Quilmes le ganó al clásico rival y jugará los 8º de final

El «cervecero» venció a Peñarol por 94 a 86 y cerró la serie de repechaje del Súper 20 ganando 2-0. Otra vez el equipo de Leo sufrió un goleo alto con Flor y Ruiz como máximos anotadores. Zurschmitten se destacó con 17. El miércoles empieza la serie entre los «Tricolores» y San Lorenzo.

A - Quilmes - Pe_arol 33
A - Quilmes - Pe_arol 32
A - Quilmes - Pe_arol 31
A - Quilmes - Pe_arol 30
A - Quilmes - Pe_arol 29
A - Quilmes - Pe_arol 28
A - Quilmes - Pe_arol 27
A - Quilmes - Pe_arol 20
A - Quilmes - Pe_arol 21
A - Quilmes - Pe_arol 22
A - Quilmes - Pe_arol 23
A - Quilmes - Pe_arol 24
A - Quilmes - Pe_arol 25
A - Quilmes - Pe_arol 26
previous arrow
next arrow

En otro partido duro y complicado, Quilmes pudo ganarle a Peñarol su segundo clásico consecutivo por 94 a 86 y cerró la serie de repechaje del Súper 20 por 2-0. Con Flor y Ruiz como goleadores, pero con una buena tarea defensiva, el «tricolor» jugará ante San Lorenzo por cuartos de final.

Eric Flor volvió a ser el abanderado del gol con 27 puntos, pero hubo una buena tarea de Enzo Ruiz (19), un trabajo destacado en defensa de Ricardo Sánchez y en los rebotes de Emiliano Basabe. El «milrayitas» repartió su goleo y tuvo en Zurschmitten como máximo anotador con 17, en tanto que Leiva terminó con 15.

El «cervecero» tuvo un buen inicio defensivo que se lo hizo pagar con pérdidas y dos triples para tomar una distancia de 6 (8-2). Sin embargo, su rival pudo recuperarse por la misma vía para volver a emparejar el duelo con dos tiros. El tiro a distancia fue el armar inicial por ambos lados y en ese sentido, el ingreso de Zurschmitten cambió el ataque del equipo de Leo con un Cochran que estaba en una de sus buenas noches y un Diez determinante. Con Flor llevando la base y sin armador natural en cancha, Quilmes mejoró y sacó 5 de diferencia con mas juego a lo que Peñarol respondió con doble base (Gianella-Zurscmitten). Hubo muchas infracciones y fue un primer cuarto parejo que Enzo Ruiz, el mejor del cuarto (10 ptos), cerró con un triple para que se equipo se vaya a la charla ganando 27-22.

El «tricolor» mantuvo una defensa en zona durante los primeros minutos que eventualmente pudo romper el equipo de Leo Gutiérrez a través de arrestos individuales. El duelo Leiva-Basualdo era una forma de alimentar al resto de sus compañeros y de calentar el clásico. Quilmes tenía uno de sus momentos «Flor» de la noche donde todas las pelotas ofensivas iban a las manos del ex San Lorenzo, mientras Peñarol con su rotación constante se mantenía siempre cerca en el marcador repartiendo el goleo en distintas manos. A poco más de dos minutos para el cierre, los de Bianchelli estaban 10 arriba y los triples de Nico Ferreyra lo sostuvieron para un 49-41 en el primer tiempo.

Cuando parecía que el «tricolor» volvía muy enchufado al juego, lo frenó Alejandro Diez con una muestra de coraje y contagiando a sus compañeros. A pesar de no contar con su capitán luego porque llegó a 4 infracciones, el pick and roll empezó a funcionar y Leiva a sumar en la pintura ante el condicionado Basualdo. La diferencia seguía siendo una decena porque Flor seguía con su talento haciendose cargo de la ofensiva, mientras Gutiérrez le dio muchos minutos en cancha a Juan Ignacio Marcos y Zurschmitten como doble base hasta que al juvenil se le torció la rodilla en una jugada y debió abandonar la cancha. Ofensivamente, con los puntos silenciosos del base Sub-23, Peñarol pudo ganar el parcial quedando en desventaja por 8.

Tal como había sucedido en el partido anterior, Peñarol salió a jugar los últimos 10 minutos sabiendo que estaba en juego aún y aprovechó un técnico a Omar Cantón para ponerse a 4 con un triple de Juan Martín Fernández. Fueron 2 minutos de desconcierto que el «milrayitas» aprovechó muy bien. Empezaba un nuevo mini-partido de 8 minutos. En el momento más caliente del juego, Quilmes marcó 0-800-FLOR y Eric apareció para que su equipo tome un poco de aire. Destacable la tarea defensiva de Ricky Sánchez que hizo un gran partido hasta que Leiva se fue por cinco faltas y comenzó a discutir con el boricua que también, con un técnico, llegó a 5 infracciones. Dos valores importantes quedaban fuera con 3 minutos por jugar. Los rebotes de Basabe (10 en total) y la efectividad en la línea le permitió a Quilmes quedarse con la victoria y el pasaje a los cuartos de final del Súper 20.

El miércoles comenzará una dura serie más ante el bi-campeón de la Liga Nacional y único equipo invicto de la temporada, San Lorenzo.

Síntesis

Quilmes (MDP) 94: Nicolás Ferreyra 12, Eric Flor 27, Enzo Ruiz 19, Ricardo Sánchez 10 e Iván Basualdo 12 (FI), Emiliano Basabe 12, Bruno Sansimoni 0, Maximiliano Maciel 0, Omar Cantón 2 – DT: Javier Bianchelli

Peñarol (MDP) 86: Nicolás Gianella 10, Karl Cochran 13, Steffphon Pettigrew 10, Alejandro Diez 10 y Martín Leiva 15 (x) (FI), Juan Ignacio Marcos 0, Nicolás Zurschmitten 17, Diego Guaita 2, Vittorio Fazzini 0, Juan Martín Fernández 5 y Alejandro Alloatti 4 – DT: Leonardo Gutiérrez

Parciales: 27-22, 49-41 (22-19), 71-63 (22-24) y 94-86 (23-23)

Árbitros: Oscar Brítez, Leandro Lezcano y Ariel Rosas

Estadio: Polideportivo «Islas Malvinas» de Mar del Plata