propia o una levantada del rival?

– Un poco de ambas cosas. Está claro que Estudiantes levantó porque empezó a convertir tiros externos que no había metido antes y también mejoró su defensa con una propuesta de cerrarse demasiado en la zona pintada. Nosotros, en vez de entrar en una dinámica de juego que nos haga tomar mejores tiros, nos quedamos estáticos. Por ese lado analizo el bajón, por eso digo que tendremos que trabajarlo bastante en este tiempo.

– Los chicos demostraron fortaleza mental para sobreponerse a la remontada de Estudiantes.

– Sí. No es fácil, porque cuando vas ganando por mucho y después se te vienen querés buscar los recursos de antes y por ahí no los encontrás o están cerrados. Hay que buscar otras puertas y los chicos supieron sobreponerse, más que nada en el último cuarto cuando entraron dos o tres tiros de afuera. También volvimos a presionar un poco más en defensa y pudimos limitar al rival.

– ¿Cuánto vale tener un plantel largo y gol en varias manos?

– Muchísimo, siempre y cuando lo entendamos todos. Tenemos la posibilidad de poner a cualquiera de los doce jugadores en cancha, sean de la edad que sean. Hay que saber aprovecharlo poniendo agresividad e intensidad para desgastar a los rivales que no tengan esa chance. A veces cuesta porque todos quieren jugar mucho tiempo, eso es normal, pero yo tengo que repartir los minutos lo mejor que pueda. Cuando podemos entrenar todos juntos lo trabajamos mejor y muchas veces lo podemos reflejar, como contra Estudiantes.