Roberto Bolonti, del retiro obligado a manager

El boxeador piranense radicado en Mar del Plata explicó los motivos por los cuáles tuvo que cerrar su carrera profesional y porque comenzó su tarea como manager asesorando al campeón sudamericano César «El Salvaje» Reynoso: «siempre pensé a futuro con esta posibilidad», destacó.

Roberto Bolonti habló sobre su nueva vida relacionada con el boxeo.

Por Rodrigo Divito (@rodrigodivito)

A veces el deporte propone terminar una carrera abruptamente por cuestiones que poco tienen que ver con lo deportivo. Eso le sucedió al boxeador nacido en General Pirán y radicado en Mar del Plata, Roberto «La Bestia» Bolonti.

El año pasado, un accidente lo privó de estar en el ring nuevamente y recién reapareció en el combate donde César Reynoso superó a Isidro Ranoni Prieto y se quedó con el título Sudamericano Medio Pesado. Fue justamente el encargado de promover la pelea por el cinturón para «El Salvaje» iniciando su carrera de manager también.

Esa es su nueva vida y comentó como se dio todo en Marca Deportiva Radio (FM 99.9): «fue el año pasado que decidí retirarme en octubre. Teníamos ofrecimientos en el exterior y trabajamos con Marcelo Di Crocce, habíamos hecho dos peleas, una en Mónaco y otra en Sudáfrica. Un mes antes de una pelea que estábamos por cerrar en China tuve un accidente y me quebré el empeine de la pierna derecha y cuatro dedos; estuve complicado porque tuve una infección que complicó todo», recordó.

Fue mucho tiempo alejado del entrenamiento e incluso sin poder caminar hasta que decidió finalizar su camino profesional con 39 victorias y 6 derrotas: «llevó varias semanas digerirlo, tenía que operarme y era riesgoso. Me dediqué a la recuperación, estuve dos meses con un pie en alto, 40 o 50 días con muletas y dos meses más en recuperación. La pierna me quedó para hacer una vida normal, pero no para seguir con el deporte»; dijo sobre el punto que lo obligó a colgar los guantes.

Hubo otro problema importante que debió superar y que también fue detonante: «estaba con muletas cuando mi nena más chiquita con un año y medio agarró un virus que no le podían descubrir. Estuvo 45 días internada y 10 días de coma inducido. Llegué con la nena casi sin vida el hospital, sólo con el 17% del corazón funcionando. Son golpes que vinieron todos juntos», comentó el piranense.

Se recuperó de eso y fue lo más importante. Atrás quedaron todas sus peleas como profesional del boxeo: «quedé muy conforme con mi carrera desde donde salí y hasta donde llegué. Me retiré con un récord muy positivo. Hay promotores que me siguen llamando», puntualizó.

La vida le esperaba ahora un nuevo destino, siempre ligado al boxeo pero con una función muy distinta. «Siempre pensé a futuro tener la posibilidad de ser manager. Me manejé siempre bien con mi carrera deportiva y también comercial. Traté de cumplir siempre y los contactos cuando uno cumple siempre quedan agradecidos». Los primeros que lo convencieron fueron los protagonistas del campeonato sudamericano: «Reynoso y Pili hace tiempo que me habían dicho que quería que los represente. Había decidido por un año no seguir vinculado al box para hacer lo que tuviera ganas y luego volver con la mente fresca», dijo sobre las dudas que surgieron.

Pero luego decidió empezar: «empecé a trabajar con ellos y surgió la posibilidad de pelear ante Ranoni Prieto, le dije que era la oportunidad justa aunque me decían que estaba loco porque venía saliendo de una lesión y todo terminó bien», dijo sobre la conquista del cinturón por parte del marplatense.

Ahora se plantea hacer una defensa de esa corona y ser locales es una buena alternativa; aunque salir del país siempre resulta atractivo: «defender el Sudamericano en Mar del Plata sería fantástico, pero hay que pensar en el futuro de él y hay una oportunidad también de defenderlo afuera», finalizó.

No hay mal que por bien no venga dice un consagrado dicho y quizás eso sucedió con Bolonti que ahora iniciará un nuevo camino en el boxeo luego de un retiro obligado.