Empate que merecía ser triunfo

El marplatense César «El Salvaje» Reynoso mereció la victoria en Quilmes ante Martín Ríos, sin embargo los jueces dieron un empate con tarjetas muy dispares entre sí por lo que no pudo regresar al triunfo. Buena tarea del pupilo de Pili.

Rios y Reynoso cara a cara durante el fallo.

La noche del Club Social y Deportivo El Porvenir de Quilmes deparó para César Reynoso su cuarto empate en el campo rentado del boxeo, sin embargo mereció más en el fallo ante Martín Ríos porque peleó mejor y se tendría que haber bajado del ring con el brazo en alto.

El mejor alcance de brazos de Ríos era la clave de la pelea. Eso generó que el marplatense tuviera que intentar en la corta distancia porque no le convenía pelear de lejos, le costaría llegar. Además, evitaba el jab que lo podía mantener lejos.

Ya en el segundo round, Reynoso demostró que podía poner manos importantes en esa distancia mientras su rival parecía más confiado en encontrar el KO. El tercer asalto fue más claro aún para «El Salvaje» que manejó los tiempos y se impuso en el infighting.

La pelea giraba en torno al tipo de combate que le convenía al pupilo de Pili, pero extrañamente el pampeano no trataba de mantenerlo alejado, lo dejaba acercar y proponer la pelea sucia que le quitaba su principal virtud, el boxeo a distancia. Por momentos sobrador, Ríos no estaba cumpliendo una buena tarea promediando la pelea.

En el séptimo asalto, Reynoso vio una oportunidad conectando un par de golpes contra las cuerdas y «quemó» sus golpes. Tiró mucho de manera consecutiva y cuando salió del cruce se lo empezó a notar ahogado. Soportó el round, pero se lo notaba con la boca abierta, sufriendo ese desgaste fuerte de apenas unos segundos.

El desenlace parecía estar planteado a favor de Ríos porque el marplatense necesitaba de su físico para volver a ser el de la primera parte, pero ya no lo tenía. Para asegurarse la victoria, «El Salvaje» necesitaba un buen round de cierre porque el desenlace sería parejo. Los dos se prendieron en los cruces y resistieron en pie. Era momento de las tarjetas.

Fueron tres peleas distintas las que vieron los jueces porque Héctor Miguel dio ganador a Reynoso (98.5 a 95.5), Hugo Tourville le dio el triunfo a Ríos (97.5 a 97) y Manuel Véliz definió con un empate (96-96). Ante la disparidad de criterios para puntuar, la tarjeta que más se asemejó a la realidad del combate fue la primera porque César Reynoso mereció traerse un triunfo de Quilmes.

Sin embargo, sumó su cuarto empate profesional que se suman a los 14 triunfos (7 KO) y 8 derrotas.