Romina Sosa: «Sabía que la pelea no la había perdido»

La boxeadora marplatense habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) después de su segunda presentación profesional que se dio bajo circunstancias particulares: «no me sentí inferior», dijo sobre su rival.

Sarfati y Sosa en el centro del ring con el árbitro (Foto: Ramón Cairo – OR Promotions)

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

No fue sencilla la segunda presentación profesional de Romina Sosa. En Concordia, las cosas no salieron como estaban previstas desde el primer momento.

El pesaje ya fue un inconveniente porque Micaela Sarfati no estaba en el peso que se había pautado: «habíamos pedido hace un par de semanas que la pelea sea en 53 kilos, pero cuando se subió a la balanza estaba en 53.700 cuando yo di 51.100. Había mucha diferencia y bajó apenas 200 gramos», comentó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9). Aún así, el promotor Osvaldo Rivero no quería bajar la pelea y tuvo que aceptar esas condiciones.

Ya había tenido bastante con el viaje agotador y con algunos inconvenientes pero no terminó ahí. El viernes por la noche la lluvia obligó a la suspensión del festival que se haría en el Corsódromo de Concordia a cielo abierto. La solución fue hacer el festival a las 16 en el Club Ferro, es decir con varios grados más de temperatura y en un lugar cerrado: «hacía demasiado calor y no estábamos acostumbrados. El lugar terminó siendo cerrado, un lugar de chapa donde se concentra el calor. A pesar de eso, estaba entrenada y no lo terminé sintiendo tanto».

Llegó el momento de subir al ring y para muchos de los presentes, Sosa terminó ganando el combate aunque las tarjetas dictaron un empate en fallo dividido: «no me sentí para nada inferior, me sentí preparada para pelear con quien sea sin desmerecerla a mi rival. Cuando fui no sabía que era la protegida del promotor y me tuve que concentrar en la pelea», aclaró sobre lo que podía ser el desenlace en manos de los jueces.

Hubo al final de la pelea una tensión latente porque el árbitro se mantuvo en el centro del ring con las dos boxeadoras mucho tiempo, ya que parecían tardar con el fallo: «hay una tarjeta que no me cerró nunca, pero eso lo tienen que decir los jueces. Fue un clima bastante raro, tardaron mucho en dar el fallo pero no podíamos hacer nada. Sabía que la pelea no la había perdido», aclaró Romina.

Después de este paso difícil para su carrera, tiene que seguir pensando hacia adelante donde tiene claro que volverá a su categoría: «lo único que me sucede es que me tengo que mover fuera de la ciudad para pelear, siempre tengo que ir de visitante pero tengo muchas y buenas rivales en Mosca. No vi mucha diferencia para pelear en Gallo pero me gusta más mi categoría».