Aire para Quilmes

Después de la derrota ante Atenas, el “Cervecero” pudo recuperarse rápido y venció a Boca por 89 a 85 en un juego difícil disputado en “Once Unidos”. La visita tuvo la expulsión de Adrián Boccia, pero contó con un gran trabajo de Treise que, al igual que Walter Baxley, terminó con 23 puntos.

previous arrow
next arrow
Slider

Quilmes tenía que ganar el partido de esta noche, y así lo hizo. El conjunto de Leandro Ramella tuvo que trabajar mucho para quedarse con la victoria ante Boca por 89 a 85 a pesar de la expulsión de Adrián Boccia que sufrió la visita en el segundo cuarto.

Walter Baxley una vez más fue el máximo anotador, esta vez secundado por las tareas de Tayavek Gallizzi y Luca Vildoza. Por su parte, Jonathan Treise sumó 23 puntos y fue el líder de su equipo.

Los marplatenses tuvieron un buen parcial inicial con un Baxley intratable con 11 puntos y defensivamente ejecutando un buen boxout que le permitió cerrar el rebote y ante las fallas de Boccia y Gargallo que tomaban las mayores decisiones, podía marcar las diferencias. Los ingresos de Vildoza, que estaba en duda pero finalmente pudo jugar, y Romero le permitieron hacer un 10-0 para ganar 23-15 esos 10 minutos.

En el segundo cuarto se produjo un hecho que podía cambiar el partido. Adrian Boccia se excedió en la queja con Fernando Sampietro y le bajaron una técnica. Siguió con sus protestas y le bajaron la segunda que significaba la expulsión del rosarino. A partir de entonces, Boca apostó al tiro de tres puntos y lo hizo con muchísima efectividad, demasiada. El “cervecero” nunca lo pudo ajustar defensivamente y por eso le convirtieron 8 de 10 tiros, algo irreal. Sólo por ese “detalle”, la diferencia al final del primer tiempo fue de apenas 9 puntos porque en realidad, dentro del campo, fue más Quilmes y mereció irse al descanso con una luz mayor.

Si bien los dirigidos por Ramella trataban de continuar con su juego, tenían que lidiar nuevamente con el tiro a distancia, ya que Boca encestó 3 de los primeros 4 tiros. Ahí apareció Tayavek Gallizzi que con 6 puntos al hilo le permitió recuperar la diferencia del entretiempo. A pesar de la buena actuación del pivot, ahora juntándose con Vildoza, no se podía escapar mucho porque Boca descontaba aún con escasos argumentos. Los buenos trabajos de Jordan Collins y de Treise, le permitieron al “Xeneize” entrar al último cuarto perdiendo por la mínima.

Psicológicamente parecían estar mejor los de Capelli porque guiados por Treise, ya no se abastecía sólo de los tiros de tres puntos y el partido era golpe a golpe. Empezaban a pesar fuertemente los pequeños detalles en el desarrollo y recién sobre el final del último cuarto, Quilmes pudo sacar una luz de 9 puntos después de dos buenas apariciones defensivas de Vildoza. Cuando parecía que podía conseguir un cierre tranquilo porque había sacado 7 puntos de distancia en el último minuto, dos pérdidas del propio Vildoza en los últimos segundos, dejó a la visita a sólo 3 puntos. El “cervecero” lo pudo resolver bien porque pudo defender bien y cerrar la victoria por 89 a 85.

Es un importante triunfo en una campaña irregular que le permite volver a ilusionarse con salir de las últimas colocaciones.

Síntesis

Quilmes (MDP) 89: Luis Cequeira 4, Walter Baxley 23, Enzo Ruiz 18, Maximiliano Maciel 3 y Tayavek Gallizzi 13 (FI), Fernando Calvi 5, Luca Vildoza 17, Bruno Sansimoni 0 y Diego Romero 6 – DT: Leandro Ramella

Boca 85: Jonathan Treise 23, Adrián Boccia 2 (x), Axel Weigand 3, Fabián Ramírez Barrios 12 y Kevin Hernández 16 (FI), Nicolás Ferreyra 9, Lucas Gargallo 6, Jordan Collins 14 – DT: Adrián Capelli

Parciales: 23-15, 48-39 (25-24), 65-64 (17-25) y 89-85 (24-21)
Árbitros: Fernando Sampietro y Javier Mendoza
Estadio: “Once Unidos” de Mar del Plata