Romina Sosa: «Estoy en categoría y confiada»

La boxeadora marplatense será protagonista de la velada del Chino Maidana el próximo viernes en Ingeniero Maschwitz y habló con Marca Deportiva Radio (FM 99.9) sobre sus sensaciones: «fue algo inesperado pero estoy contenta con la oportunidad».

Romina Sosa peleará el viernes en su tercera presentación profesional.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

A veces las cosas surgen repentinamente y hay que estar preparado par alas oportunidades. Romina Sosa recibió la confirmación hace unos pocos días y el próximo viernes estará presente en Ingeniero Maschwitz donde se medirá con Jazmín Villariño. Junto con Facundo Rojas serán los dos marplatenses que se subirán al cuadrilátero en pandemia.

La boxeadora habló con Marca Deportiva y reconoció que «fue algo inesperado, no tenía en los planes pelear ya, pero estoy contenta con la oportunidad. Venimos trabajando con los guanteos, el martes tenemos el último y ya estoy en categoría, tranquila y confiando en mi trabajo y el de mi equipo».

Sabe que es una privilegiada por hacer su tercera pelea profesional en este contexto: «no habrá muchas veladas, pero buscaremos hacer una pelea más en diciembre. Estoy agradecida porque soy una de las pocas que podrá pelear antes de fin de año. Ni bien empezó la cuarentena, yo seguí entrenando incluso doble turno, a veces un poco menos pero siempre entrené».

Si bien Sosa confía en lo que ha trabajado, también le presta atención a la rival de turno que tiene experiencia amateur además de sus peleas en el campo rentado: «me siento bien, como estoy en categoría me siento confiada porque no sufrí el peso. Nos estamos preparando a conciencia, estoy haciendo la parte física en Thor Gym. La conozco a Villariño porque vi videos de ella, me gusta el compañerismo que tienen allá y tienen guanteos entre mujeres. Es lindo ver un equipo de mujeres, algo que a mi no me pasa. Sé que es una buena rival y saldrá una buena pelea».

La pandemia golpeó duro al ambiente del boxeo. Muchos boxeadores perdieron casi todas sus fuentes de ingresos durante gran parte del año y ahora recuperarse será difícil: «hay mucha crisis, gente que la pasó muy mal. Cuando se empezó a alargar la cuarentena las ganas se me iban desgastando y hubo momentos que entrené menos. Mi entrenador, Gabriel Monzón, me trajo elementos a casa para hacer circuitos y las bolsas para no quedarme quieta. El PF nos pasaba detallado por internet y lo hacíamos en casa. Me faltó guanteo en ese tiempo nomas. Económicamente al boxeador le cortó las piernas porque no todos los chicos tienen un sueldo fijo. Muchos trabajan en el día a día, en la construcción y otros rubros. Creo que la pandemia nos enseñó muchas cosas y a valorar la familia«, finalizó.