Nada que reprochar

Quilmes cayó ante San Lorenzo por 89 a 80 y quedó eliminado en la final de Conferencia Sur de la presente Liga Nacional. Después de un gran cierre de año, tuvo su emotiva despedida Luca Vildoza antes de irse al Baskonia, mientras que el equipo de Julio Lamas, ahora jugará la final ante Regatas de Corrientes.

previous arrow
next arrow
Slider

Por Jordan Pérez Urrutia (@JordanPerezU)
Fotos: Carlos De Vita

Quilmes cayó ante San Lorenzo por 89 a 80 y se despidió así de los Playoffs de La Liga. Tras haber tenido una postemporada de ensueño y con altos rendimientos, los de Javier Bianchelli no pudieron ante el primer clasificado de la Conferencia Sur, a pesar de haber contado con una gran actuación de Luca Vildoza (23 puntos, un rebote y cuatro asistencias), quien se despidió del club de sus amores y viajará a Europa para continuar su carrera en el Baskonia de España.

En el inicio ambos equipos aplicaron la intensidad necesaria en esta clase de partidos. Quilmes, sin embargo, tuvo mejores secuencias ofensivas: Eric Flor anotó cinco puntos rápidamente y sus compañeros se contagiaron de esa efectividad. San Lorenzo, por su parte, jugó constantemente al poste bajo con Jerome Meyinsse, pero éste no fue demasiado eficiente. El “Tricolor” manejó las primeras ventajas con autoridad y tuvo en Iván Basualdo una pieza clave en esa “lucha titánica” por los rebotes (cinco para el pívot quilmeño). En la segunda parte del cuarto, los de Javier Bianchelli se “enfriaron” y fallaron en diez posesiones al hilo, el “Ciclón” lo aprovechó y pasó al frente gracias a un parcial de 10-0 por lo que se fue al primer descanso ganando por un doble (14-16).

En el segundo cuarto, la defensa de San Lorenzo siguió siendo asfixiante: Obligó a Quilmes a tomar malos lanzamientos y corrió muy bien la cancha para anular los intentos de contragolpe “Cervecero”. Como suele hacerlo, trabajó en base a su defensiva para atacar con más comodidad: El tiro abierto de Mathias Calfani Persincula, en dos ocasiones, le dio la diferencia máxima hasta ese momento a su equipo (25 a 16). El “Cervecero” tuvo que trabajar mucho sus ofensivas, pero afortunadamente contó con la aparición de Tracy Robinson, quien parecía haber recuperado la confianza y el nivel de la temporada regular (ocho puntos en el cuarto). Sin embargo, lo logrado en ofensiva se vio opacado porque en defensa el equipo no pudo encadenar paradas repetidas. En un período en el que llegó a perder por 11 se fue al descanso cayendo por sólo siete (36-43).

Al volver de los vestuarios, Quilmes entró “con todo” al terreno de juego: Marcó seis puntos al hilo gracias a un buen uso de la pintura y defendió de gran forma consecutivamente en seis posesiones del “Cuervo”. La rendimiento del “Tricolor” estaba al alza por lo que las acciones, al igual que el marcador en 50 puntos, se nivelaron. No obstante, San Lorenzo puso lo mejor en cancha y generó un parcial de 13-5 para volver a tomar el control del encuentro e irse al último descanso ganando por 63 a 55.
Al comenzar el parcial final, la tensión incrementó aún más. Quilmes logró acercarse rápidamente gracias a un parcial de 12-4. El marcador estuvo igualado una vez más, al igual que en algún tramo del cuarto anterior. El «Cervecero» necesitaba expendir ese buen momento en los siete minutos restantes ante San Lorenzo, con todo lo que eso representa. Los de Julio Lamas siguieron atacando con agresividad, sabiendo que ya ambos equipos estaban en penalización por faltas por lo que el juego se convirtió en un constante intercambio de canastas. Con dos minutos por jugar, el «Tricolor» caía por un doble, pero 120 segundos son una eternidad en este deporte. No obstante, Quilmes tuvo un cierre errático y se terminó despidiendo de la competencia ante un gran rival con su hinchada al grito de: «¡Olé, olé, olé, olé, Luca, Luca!»

La temporada de Quilmes fue mucho mejor de lo esperado: El “Tricolor” comenzó pensando en salvarse del descenso y terminó protagonizando la postemporada y dejando en el camino a dos grandes equipos, como Bahía Basket y Ferro Carril Oeste. Los rendimientos personales y de grupo tuvieron altibajos, pero cuando el “Cervecero” tuvo que ganar, lo hizo. Finalmente se chocó con la realidad y no pudo eliminar al campeón defensor del título, San Lorenzo. Ahora, Quilmes gozará de unas merecidas vacaciones y empezará a rearmar a su plantel de cara a lo que se viene luego de la “Era Vildoza”.

San Lorenzo, por su parte, jugará las Finales una vez más. En esta ocasión enfrentará a un Regatas de Corrientes que viene de dar la sorpresa al eliminar al primer clasificado de la Conferencia Norte, San Martín. El “Ciclón” gozará de la ventaja de localía por haber sido el equipo con mejor récord de la temporada.

Síntesis

Quilmes (MDP) 80: Luca Vildoza 23, Eric Flor 18, Enzo Ruiz 16, Ivory Clark 3 e Iván Basualdo 10 (FI), Tracy Robinson 8, Ariel Eslava 0 y Maximiliano Maciel 2 – DT: Javier BIanchelli

San Lorenzo 89: Nicolás Aguirre 19, Alex Pérez 3, Marcos Mata 6, Gabriel Deck 13 y Jerome Meyinsse 8 (FI), Santiago Scala 15, Selem Safar 7, Mathias Calfani 10 y Matías Sandes 0 – DT Julio Lamas

Parciales: 14-16, 36-43 (22-27), 55-63 (19-20) y 80-89 (25-26)

Árbitros: Juan Fernández, Diego Rougier y Oscar Brítez

Estadio: Polideportivo «Islas Malvinas» de Mar del Plata