Cesáreo Morales: «Ahora voy a ser entrenador»

Después de retirarse como árbitro de boxeo, Cesáreo Morales analizó su carrera en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) y adelantó que se dedicará a ser entrenador.

Cesáreo Morales en acción (Foto: Memi Marchi)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

El boxeo generalmente tiene protagonistas que en muchos casos pasan desapercibidos, pero son fundamentales para el desarrollo del deporte: los árbitros. El sábado pasado, uno de los más representativos que ha tenido la ciudad decidió retirarse.

Cesáreo Jesús Morales habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) luego de la decisión que tomó y sobre lo que significó hacerlo: «fue muy difícil, subí llorando al ring y bajé tranquilo. Es como dejar a una mujer que amas».

Desde el momento que anunció en redes sociales que dejaría de ser árbitro, ha recibido también una enorme muestra de cariño que lleva a repensar el impacto que ha tenido en la gente que lo rodea: «tengo mil anécdotas, personajes y estoy agradecido al boxeo, me ha abierto muchas puertas. Lo que ahora puedo decir es que me ha dado lo más valioso que es el cariño de la gente. No esperaba tanta repercusión, sólo quería comunicarles que me retiraba pero tuve muchas retribuciones de cariño. Siento que recibí un premio y eso me dio paz».

Su vinculación con el boxeo comenzó desde muy chico y la vocación del arbitraje estaba presente: «cuando era chico, siempre me gustó el boxeo, iba a entrenar, mi mama no me dejaba boxear. Ya había dicho que iba a ser árbitro de boxeo desde chico como todos dicen ser bombero u otra cosa. Conocí a Guillermo Armani que es un amigo de la vida y me dio una mano a cumplir mi sueño».

Se metió en un ambiente distinto, fuera de lo que puede llegar a suceder en otros deportes: «el boxeo es noble, leal, te pegan de frente y después de que te pegan o le pegaste te saludan con un abrazo. Mira si será leal y noble que conozco varios casos de gente que ha sido rival y hoy en día son amigos, se visitan y se saludan».

En 21 años de carrera Cesáreo Morales fue tercer hombre en el ring en 33 peleas de títulos nacionales o regionales y en 3 títulos del mundo: «tengo la particularidad de que cuando la pelea más localía hay y el ambiente es pesado no me afecta, cuanto más gente haya esa adrenalina, yo no la sufro. La disfruto. Eso me llevó, esa forma de ser me llevó a no mandarme ninguna macana».

Por último, analizó como ve el presente del boxeo en nuestra ciudad y anticipó como continuará ligado a la actividad: «creo que estamos en un momento de buenos boxeadores, lo único que creo que falta es que los entrenadores se actualicen un poco más y darse cuenta que el boxeo evolucionó que hay cosas que cambiaron. Material hay un montón, hay muy buenos y muchos con buen nivel. Tenemos la oportunidad de estar a la vanguardia porque hay muchos gimnasios y boxeadoras/es. Ahora, voy a ser entrenador», dijo finalmente.