Siempre hay una primera vez…

Por primera vez en la temporada, Quilmes pudo hilvanar dos victorias al hilo en la Liga Nacional. El «cervecero» venció a Ferrocarril Oeste por 89 a 83 con un inspiradísimo Walter Baxley que igualó su mejor marca personal y anotó 42 puntos. La mejor forma de cerrar la fase regional para el conjunto de Mar del Plata.

Walter Baxley se despachó con 42 puntos ante Ferro. (Foto: Carlos De Vita)

Walter Baxley se despachó con 42 puntos ante Ferro. (Foto: Carlos De Vita)

En el cierre de la Primera Fase, Quilmes pudo sumar su segundo triunfo consecutivo al vencer a Ferro por 89 a 83 con 42 puntos de Walter Baxley que igualó su máxima personal.

Con una noche inspirada de su escolta y un último cuarto de mejor tarea defensiva, Quilmes pudo sumar su cuarta victoria en la temporada y alcanzó la línea de Lanús con el que ahora comparte la parte baja de la Conferencia Sur.

Fue un primer periodo de un ritmo infernal. Posesiones cortas, contraataques, pérdidas rápidas y mucha eficacia. En ese contexto, Walter Baxley se sintió sumamente cómodo y ya marcó en el primer periodo que sería su noche con 17 unidades en el segmento inicial. Sin embargo, aunque Ferro no lo pudo controlar, gozó de armas para lucharle de igual a igual en ataque. Maldonado y Gaskins sumaron en la media cancha aprovechando las falencias de ambas defensas. Así, el primero se fue para Quilmes 30-27.

La vorágine se mantuvo en el segundo periodo con un dominio de Quilmes en los primeros cinco minutos, nuevamente con Baxley (12 en el segmento) y un buen apoyo de Cequeira. Ferro tardó más de cuatro minutos para convertir y el local lo aprovechó para tomar una leve distancia (38-32). Pero todo cambió con el ingreso de Amicucci. El pivot que saltó desde el banco se hizo enorme en el costado ofensivo anotando y dándole energía a su equipo con sus rebotes ofensivos. Quilmes no pudo asegurar su tablero y Ferro, con siete segundas opciones en el periodo, dio vuelta la historia (44-46). Con un buen cierre de Maye, la visita se fue al descanso al frente 50-52.

Al regreso de los vestuarios, fue Ferro el que llevó las riendas del resultado. Amiccuci y Clemente sumaron en el juego interior y disimularon las pérdidas de los perimetrales. Por el lado de Quilmes fue Calvi el que salió a colaborar con la tarea de Baxley y el parcial se hizo parejo, pero con la visita dominando por una o dos posesiones de diferencia. Con una arremetida en el cierre del periodo, el local pudo igualar la historia de cara al final (72-72).

Era de esperar que en algún momento los elencos pierdan eficacia y así fue en el último cuarto. Baxley ya no pudo aparecer pero Cequeira se encargó de la situación. Pero Ferro jamás se rindió y siempre tuvo a algún hombre que sacó cara por el equipo a pesar del mal cuarto en líneas generales. Sin embargo, de tanto fallar ante una mejorada defensa de Quilmes, la visita se desesperó y entrando en el minuto final Ramón Clemente se ganó una técnica por protestar un foul, lo que generó el enojo del banco rival y la posterior expulsión de Álvaro Castiñeira. Quilmes aprovechó sin fallar desde la línea y selló su segunda victoria al hilo para cerrar la primera parte del torneo con un buen envión.

Síntesis:

Quilmes (89): Luis Cequeira15, Walter Baxley 42, Enzo Ruíz 5, Maximiliano Maciel 7 y Tayavek Gallizzi 3 (FI); Fernando Calvi 12, Bruno Sansimoni 1, Diego Romero 4 y Alejandro Spalla 0. DT: Leandro Ramella.

Ferro (83): Trevor Gaskins 15, Jonathan Maldonado 19, James Maye 15, Lisandro Rasio 3 y Ramón Clemente 5 (X) (FI); Leandro Portillo 5, Cristian Amicucci 15, Luciano Tantos 4 y Martín Cuello 2. DT: Álvaro Castiñeira.

Parciales: 30-27, 50-52, 72-72 y 89-83.
Árbitros: Diego Rougier y Jorge Chávez
Estadio: Once Unidos (Mar del Plata)