Acosta dio la categoría y va por el cinturón

«Siru» Acosta dio en la balanza 76,200 kilogramos y dio la categoría para enfrentar mañana en Alemania a Juergen Doberstein por el Título Inter-Continental Super Mediano Vacante de la AMB. Será a 12 rounds en la ciudad de Saarland.

Doberstein y Acosta en el pesaje con el Cinturón que se pondrá en juego detrás. (Foto: Erich Christoph-Borger)

Doberstein y Acosta en el pesaje con el Cinturón que se pondrá en juego detrás. (Foto: Erich Christoph-Borger)

Todo está preparado. Rubén Eduardo Acosta superó el pesaje en Alemania y mañana irá en búsqueda del título vacante Inter-Continental de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB) en categoría Super Mediano ante Juergen Doberstein.

El púgil radicado en Mar del Plata acusó esta tarde en la balanza 76,200 kilogramos, dentro de los límites de la categoría y su rival, el «Doberman» pesó 75.500 kilos para dejar todo listo de cara a un combate importante para ambos.

«Siru» sabe que tiene una oportunidad importante a sus 37 años para conseguir lo que se le ha negado hasta el momento que es un triunfo en tierras europeas. Además, está la chance de quedarse con una corona importante a nivel internacional que le abrirá otras puertas fuera del país.

Doberstein viene en un buen momento porque ha ganado por KO sus últimas dos presentaciones y quiere ratificar lo conseguido. Siempre ha obtenido títulos de índole menor y está ante una buena posibilidad de demostrar su valía.

El combate irá a 12 rounds y se desarrollará en el Saarlandhalle de Alemania siendo el combate de fondo. Desde su llegada a Alemania, Acosta ha sido el centro de atracción de la velada ante un verdadero niño mimado de esas tierras como Doberstein a quien le están cuidando mucho la carrera por sus características al oriundo de Kazajistán.

Ahora no queda tiempo para ninguna especulación más. «Nunca vi un rival que corra tanto en el ring», dijo Acosta en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) por lo que el negocio del marplatense pasará por traerlo al intercambio de golpes y meter allí una mano determinante que le permita quedarse con la corona en juego.