Facundo Rojas: «El boxeo es vertiginoso, me lo tomo combate a combate»

Con 30 años y 3 peleas profesionales, el marplatense Facundo «El Humilde» Rojas habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9) luego de superar por puntos a Jonathan Ulvedal. Contó su relación tardía con el boxeo que lo llevó a una carrera corta pero intensa hasta este presente.

Facundo Rojas con la mano en alto luego del triunfo.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

El boxeo de Mar del Plata ha encontrado en Facundo Rojas un boxeador distinto por distintas circunstancias. Después de su segundo triunfo en el profesionalismo ante Jonathan Ulvedal en «su» club Alvarado habló en Marca Deportiva Radio (FM 99.9).

«Sabíamos que era una pelea dura porque ya había peleado en festivales televisados y quien ha peleado con nombres duros, es un rival duro», definió sobre el tandilense a quien venció en las tarjetas.

Entre sus características, está el golpe al cuerpo, generalmente después de un 1-2 o dentro de una combinación de golpes, algo que no es tan común en la línea de boxeo nacional sobre todo de alguien que sólo tiene 3 peleas en el campo rentado: «es algo que no es tan común, pero cuando lo empezás a trabajar te da resultados. Por ahí no lo podés bajar, pero le vas mermando la capacidad de aire y se te hace más fácil. Con Gabriel Villalobo habíamos pensado en no desesperarme porque estábamos en casa con nuestra gente, por eso teníamos que desgastarlo de a poco», comentó.

Ser local netamente en el club donde entrena, trae tantas felicidad como presiones: «es una alegría pelear en tu casa y donde entrenás todos los días, no es fácil también porque todos hacen un trabajo increíble para hacer los festivales», opinó Rojas. También tiró elogios para un compañero de gimnasio como Yoel Manriquez que está cerca de pasarse a los rentados: «es talentoso desde el vamos y acá se trabaja prolijo, eso hace que te salgan las cosas y llevar adelante un plan de pelea».

Con 30 años es raro saber que hace un año y monedas obtuvo su licencia profesional pero todo en su intensa carrera deportiva fue muy rápido: «empecé haciendo boxeo recreativo como se dio en muchos gimnasios. Me fui sintiendo cómodo, me empezó a ir bien y un amigo que ya era boxeador me invitó a Alvarado para sacarme la licencia y profesionalizarme. Hicimos 23 combates amateur en tiempo récord», dijo sobre sus pasos iniciales.

Después llegó la oportunidad de ser profesional sobre el límite de la edad (sólo la otorgan antes de los 30) y desde entonces comenzó otra historia pero también con más años de experiencia en el lomo: «tener más edad me deja los pies sobre la tierra, lo voy disfrutando. Es un deporte vertiginoso, un día sos el mejor y el otro no. Sea el resultado que sea, me lo tomo combate por combate», aclaró «El Humilde».

El futuro quizás no sea volver a pelear en Mar del Plata, sino que tiene intenciones de crecer fuera del Club Alvarado: «Gabriel ya recibió algunas propuestas y calculamos que en un mes vamos a pelear fuera del Club. Cuando pueda pelear acá también lo voy a hacer», indicó finalmente sabiendo que no puede dejar de lado el lugar donde ha crecido y desarrollado su carrera en apenas 3 años.