Romina Sosa: «Me quiero dedicar al boxeo profesional»

La marplatense Romina Gisel Sosa es la segunda boxeadora de Mar del Plata con licencia profesional y este sábado hará su debut en el campo rentado como fondista en la velada del Club Cadetes. En Marca Deportiva Radio (FM 99.9) comentó sus sensaciones antes de este gran paso.

Romina Sosa hará su debut profesional el sábado en Cadetes.

Sólo hay dos boxeadoras marplatenses que tienen licencia profesional y una de ellas debutará el próximo sábado. Después de Yesica Muñoz que fue la primera que pudo obtenerla, Romina Gisel Sosa hará su estreno en el campo rentado cumpliendo con un sueño que tuvo desde la primera vez que se puso los guantes.

«Comencé en 2012 peleando amateur y no tenía rivales en Mar del Plata, la mayoría de las peleas las tuve que hacer afuera», contó en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) a horas de su estreno. «Ahora se ve mucho el boxeo de mujeres, antes eramos muy pocas. Tuve un tiempo sin boxear y distintos entrenadores hasta que llegué con los hermanos Ruiz. Hice 28 peleas y ahora damos el salto al profesionalismo», dijo después.

Como en todos los casos, probó otras disciplinas hasta encontrar su gran amor: «me gustaba mucho el fútbol y era muy competitiva, hice hockey y otros deportes, pero nunca me llamó la atención hasta que entré a un gimnasio y dije «quiero ser campeona del mundo». Pequeño objetivo que se planteó desde el inicio.

Pero antes tenía que llegar a cumplir con el paso que dará este sábado: «tenía como objetivo ser profesional y hubo muchas complicaciones. En lo personal y en lo económico, porque hay que trabajar y después entrenar en doble turno», agregó Sosa.

Debutar en el campo rentado, no sólo es un paso para su carrera, sino también un modo nuevo de relacionarse con el boxeo: «me quiero dedicar de lleno al boxeo y me está ayudando mi familia. Con los entrenadores que tengo estoy genial, desde lo técnico y lo psicológico sirve mucho. Cuando entré al gimnasio de ellos, dije este es mi lugar porque te corrigen de pies a cabeza absolutamente todo», dijo sobre Nazareno y Julio Ruiz.

Organizar un festival y conseguir una rival, nunca es fácil. Romina se medirá con Daniela Molina de Tandil pero tienen que colaborar para que se pueda cumplir con la bolsa que cobrará: «esos nervios todavía no los tengo, estamos más metidos en conseguir la plata para nuestra rival. Hicimos un bingo con la gente del gimnasio para poder traerla», contó.

Desde un tiempo a esta parte, el boxeo femenino ha mutado. De aquellas peleas desprolijas donde se trataba de llevar por delante a la boxeadora de turno, se empezó a hacer hincapié en la técnica, algo que tiene Romina Sosa: «antes el boxeo femenino no era muy técnico y ahora se está perfeccionando eso. El ritmo de pelea lo tenés que ir tomando y yo siempre me destaqué por esa técnica y las combinaciones de golpes», puntualizó.

Ella dio el paso que muchas quieren dar y quizás todavía no se animaron. Puede ser un faro, un ejemplo a seguir para muchas deportistas que están sumando experiencia en el campo amateur esperando por el día que le den la licencia profesional: «todo llega, se complica desde lo económico y muchas chicas son mamás y eso te lleva tiempo. Pienso que es un incentivo a que muchas chicas en un futuro puedan hacer lo mismo», se ilusionó.

Romina Sosa, la segunda boxeadora profesional marplatense, tendrá su noche este sábado en el Club Cadetes de San Martín donde hará su primera presentación en un combate a 4 rounds encuadrado en la categoría Super Mosca. El inicio de su historia, el inicio de muchas historias a futuro.