Cuando el deporte es la salida real a la calle y la droga

Tupac Novillo es un boxeador marplatense que la semana pasada recibió la licencia para convertirse en profesional. En Marca Deportiva Radio (FM 99.9) contó su historia relacionada con el boxeo como salida a la vida en la calle y el consumo de drogas: «me di cuenta que no producía nada», contó.

Gustavo Mendoza, entrenador, junto con Tupac Novillo.

Gustavo Mendoza, entrenador, junto con Tupac Novillo.

Por Rodrigo Divito
@rodrigodivito

«El deporte saca a los chicos de la calle y de la droga». Parece una frase hecha y en algunos casos, hasta una verdad de perogrullo. Sin embargo, esas palabras aplican perfectamente a la historia de Tupac Novillo, boxeador marplatense que recibió su licencia profesional la semana pasada y ahora está esperando por su debut.

«Era una sorpresa que estaba esperando. Había tenido una lesión, choque en moto y podría haber llegado en un momento donde me era más difícil», remarcó sobre la licencia obtenida en Marca Deportiva Radio (FM 99.9).

Su historia no fue sencilla porque encontró en el deporte un refugio para encaminar una vida que no había tomado el rumbo correcto. «Tuve problemas porque falleció mi papá cuando tenía 12 años. Tomé malas decisiones, malos caminos y terminé en la calle consumiendo, metiendome en problemas y pude darme cuenta que no era la forma de producir nada», dijo Novillo.

A partir de ahí, decidió cambiar para bien y eligió el camino deportivo: «tomando decisiones positivas encontré el boxeo. Empecé a meterme un poco más de lleno y cuando me di cuenta estaba peleando en eventos en Mar del Plata y la zona». Su práctica formal se inició en la adolescencia, pero de adulto se focalizó en hacer del boxeo su vida: «comencé a entrenar a los 17 años siempre con Gustavo Mendoza en el Gimnasio GMB, iba y venia todo el tiempo con el deporte y a los 21 arranqué de lleno». 

La carrera de amateur le sirvió de aprendizaje. Conocer el riesgo, las decisiones y aprender además por donde debía encarar su boxeo, remarcar sus mejores virtudes: «soy exigente en el entrenamiento y en mis peleas. Del otro lado siempre hay alguien que te quiere ganar. El amateurismo es un poco más agresivo pero el boxeo no es eso sino pensar un poco y tratar de desequilibrar al oponente, aunque los tiempos sean cortos. Sin importar el resultado, hay que seguir creciendo y aprender de cada pelea», sintetizó.

Ya está empezando a planear su debut en el campo rentado: «no caigo todavía en que voy a ser profesional. Tenemos que organizar horarios de entrenamientos y todo irá dandose de a poquito sin planificar tanto. La idea es llegar siempre a la pelea en un 150%», adelantó. Le resulta indistinto debutar en Mar del Plata o fuera de la ciudad, sólo quiere pelear: «no me importa donde debute, la mayoría de la gente quiere que debute acá, pero donde pueda comenzar es importante. No tengo apuro, después habrá tiempo de pensar en la plata y esas cosas». 

Se tiene confianza, sabe que tiene elementos para progresar y sobre todo, el trabajo cotidiano en el gimnasio que es lo que respalda el éxito deportivo en la mayoría de los casos. «Mi carrera va a ser excelente, me voy a preparar para ello», advirtió Tupac y hay que tenerlo en cuenta.

2 comments