Peñarol no pudo con el último de la tabla

El equipo «Milrayitas» cayó por 85 a 74 en lo que es su segunda derrota consecutiva en la Liga Nacional. Volvió a tener la ausencia de Joaquín Valinotti con un pequeño desgarro y tuvo como goleador a Phillip Lockett con 16. En el local, Deionte Simmons fue la figura con 26 puntos y 8 rebotes.

Al Thornton camino al aro ante la doble marca (Foto: Prensa Hispano Americano)

Peñarol, que volvió a tener la ausencia de Joaquín Valinotti, cayó con Hispano en Río Gallegos por 85-74 y sumó su segunda derrota al hilo. La diferencia del local en el último cuarto fue clave: 28-16.

El próximo compromiso será el sábado a las 21 frente a Ferro, también como visitante, en partido televisado por DirecTV.

Fue un primer cuarto de alto goleo, en el que se alternaron las rachas y terminó con Peñarol ganando 23-20 porque, aunque fue muy buena su ofensiva, no pudo quebrarlo porque le costó en su canasto.

De movida se apoyó en Lockett, luego se sumó Buemo, y si bien estuvo arriba por ocho (15-7) y por siete (19-12), el rival se arrimó con Saglietti, Mosso y el aporte de los relevos.

Un triple de Ducasse, que ya había metido uno en el cuarto inicial, empató el marcador. Después aparecieron Fernández y Saglietti, Hispano pasó a ganar 27-25 y Ramella detuvo el juego en apenas dos minutos.

La paridad se hizo presente, con alternancia de dominio en el tanteador y Peñarol pudiendo alejarse por cuatro con Nicolás Franco (31-27). De todas maneras, la bocina encontró un empate en 40 en el tablero electrónico.

Ramella dando la charla en un minuto (Foto: Prensa Hispano Americano)

Con un inicio anotador de Monacchi, los visitantes abrieron 9-5 el tercer cuarto para adelantarse 49-45. Hispano reaccionó y empató en 50, Peñarol resurgió con los triples de Glass y Buemo pero todo se emparejó en el cierre, aunque el visitante se fue ganando (59-58).

El inicio del último favoreció al local con un 8-0 (66-59). Luego, la buena racha se extendió hasta alejarse por nueve (70-61) a falta de 5 minutos y medio.

Con Monacchi como bandera, Peñarol se acercó a seis (78-72), aunque un triple de Fernández y otro de Moss pusieron tranquilidad en los locales de cara al cierre porque los “Milrayitas” nunca encontraron un par de buenas defensas para creer en la remontada.