Reynoso mostró su guapeza en México

Anoche el marplatense César «El Salvaje» Reynoso tuvo un duro combate ante el mexicano Manuel «El Venado» Ceballos a quien exigió a pleno, pero no pudo ganar el título Latino OMB Medio Pesado luego de caer en las tarjetas por fallo unánime.

Manuel Ceballos recibiendo uno de los duros golpes de César Reynoso.

El marplatense César «El Salvaje» Reynoso demostró su coraje en el país donde el coraje es moneda corriente y a pesar de su derrota por fallo unánime por puntos, se ganó el respeto del público local en Yucatán y también de su rival, Manuel «El Venado» Ceballos que se alzó con la corona OMB Latina Medio Pesado.

El pupilo de Alberto Pili vendió cara la derrota porque al local, que no traía demasiados lauros en su carrera, lo obligó a doblegar esfuerzos. La pelea comenzó favorable para el púgil de nuestra ciudad porque el árbitro Miguel Canul consideró que Ceballos le aplicó un golpe intencional y eso le determinó un doble descuento de puntos, a pesar de haber derribado a «El Salvaje».

Eso llevó a que Ceballos tuviera que sacar a relucir sus mejores dotes porque Reynoso no se entregó en ningún momento y fiel al programa de pelea que se podía esperar, utilizó la cintura para acortar distancias y meterse en el fuego cruzado pero sin darle ventajas al mayor alcance de brazos de su rival.

En el quinto, el marplatense volvió a besar la lona y de esa manera revertía aquella desventaja inicial allanando el desarrollo hacia la victoria que vendría apenas unos rounds después. Los dos protagonistas sobre el ring demostraron sus dotes, con sus herramientas fueron hacia adelante con buen ritmo en todos los rounds, fiel a lo que también ofrece Reynoso con su destacada preparación física de siempre.

Las tarjetas le dieron el triunfo con contundencia al mexicano que se alzó con su primer título obligado por primera vez en su carrera a pelear los 10 rounds: 97-90 (Víctor Salomón), 96-91 (Mariano Romero) y 98-89 (Ruy Canul).

El nuevo campeón quedó con un récord de 13-1 y 8 ko mientras que para el argentino la carrera profesional lo ha dejado con 14-9-4 (7 ko) pero le ha servido para elevar su nivel y también exigir a su rival con potentes golpes en el boxeo a corta distancia que es una de las especialidades del marplatense.

Una vez más para César Reynoso fue una buena demostración de coraje, guapeza y boxeo; características que le seguirán abriendo puertas en el ámbito internacional porque es el tipo de retador que siempre se busca. Mientras tanto, no bajará los brazos en búsqueda de su primer título regular que en México no se le dio.